This content is not available in your region

El fin del Ramadán queda empañado por el violento conflicto palestino-israelí

Access to the comments Comentarios
Por Blanca Castro  & Euronews  con Agencia Efe
euronews_icons_loading
El fin del Ramadán queda empañado por el violento conflicto palestino-israelí
Derechos de autor  Mahmoud Illean/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved

Aferrados a la fe, cientos de musulmanes regresaron a la mezquita de Al Aqsa en Jerusalén, la zona cero del conflicto entre Israel y palestinos, para celebrar el Aid al Fitr, también conocido como la Fiesta del Fin del Ayuno.

Una tensa calma se respira también en Gaza. Después de varios días de intensos ataques aéreos por parte de las fuerzas armadas israelíes, las calles permanecen vacías cuando tradicionalmente es un día de júbilo para los fieles.

En otras latitudes, los musulmanes aprovechan la solemne ocasión para orar por Palestina. En Santa Sofía de Estambul, la Fiesta del Fin del Ayuno se celebró por primera vez desde su polémica reconversión en mezquita.

"No pudimos dormir durante varios días, seguimos los acontecimientos y lloramos. Todo lo que podemos hacer ahora es rezar. Pero si pudiéramos ir allí y estar con nuestros hermanos, lo haríamos", dijo una mujer en los alrededores de la mezquita turca.

El Eid, que marca el final del mes de ayuno del Ramadán, es una de las fiestas más sagradas del calendario islámico, y es celebrada por los musulmanes de todo el mundo, como en Kosovo.

Nueva York, presentó sus respetos, iluminando el Empire State Building con luces verdes, lo que representa un faro de esperanza para los fieles de la ciudad.

La amenaza de la COVID sigue vigente

El director de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el Mediterráneo Oriental, Ahmed Al Mandhari, apeló este miércoles al "autocontrol" de los ciudadanos de los países musulmanes que celebran el fin del mes sagrado.

"Asegurémonos de que este Aid al Fitr nadie se infecte o muera como resultado de su propio comportamiento o por el de los demás. Hagamos que el próximo período sea de alegría y no de luto", declaró en un comunicado Al Mandhari, cuya zona incluye 22 países, desde Marruecos hasta Pakistán y Afganistán.

En este sentido, el director regional de la OMS pidió que durante la festividad, que habitualmente se celebra con grandes banquetes familiares, se evite todo tipo de contacto físico, así como fiestas y reuniones fuera del círculo familiar más próximo, e incluso que se realicen los ritos religiosos en solitario.

Por segundo año, el mes de Ramadán ha estado marcado por la pandemia del coronavirus, en un momento en el que las infecciones están aumentando en la región, mientras que los países han adoptado medidas para limitar las celebraciones.