Última hora
This content is not available in your region

La UE se prepara para una cumbre marcada por la política exterior con Turquía, Bielorrusia y China

euronews_icons_loading
Charles Michel, Presidente del Consejo Europeo
Charles Michel, Presidente del Consejo Europeo   -   Derechos de autor  Geert Vanden Wijngaert, Copyright 2018 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

Los líderes europeos se reúnen este jueves y viernes en Bruselas para asistir a una cumbre especial cargada de asuntos que van más allá de sus fronteras. Desde las tensiones en el Mediterráneo oriental, a las protestas en Bielorrusia, pasando por los altibajos con China. Pero sin duda, el tema que más urge es apaciguar las tensiones con el Presidente Turco Erdogan. Grecia y Chipre están en un punto muerto con Turquía por los recursos gasísticos y la influencia naval que ha despertado el temor de un posible conflicto. Pero hasta el momento, la UE no se ha puesto de acuerdo en las sanciones, para frustración de algunos eurodiputados.

"Estamos ante una política de apaciguamiento, lo cual lleva a una política mucho más expansionista por parte de Turquía. Tenemos herramientas que pueden ser muy efectivas, en concreto las sanciones económicas especialmente a través de la unión aduanera", afirma el eurodiputado chipriota del grupo de los Socialistas y Demócratas, Costas Mavrides.

Tampoco hay sanciones a la vista contra los líderes bielorrusos, a pesar de estar viviendo semanas de protestas generalizadas y de las amplias sospechas internacionales de fraude electoral.

"Creo que estamos en un momento decisivo para tomar una decisión. si nuestros líderes fallan será, no sé cómo describirlo, un verdadero desastre. ¿Cómo puede la Unión Europea llamarse a sí misma un actor global si no es capaz de mover cosas simples en su vecindad inmediata? Creo que están en juego muchos aspectos sobre su credibilidad", señala Petras Auštrevičius, eurodiputado lituano y miembro de la Comisión de Asuntos Exteriores.

China: ni contigo ni sin ti

Más allá de Europa, China se ha mostrado más asertiva dentro y fuera de sus fronteras, lo que ha obligado a la UE a cambiar el tacto de sus relaciones con Pekín. Los eurodiputados quieren que se critique aún más el abusos de derechos humanos, pero también que se mantenga la cooperación económica.

"La política interna de China se está volviendo cada vez más totalitaria, y su política hacia el mundo exterior se está volviendo cada vez más agresiva. De ahí que haya que cambiar el acercamiento y que la nueva forma en que las instituciones europeas se relacionan con el país sea más rotunda, y digamos a China que estamos hartos de su supuesta retórica en la que todos salimos ganando", dice Reinhard Bütikofer, Eurodiputado alemán de Los Verdes/ Alianza Libre Europea.

El 2020 ha sido un año como ningún otro, y el coronavirus aún sigue en nuestra vida. En plena pandemia, los líderes de la UE tienen que mirar más allá de sus fronteras. Pero como suele ocurrir, en materia de asuntos exteriores, encontrar un acuerdo y hacerlo funcionar, no es tan fácil como parece.