Última hora
This content is not available in your region

El Gobierno polaco lleva a Bruselas la creación de un fondo de 1.000 millones para Bielorrusia

euronews_icons_loading
Los países del Grupo de Visegrado apoyan el Plan Marshall para Bielorrusia
Los países del Grupo de Visegrado apoyan el Plan Marshall para Bielorrusia   -   Derechos de autor  Czarek Sokolowski/AP
Tamaño de texto Aa Aa

Polonia impulsa un Plan Marshall para el cambio en Bielorrusia.

El Gobierno polaco es uno de los países europeos que apoya con más fuerza al movimiento opositor al presidente bielorruso, Alexandr Lukashenko.

"Vamos a promover acciones más consistentes por parte de la Unión Europea (UE). Necesitamos presentar una alternativa viable para Bielorrusia, para el pueblo bielorruso, para la economía bielorrusa, para el futuro", afirma el viceministro de Exteriores polaco, Pavel Jablonski.

La iniciativa prevé crear un fondo dotado con 1.000 millones de euros que aportarían los Veintisiete.

Polonia cuenta con el apoyo de los países del llamado Grupo de Visegrado del que forman parte también Eslovaquia, Hungría y la República Checa.

El Gobierno polaco además tiene el apoyo del conjunto de los partidos de la oposición.

Su objetivo es ofrecer una alternativa al préstamo concedido por Moscú.

"Lo que se necesita es coordinar esta ayuda y ofrecer una propuesta específica para la sociedad bielorrusa que vaya más allá de la oferta realizada por Putin", explica el diputado de la opositora Plataforma Cívica (PO), Michal Szczerba.

Polonia comparte más de 400 kilómetros de frontera común con Bielorrusia por la que transitan mercancías procedentes de Rusia con destino a Europa Occidental.

Una de las caras más visibles del movimiento opositor es el exministro de Cultura y exembajador bielorruso en Francia, España, Portugal y Polonia, Pavel Latushko, que ejerce de presidente del denominado Consejo de Coordinación de Bielorrusia.

"El Plan Marshall es una señal muy fuerte. La interrelación entre la ayuda que puede ofrecer la Unión Europea y, al mismo tiempo, la Federación Rusa, junto a las expectativas de la sociedad bielorrusa, y específicamente nuestras acciones dentro de Bielorrusia son muy importantes", explica Latushko.

La iniciativa polaca espera ahora la luz verde de Bruselas.