Última hora
This content is not available in your region

El hipotético encaje de Escocia en la Unión Europea

Por Ana LAZARO  & Christopher Pitchers
euronews_icons_loading
El hipotético encaje de Escocia en la Unión Europea
Derechos de autor  ANDY BUCHANAN/AFP and licensors
Tamaño de texto Aa Aa

El nuevo pulso independentista escocés tiene a la Unión Europea como telón de fondo.

Tras su victoria en las elecciones regionales, el Partido Nacionalista Escocés afirma que tiene legitimidad para reclamar un nuevo referéndum de independencia, tras el cual aspira a ingresar en el bloque comunitario. Alega que en su momento votaron contra el Brexit.

El gobierno británico ha dejado claro que descarta otro referéndum, pero si llegara el momento, ¿qué posibilidades tendría Escocía de volver a la UE?

"Si hay un referéndum y el voto es afirmativo, y si es algo que ocurre en los próximos cinco años, Escocia estaría todavía muy vinculada a la legislación europea, y tiene casi medio siglo de experiencia dentro de la Unión. En ese caso, creo que habría un camino bastante claro hacia la adhesión", opina Kirsty Hughes, directora del Centro Escocés de Relaciones Europeas.

Pero mantener la alineación actual con la legislación comunitaria dependerá de hasta dónde decida llegar Reino Unido en su alejamiento de Bruselas.

Y en cualquier caso, la última palabra la tiene la Unión Europea. Cualquier acuerdo entre Edimburgo y Bruselas requeriría la bendición de todos los Estados miembros. Y algunos países, como España, no pueden olvidar sus propios movimientos independentistas.

"España estaría de acuerdo con la solicitud de adhesión siempre y cuando el proceso de independencia fuera legal y constitucional. Y eso significa, desde el punto de vista de España y desde el punto de vista de otros Estados miembros de la UE, que Londres y Edimburgo deben acordarlo", afirma Kirsty Hughes.

Otro ámbito que suscitaría preocupación sería el de las finanzas públicas ya que Escocia tiene un déficit muy abultado, mucho mayor de lo que normalmente permiten las normas de la UE.

Por ahora Bruselas prefiere mantenerse en silencio.