Última hora
This content is not available in your region

La presidenta de la Comisión Europea tiene la última palabra sobre el cese del comisario Hogan

euronews_icons_loading
La presidenta de la Comisión Europea tiene la última palabra sobre el cese del comisario Hogan
Derechos de autor  Virginia Mayo/AP
Tamaño de texto Aa Aa

El comisario europeo de Comercio reconoce que se equivocó, pero se niega a dimitir. Phil Hogan participó en una cena de ochenta personas, violando así las reglas para evitar la propagación del coronavirus.

Varios políticos irlandeses que participaron en el mismo evento han dejado su cargo. E incluso el gobierno irlandés pide la cabeza del comisario.

Pero, ¿cuáles son las reglas a nivel de Unión Europea? ¿Qué criterio debe prevalecer: el nacional o el comunitario?

Según el profesor de Derecho Europeo, Alberto Alemanno, los comisarios europeos “no son políticos nacionales y por ello sus actos están sujetos a una serie de reglas específicas que les obligan a observar los más altos estándares de conducta ética y a respetar la dignidad de su cargo”. En su opinión la pregunta que debe plantearse ahora es si “violar una restricción vinculada al COVID puede considerarse como una violación de estas reglas”.

El Código de Conducta de lo comisarios europeos es vago en lo que se refiere a las infracciones éticas. El significado de 'integridad, dignidad' y de los 'más altos estándares de conducta ética' depende de la interpretación que haga la presidenta de la Comisión, Úrsula con der Leyen. Y el coronavirus ha llevado los llamados ‘estándares éticos’ de la institución a un territorio inexplorado.

"Es absolutamente prematuro discutir sobre sanciones o algo por el estilo”, ha explicado Dana Spinant, portavoz de la Comisión Europea. “Necesitamos entender las condiciones en las que se llevaron a cabo estos movimientos".

La decisión recae en última instancia en la presidente de la Comisión, pero no se puede ignorar a los ciudadanos. “Los comisarios son responsables ante los ciudadanos europeos porque se supone que deben defender los intereses de todos”, afirma el profesor Alemanno. “Necesitamos establecer urgentemente un organismo independiente, como prometió Ursula von der Leyen cuando llegó al poder hace un año".

En Irlanda sigue la indignación contra Phil Hogan. Muchos le echan en cara los entierros o las bodas a los que no pudieron asistir. Pero a nivel europeo, las reglas éticas siguen siendo difusas y abiertas a interpretación.