Última hora
This content is not available in your region

La COVID puede decidir el voto latino: "La economía ahora está destruida por la pandemia"

euronews_icons_loading
En esta foto de archivo del 24 de octubre de 2020, Paula Plotkin procesa las papeletas de voto por correo en el Bergen Community College en Paramus, Nueva Jersey.
En esta foto de archivo del 24 de octubre de 2020, Paula Plotkin procesa las papeletas de voto por correo en el Bergen Community College en Paramus, Nueva Jersey.   -   Derechos de autor  Seth Wenig/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

"Nos estamos moviendo hacia un panorama un poco más difícil de lo que vimos durante el mes de marzo y el mes de abril porque estamos entrando en el invierno y sabemos que el número de casos se va a disparar".

Xiomara Mercado López detalla los motivos científicos detrás del recrudecimiento de la pandemia en el hemisferio norte: "no solamente por cuestiones ambientales como es la baja humedad, y sabemos que al haber una baja humedad podría facilitar la transmisión del virus, sino porque el comportamiento de las personas durante la época de invierno es diferente".

Con el fin del verano, los estadounidenses comenzaron a pasar más tiempos juntos en espacios cerrados, una conducta que se puede globalizar a cualquier parte del planeta cuando las temperaturas bajan.

Pero además, noviembre abre paso a la temporada de viajes familiares en el país, desde Acción de Gracias hasta Navidad, relata esta doctora en Virología e investigadora de la Universidad de Pensylvania, originaria de Puerto Rico.

La pandemia y las elecciones presidenciales

Este año, además, hay otro acontecimiento determinante que coincide con la segunda ola de la COVID-19: las elecciones presidenciales.

En efecto, la crisis del coronavirus se sitúa como una de las principales preocupaciones que los votantes estadounidenses están llevando a las urnas. La tercera, después de la economía y la salud, según el centro de investigación Pew Research. Un triángulo, con tres aristas profundamente interconectadas.

"El estadounidense promedio vota teniendo en cuenta la economía, y la economía estaba bastante bien antes de la pandemia, pero ahora la economía está destruida por la pandemia, así que eso ha asustado a mucha gente y se han se han alineado con el Partido Demócrata en ese sentido", señala la doctora Mercado, quien especifica que habla a título personal, no de su Universidad, cuando expresa sus opiniones políticas.

Mercado valora negativamente la gestión del Gobierno del presidente, y candidato republicano, Donald Trump enumerando una lista de errores que van desde la carencia de un sistema de pruebas masivas eficiente, hasta la ausencia de medidas de prevención, como el uso obligado de mascarilla o el distanciamiento social.

Una de las poblaciones que más está sufriendo las consecuencias de la pandemia en Estados Unidos es la latina, tanto a nivel sanitario como económico, y a Trump le puede salir caro en votos.

"Definitivamente eso ha generado en la población una inseguridad enorme y hay mucha gente alineándose con el Partido Demócrata", señala la viróloga.

Cerca de seis de cada diez latinos dijeron el pasado mes de mayo que vivían en hogares que habían experimentado pérdidas de trabajo o recortes salariales debido al brote de coronavirus, según un estudio del Pew Research, un proporción del 59%, superior al 43% del estadounidense medio.

"Ha afectado desproporcionadamente a las minorías en Estados Unidos. No solamente estamos hablando de los hispanos, también estamos hablando de la minoría de los afroamericanos", apunta la doctora Mercado.

"Todo lo que tiene que ver con entrega, envíos de alimentos y demás son los que están rindiendo esos servicios y son los que se han visto en la mayoría de los casos infectados por el virus y han sufrido las consecuencias".

La ansiada vacuna y su uso como baza electoral en Estados Unidos

El invierno todavía no ha llegado al hemisferio norte, pero los efectos de la bajada de las temperaturas ya se percibe en la curva de contagios de los países a medida que avanza el otoño. La vacuna que nos permita regresar a la normalidad sigue en boca de todos y, lógicamente, es evocada a menudo en la campaña electoral de Estados Unidos, hasta el punto de que Donald Trump llegó a anunciar que sería posible empezar una campaña de vacunación en el país antes de que acabase el año.

Sin embargo, los científicos discrepan. Entre ellos, la viróloga puertorriqueña, que tiene claro que la vacuna es la solución pero que no llegará a tiempo para frenar la pandemia en los meses fríos, por mucho que investigadores y farmacéuticas intenten acortar los tiempos: "Definitivamente no vamos a tener una vacuna disponible para diciembre. Eso es eso es seguro"

"Desde el momento en que tú diseñas una vacuna, al momento en que esa vacuna es aprobada por las agencias gubernamentales pertinentes, podrían pasar unos 10 años. Están tratando de sacar una vacuna mucho antes de un año, así que es bien difícil pensar que podemos comprimir esos 10 años en menos".

Además, acortar los tiempos puede llevar a vacunas, que si bien pueden ser seguras y efectivas, "no necesariamente la vacuna o la compañía que primero adquiera esa licencia va a ser la vacuna que todos recibamos, porque eso no quiere decir que sea la más eficaz".

Mercado tiene ya la vista en la primavera de 2021 para una posible vacunación, dependiendo de los datos de esas vacunas, si son eficaces y son seguras. Aunque eso no significa que el ciudadano medio podrá recuperar en esas fechas la normalidad.

Como explica, primero habrá que empezar por el personal sanitario y los grupos de riesgo, como los ciudadanos de mayor edad o con diferentes enfermedades: "Las personas saludables y las personas jóvenes probablemente no van a ver la vacuna hasta el verano entrante", aunque para entonces las urnas ya habrán valorado la gestión de Trump.