Última hora
This content is not available in your region

Inquietud ante el suministro de alimentos en Reino Unido tras el Brexit

euronews_icons_loading
Inquietud ante el suministro de alimentos en Reino Unido tras el Brexit
Derechos de autor  Christophe Ena/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

Inquietud ante el suministro de alimentos en el Reino Unido tras el Brexit. Los consumidores temen que pueda producirse una escasez de productos y un aumento de precios. Entretanto, algunas empresas dedicadas a la importación de quesos y a la distribución de embutidos, tratan de anticiparse a posibles problemas. Apuestan por productos locales para paliar un posible desabasteciemiento.

"Pensamos en carnes curadas de Francia, de Italia, de España.... Pero ahora vemos cómo muchos productores británicos desarrollan su propia gama de embutidos", declara Nick Martin, director general de Harvey & Brockless Fine Foods.

La pérdida de valor de la libra esterlina ha provocado un aumento de los precios. Si no hay un acuerdo para evitar los aranceles, los clientes también tendrán que pagar por ello.

"El arancel de productos lácteos importados de la UE, que puede llegar al 30%, supone un coste que, lamentablemente, tendríamos que trasladar a los clientes. Otro coste es la declaración aduanera por exportaciones fuera de la UE. Nosotros, como importadores, tenemos que hacer una declaración y hay un coste asociado a eso", añade Nick Martin.

Los aranceles de los artículos varían mucho; en torno a un 10 % en la lechuga y a un 48 % en la carne picada, por ejemplo. Los minoristas británicos estiman que los compradores del Reino Unido pagarían 3 400 millones de euros, extras, cada año.

"Ese no es un coste que pueda ser cubierto por los minoristas o absorbido por las empresas. El precio del queso o la carne, por ejemplo, podría aumentar en un tercio. El consumidor perdería y, tanto, los clientes del Reino Unido que quieren productos europeos de excelente calidad, como los europeos, que se pierden los productos británicos, también. Sería una gran pérdida", afirma William Bain, jefe de estrategia del Brexit para el consorcio británico de venta al por menor.

"La amenaza a la que se enfrentan los importadores de alimentos no sólo proviene de los aranceles. También proviene de las variaciones en el valor de la moneda y los retrasos en la frontera. Y eso podría suceder con o sin un acuerdo del Brexit", señala Tadhg Enright, corresponsal de Euronews en Londres.

"En el caso de nuestros proveedores italianos, si se produce un retraso con un camión durante cinco días en un puerto, desaparece la mitad de la vida de productos que compramos, como es la mozzarella. Luchamos para garantizar la continuidad del suministro", concluye Nick Martin, gerente de Harvey & Brockless Fine Foods.

En esta época, el año pasado, el Brexit dominaba la agenda política y la idea de la escasez de alimentos en los supermercados era algo insólito. Pocos lo habían experimentado pero, tras hacer frente a una pandemia, muchos ya saben qué se puede sentir ante la escasez y el tipo de pánico que puede producir el momento de hacer las compras. Por ello, apuestan por alimentar el cuerpo y también la mente para hacer frente a un futuro que acarrea grandes dosis de incertidumbre.