Última hora
This content is not available in your region

Bruselas limitará la concesión de visados a países que no acepten devoluciones de migrantes

Access to the comments Comentarios
Por Aida Sanchez Alonso  & Darren McCaffrey
euronews_icons_loading
Migrants board a bus to be transferred after being rescued by the Spanish coast guard in the Canary Islands
Migrants board a bus to be transferred after being rescued by the Spanish coast guard in the Canary Islands   -   Derechos de autor  DESIREE MARTIN/AFP
Tamaño de texto Aa Aa

La Comisión Europea quiere obligar a terceros países a aceptar devoluciones de personas refugiadas. Si no lo aceptan, les amenazará con imponer restricciones a las concesiones de visados para sus ciudadanos en el futuro. A pesar de que ha aumentado la presión migratoria en lugares como las islas Canarias, a nivel europeo el número de migrantes que ha llegado a Europa en 2020 se ha reducido.

“Bueno, esta es una nueva herramienta que tenemos a nuestra disposición, el llamado código de visa que nos permitirá evaluar a 35 países de fuera de la Unión para ver su grado de cooperación lo que a su vez determinaría si les concedemos visas o no. Esta es una nueva propuesta. Ahora estamos en la primera fase de evaluación. Ahora acabamos de completar la evaluación de estos países y presentaremos propuestas y acciones en junio. El proceso sigue en curso. Por lo que ahora no me gustaría hablar de países individuales, pero esta es una importante nueva herramienta para construir la dimensión externa de la política migratoria ", ha explicado el vicepresidente de la Comisión Europea, Margaritis Schinas.

La lista de países no se ha hecho pública, pero parece que Turquía estará en ella. Es una de las consecuencias de la ruptura del acuerdo de cinco años por el que Turquía aceptaba acoger a los migrantes que llegaban a las islas griegas a cambios de miles de millones de fondos europeos. Desde agosto, Turquía no ha aceptado a ningún refugiado. Pero para Oxfam y otras ONG, el enfoque debería ser diferente:

“Es absolutamente necesario que haya cooperación entre los países vecinos y los países más ricos, es un hecho que la mayoría de los refugiados del mundo viven en países más pobres, muy cerca de su casa. Los que están haciendo el viaje a la Unión Europea lo están haciendo porque en su mayoría no hay suficientes plazas para el reasentamiento que les permitan llegar aquí a través de un mecanismo organizado. Estas personas, si han llegado para quedarse en la Unión Europea, si son refugiados, no hay razón para enviarlas de regreso a ningún otro lugar ya que solo esta aumentado sus dificultades y haciendo sus vidas mucho más complicadas de lo que deberían ser”, ha asegurado Raphael Shilhav, de Oxfam Europa.

El plan europeo es claramente un intento para presionar a las élites políticas de algunos de los países más pobres del mundo. Pero es también el reflejo de cómo la Comisión Europea está adaptando sus políticas al discurso de los Estados miembros más combativos contra los refugiados. Se espera que se revelen más detalles en unos meses.