Última hora
This content is not available in your region

La pandemia impulsa el número de 'preparacionistas' en España

euronews_icons_loading
La pandemia impulsa el número de 'preparacionistas' en España
Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

El de hoy, es un día soleado en la montaña, a apenas una hora de distancia de Madrid, capital española. Un grupo de personas ha acudido al lugar, desde diferentes puntos de la geografía española, para disfrutar de una actividad inusual, al aire libre, durante un fin de semana.

"Podemos hacer puntas de lanza, puntas de flecha, hachas... Y, además, podemos hacer fuego", declara uno de los instructores del curso de supervivencia.

Este es uno de los muchos cursos de supervivencia que se imparten en España. Se aprenden las técnicas básicas para hacer frente a un desastre. Juan es instructor de supervivencia desde hace mucho tiempo. También es un preparacionista o, también llamado 'prepper', términos que definen a quienes se preparan para afrontar todas las posibles catástrofes que pueden ocurrir, en cualquier momento. Una creencia que, según el instructor, gana terreno con la pandemia.

©
Euronews©

"La gente comienza a pensar que vivir día a día es contraproducente. Si tenemos conocimientos y podemos adecuar nuestro equipo para poder sobrevivir varios días... en el punto álgido de estas pandemias o estas situaciones de emergencia, podremos ser más solventes", declara Juan J. López, preparacionista e instructor de la Escuela Española de Supervivencia.

Tras un descenso de la actividad durante el primer confinamiento, las organizaciones de formación en supervivencia están aumentando en España, uno de los países más afectados por la pandemia. En menos de un año, la demanda ha crecido más de un 30 %, asegura el fundador de la escuela.

"Una cosa es vivir una situación de supervivencia cuando, por ejemplo, tú o un pequeño grupo de personas, se han perdido en la montaña, y otra situación de supervivencia es la que se produce cuando afecta al Estado en general. Una situación en la que los equipos de rescate, los sistemas de seguridad social, los sistemas sanitarios quedan colapsados y, entonces, las personas se dan cuenta de que no pueden depender de profesionales externos, de igual medida en la que recurrían, a ellos, antes. Entonces, necesitan autogestión y seguridad y, por eso, es normal que quieran adquirir los correspondientes conocimientos", afirma Ignacio Ortega, director de la Escuela Española de Supervivencia.

Pascual, que aparece vestido de negro en la imagen, no necesita más argumentos para convencerse. Empresario, vino desde Valencia, a cuatro horas de distancia, para asistir al curso. Quiere adquirir los conocimientos para poder proteger a su familia.

©
Euronews©

"A mí, lo que me ha motivado a venir, básicamente, es la situación de incertidumbre que estamos viviendo. No es que me preocupe la pandemia sino, lo que puede pasar después de la pandemia. La crisis económica que estamos sufriendo y que vamos a sufrir durante años, cuando se terminen las ayudas de los diferentes Gobiernos y se empiecen a producir despidos masivos en las empresas y otras situaciones... Y, tal vez, se puedan producir momentos en los que escaseen los alimentos en las ciudades, pueda haber situaciones caóticas, revueltas... Ante todo esto, prefiero tomar la iniciativa y prepararme, por si acaso", señala el empresario y preparacionista, Pascual.

Los grupos de preparacionistas se multiplican en los medios sociales, donde intercambian inquietudes y también consejos sobre cómo afrontar posibles catástrofes. Pero no es fácil penetrar en su esfera privada.

"Un ciudadano que debía mostrarnos su reserva en Madrid por la noche, cambió de opinión. Ya es la cuarta vez que los preparacionistas con los que íbamos a reunirnos, en varias ciudades de España, cancelan nuestra cita en el último momento", relata la periodista de Euronews y autora del reportaje, Valérie Gauriat.

Uno de sus contactos le envía, finalmente, imágenes de las existencias que ha acumulado para prepararse ante cualquier eventualidad. Combustible, kits de supervivencia, alimentos deshidratados o enlatados, medicamentos y, también, trajes de camuflaje, máscaras antinucleares, armas y municiones, son solamente algunos ejemplos de los bienes que los preparacionistas mantienen en lugares individuales o, a menudo colectivos, cuya dirección se mantiene siempre en secreto.

©
Euronews©

Nacido en Estados Unidos durante la guerra fría y, a menudo, asociado a la ideología de derechas, el llamado preparacionismo se ha desarrollado en Europa, con frecuencia, de forma menos radical.

La visión del mundo de los que se autodenominan neosupervivientes no es menos inquietante a los ojos de un sociólogo francés, cuyo libro sobre el preparacionismo es una referencia.

