Última hora
This content is not available in your region

Siria, 10 años: la vida en Suecia después de huir de Raqqa, "la ciudad de Dáesh"

euronews_icons_loading
Siria, 10 años: la vida en Suecia después de huir de Raqqa, "la ciudad de Dáesh"
Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Lo que pasó en Raqqa marcó otro capítulo brutal de la guerra en Siria. Esta ciudad pasó a ser conocida en todo el mundo como la capital del grupo terrorista Daésh.

Una organización sanguinaria que extendió el terror y su ideología radical mucho más allá de las fronteras del país. Y adoctrinó a adolescentes de todas partes del mundo, especialmente de Europa, que huyeron de sus casas para unirse a la lucha terrorista, completamente engañados.

En este cuarto capítulo de nuestra serie sobre los 10 años de la guerra en Siria, Mohammad Jasem Shaban, un activista sirio que ya había huido de la ciudad, cuenta cómo vivió los horrores perpetrados por Daésh desde la distancia, a través de su madre y sus hermanos sometidos en los territorios ocupados.

"Un día vinieron a casa de mi madre y le preguntaron por qué estaba trabajando con los derechos humanos... porque en su mentalidad, eso es un pecado. Así que le dijeron que me dijera que abandonara mi trabajo, y ella también me pidió porque los conocía y sabía que era una amenaza real y peligrosa".

Mohammed no es el único refugiado de Raqqa en la ciudad sueca de Eskilstuna. En 2015, en el momento álgido de la crisis de los refugiados, Suecia acogió el mayor número de solicitantes de asilo per cápita de la UE. Un tercio de ellos eran sirios, y decenas de familias de Raqqa se trasladaron aquí.

Entre ellos los médicos Ismail Kadro y Hamza Alkhedr que ahora trabajan en el hospital local de Eskilstuna. No obstante, no han podido olvidar los vídeos de decapitaciones que estuvieron obligados a ver por miedo a que la víctima fuera algún familiar o amigo.

"A veces los miramos los vídeos porque estamos preocupados por nuestra familia, nuestros amigos y nuestros vecinos... para descubrir a quién mataron", confiesa Kadro.

Más allá del trauma causado por Dáesh, la ciudad de Raqqa también sufrió una campaña aérea de cuatro meses dirigida por Estados Unidos contra el grupo terrorista que se estima que ha matado a 1.600 civiles, incluyendo a la madre, el hermano, la cuñada y los sobrinos del doctor Ismail Kadro.

"8 de enero de 2016 en Raqqa: bombardeo de la coalición internacional. No sé quién bombardeó mi casa, quién mató a mi familia. No lo sé. Tal vez al Assad, tal vez Estados Unidos, tal vez Francia, tal vez los británicos, tal vez los neerlandeses. No lo sé", dice Kadro.