Última hora
This content is not available in your region

Indígenas no contactados entran en una aldea indígena de Brasil corriendo un grave riesgo

Indios no contactados vistos desde un avión de investigación del gobierno brasileño sobre el Amazonas en el estado de Acre, cerca de la frontera con Perú, mayo de 2008.
Indios no contactados vistos desde un avión de investigación del gobierno brasileño sobre el Amazonas en el estado de Acre, cerca de la frontera con Perú, mayo de 2008.   -   Derechos de autor  G. Miranda/FUNAI/Survival
Tamaño de texto Aa Aa

Encuentro de una tribu indígena no contactada de Brasil con una comunidad indígena. Los activistas de la organización Survival International temen que la tribu, que fue localizada hace años durante un vuelo de reconocimiento, se haya visto obligada a acudir a la comunidad al ver sus territorios invadidos por colonos.

Para las tribus no contactadas, entrar en una comunidad indígena es una actividad de alto riesgo, ya que carecen de inmunidad para enfermedades comunes.

El encuentro tuvo lugar hace unos 10 días fue reportado por Cazuza, un líder de Terra Nova, una comunidad indígena Kulina en el río Envira en el estado de Acre, según el comunicado de Survival International.

Dijo a Globo News: "Es la primera vez que aparecen aquí... Había mujeres, niños y hombres adultos". La mayoría del grupo se quedó fuera de la aldea, pero uno de ellos pasó la noche en una de las viviendas, aislado para evitar el riesgo de contagio. Consiguieron entenderse a pesar de las dificultades de lenguaje.

La aldea proveyó al grupo hachas, yuca, plátanos, hamacas y ropa antes de volver al bosque. Viven a unas cuatro horas de navegación.

Los pueblos indígenas de Brasil se encuentran especialmente amenazados por el avance del Covid-19 en el país y la amenaza es mucho mayor para las tribus no contactadas, especialmente si este tipo de encuentros se repiten.

El presidente brasileño Jair Bolsonaro ha reducido los fondos y las competencias de la FUNAI, la Fundación Nacional del Indio, organización histórica en la protección de los pueblos originarios de Brasil. Por ejemplo, transfirió las competencias de demarcación de los territorios indígenas al Ministerio de Agricultura.

También se ha despedido a trabajadores experimentados y se han anulado puestos de trabajo de campo que aseguraban la vigilancia de las tierras indígenas, según denuncia Survival International.

José Carlos dos Reis Meirelles, que trabajó durante 40 años en el equipo de tribus no contactadas de FUNAI en Acre, teme por el futuro de la tribu. Dijo al periodista de Acre Altino Machado que: "El estado en el que se encuentra la FUNAI ahora... es un presagio de mucha muerte".

Survival denuncia también que el nuevo encargado de tribus no contactadas de FUNAI puesto por el Gobierno es un misionario evangélico ligado a grupos que quieren convertir a los indígenas.

Desde que Bolsonaro asumió el poder ha aumentado la deforestación y la práctica de incendiar la selva para ganar terreno agrícola. El presidente rechaza las acusaciones y pone en duda las cifras.

La Directora de Investigación de Survival, Fiona Watson, dijo: "La noticia de este reciente contacto es extremadamente preocupante, ya que existe una posibilidad real de que el grupo haya cogido la gripe y la haya extendido a las comunidades vecinas no contactadas. Este encuentro pone de relieve la urgencia de que la FUNAI reabra y equipe plenamente todos sus puestos sobre el terreno que protegen a las tribus no contactadas y que trabaje con la SESAI (la secretaría de salud indígena) para desarrollar procedimientos adecuados y garantizar que haya equipos médicos experimentados para tratar y contener los brotes de gripe y coronavirus entre las comunidades que viven cerca de las tribus no contactadas".

En la última década los pueblos indígenas de Acre han informado de que hay cada vez más encuentros con tribus no contactadas. El último contacto importante en este estado ocurrió en 2014 cuando un grupo de Sapanawa no contactado llegó a una comunidad Ashaninka huyendo de los violentos ataques de las bandas de taladores ilegales. En pocos días muchos se enfermaron gravemente de gripe y sobrevivieron gracias a la rápida intervención de un equipo médico experimentado.

FUNAI/Survival
Indios no contactados llegaron a una comunidad Ashaninka asentada cerca de la frontera entre Brasil y Perú, en junio de 2014. Los indios enfermaron tras el contactoFUNAI/Survival

El mes pasado, varios pueblos tribales no contactados del territorio Uru Eu Wau Wau en el estado de Rondonia aparecieron justo fuera del territorio donde se ha destruido mucho bosque para la agricultura. Las invasiones del territorio Uru Eu Wau Wau por parte de madereros y agricultores van en aumento, exponiendo a los pueblos indígenas a la violencia y las enfermedades. Ari Uru Eu Wau Wau, un guardián del bosque de la región, fue asesinado en abril de 2020.