This content is not available in your region

Contagiados de belleza en el centro de vacunación

Access to the comments Comentarios
Por Luca Palamara
euronews_icons_loading
Contagiados de belleza en el centro de vacunación
Derechos de autor  AFP

La pandemia ha dejado a Italia sin sus museos y parques, cerrados para tratar de contener los contagios. El de Capodimonte, en Nápoles, es un caso aparte, porque sigue abierto para los que acuden a inmunizarse en su centro de vacunación.

La colaboración con la institución artística ha permitido que al momento desagradable del pinchazo le siga otro mucho más placentero, en una sala llena de cuadros y en un entorno magnífico.

"Hemos elegido varias obras de arte de la colección del museo y hemos insistido en el hecho de que también tenemos un enorme parque, un jardín histórico, el mayor parque urbano de Italia, que además es un Museo Botánico. Así que es una asociación de salud, bienestar y cultura", explica el director del museo, Sylvain Bellenger.

El centro de vacunación se encuentra en uno de los 17 edificios situados en el Parque de Capodimonte. En él se pueden inyectar hasta 1.200 dosis diarias en siete cabinas de vacunación.

"Decidimos crear este centro de vacunación en el Museo Real de Capodimonte por la belleza del lugar. Pasear en libertad por sus jardines, por la naturaleza, también transmite el mensaje de que si queremos volver a ser libres tenemos que vacunarnos", afirma Maria Corvino, directora de Salud de Nápoles.

La campaña de vacunación en Italia comenzó a finales de diciembre y aún no ha tomado impulso. Algunas de las personas que acuden aquí dicen que, la contemplación del arte y la naturaleza les ayuda a tener esperanza en el futuro.

"Es maravilloso -afirma una mujer-. He salido de la sala de vacunación sintiendo una profunda emoción. Creo que esto es una verdadera conquista, nuestra conquista, la de todos, y llegar a esta sala te anima. Es como una confirmación de nuestro paso adelante".

Contagiarse de belleza, eso es lo que esperan los que acuden a vacunarse a este museo. Hacerlo rodeados de arte se antoja una de las formas más agradables de iniciar el camino de vuelta a la vida normal.