"Los preparacionistas se organizan en comunidades; tratarán de compartir los medios para salir adelante. A este respecto, utilizan una fábula, la de la cigarra y la hormiga. Por un lado, estarían las cigarras que no vieron llegar el invierno, la catástrofe. En otras palabras, estarían 'los demás'. Y por otro, estarían los supervivientes, las hormigas que se organizan y que almacenan; sobre todo en comunidades, en colonias. Serían, por decirlo de otro modo, los elegidos del Apocalipsis, los elegidos del mundo 'de después', los ganadores. Mientras que, los demás, nos sabríamos perdedores y casi mereceríamos perecer durante este fin del mundo imaginado, pero también, esperado por los preparacionistas", declara el sociólogo, Bertrand Vidal.

©
Euronews©

El mundo 'de después', eso es lo que preparan las familias que conoció el equipo de Euronews, en las cercanías de la ciudad de Toledo, al sur de Madrid. En lugar de condenar a las cigarras a la muerte, quieren compartir sus conocimientos. Estos experimentados preparacionistas nos muestran uno de sus lugares favoritos, al que, a veces, acuden para volver a conectar con la naturaleza y practicar técnicas ancestrales, como la construcción de un horno subterráneo, que se remonta a tiempos prehistóricos. Pero lo que ahora es una actividad de ocio, debe servir, sobre todo, para protegerse de futuras catástrofes.

"Uno de los aspectos básicos es prepararse para lo que pueda venir. Y, prepararse para poder hacer frente a los que te quieran hacer daño. Porque, desgraciadamente, cuando se produzca una situación comprometida, siempre habrá alguien que esté dispuesto a matar, siempre habrá quien robe, siempre habrá saqueadores... Por eso, tenemos que intentar protegernos y enterrar algunos artículos básicos en algún lugar que conozcamos para, llegada la ocasión, que pueda tener acceso a estos artículos y pueda salir adelante. Hay que confiar en que no pase nada pero... es posible que ocurra algo", declara Javier García Serrano, preparacionista e instructor de la Escuela de Supervivencia GAÏA.

Roberto y su mujer Melania crearon hace un año una escuela de supervivencia. Han preparado un bidón para nuestro equipo. Nos han preparado el típico bidón: medicinas, comida deshidratada o enlatada, semillas, velas, jabón, cuerdas, una manta de supervivencia, cuchillos de monte... son solamente algunos de los artículos que necesita el preparacionista. Una vez enterrado el bidón, una piedra sirve de señal para encontrarlo. Se trata de una demostración para nuestra cámara; los verdaderos tesoros de la familia se esconden en otro lugar, y en mayor cantidad.

©
Euronews©

"Somos una familia de cuatro personas pero, pronto, contaremos con un miembro más en la familia. Por lo tato, un bidón tan pequeño como el que hemos preparado para mostrarlo, no bastaría para cubrir nuestras necesidades. Nosotros tenemos tres bidones enterrados en, al menos, dos lugares diferentes de la geografía española, en los que hemos introducido diferentes artículos. Uno de ellos contiene todo lo que corresponde al aspecto sanitario, el otro contiene alimentos y el último, hemos introducido artículos para poder defendernos, si es preciso", explica Roberto Fernández García, preparacionista y cofundador de la Escuela de Supervivencia GAÏA.

¿Estáis convencidos de que algún día vais a utilizar todos estos artículos?, pregunta la periodista a la pareja.

"Pueden producirse desastres naturales porque el planeta cada vez está peor, pueden producirse más pandemias, puede haber todo tipo de conflictos... Por eso, sí creo que, quizá, algún día tenga que utilizarlos. Si no los tengo que utilizar... ¡mejor! Pero, si los tengo que utilizar... ¡aquí los tengo!", declara Melania Moreno Varas, preparacionista y cofundadora de la Escuela de Supervivencia GAÏA.

©
Euronews©

"Hay gente que piensa que quienes nos preparamos para este tipo de eventualidades, estamos locos. Y, en realidad, eso no es así. ¡Qué mejor manera de reencontrarte otra vez con la naturaleza que prepararse para poder hacer frente a situaciones comprometidas! Pero, sin llegar a obsesionarte ni estar todo el día pensando en que el 'mundo' se va a acabar 'mañana'. No se trata de prepararse para el 'fin' del mundo sino, prepararse para afrontar el posible 'fin' del mundo", concluye Roberto Fernández García, preparacionista y cofundador de la Escuela de Supervivencia GAÏA.