Última hora
This content is not available in your region

¿Qué ha cambiado en Europa un año después del asesinato de George Floyd?

Por Luke Hurst
Una pancarta de 'Black Lives Matter' cuelga de la embajada de Estados Unidos en Madrid, España, el martes 25 de mayo de 2021.
Una pancarta de 'Black Lives Matter' cuelga de la embajada de Estados Unidos en Madrid, España, el martes 25 de mayo de 2021.   -   Derechos de autor  AP Photo/Paul White
Tamaño de texto Aa Aa

Se ha cumplido un año del asesinato de George Floyd, el hombre afroamericano que murió por los disparos de un policía en Minéapolis, Estados Unidos, el 25 de mayo de 2020.

Tras la muerte de Floyd, la ciudad se vio sacudida por enormes protestas en favor de la justicia racial, que se extendieron primero por Estados Unidos y luego más allá, con manifestaciones masivas en muchas de las principales ciudades europeas.

Estas protestas no se centraron únicamente en la brutalidad policial. El movimiento Black Lives Matter (Las vidas negras importan) ganó rápidamente popularidad también en Europa y reavivó el debate sobre la discriminación sistemática e incluso el pasado colonial de Europa.

Un año después del asesinato que desencadenó un verano de protestas, ¿cuánto ha cambiado realmente en Europa?

La brutalidad policial "también es un problema en Europa"

"En los casos en los que se han producido cambios prometedores, todavía estamos en la fase de aplicación, pero el impacto aún no se ha notado sobre el terreno", afirma Ojeaku Nwabuzo, investigador de la Red Europea contra el Racismo (ENAR), un acrónimo que reúne a un grupo de ONG antirracistas.

Nwabuzo dijo a Euronews que los disturbios de Black Lives Matter "fueron la chispa de muchas discusiones en Europa sobre la violencia policial", pero aún no se han visto cambios concretos.

Nwabuzo trabaja en una investigación sobre la brutalidad policial en Europa entre 2015 y 2020, y señala que existe una "gran laguna de datos" en todo el continente cuando se trata de registrar la violencia policial contra los grupos minoritarios.

"Lo que sí sabemos", subraya, "es que hay un problema con la policía y las fuerzas del orden que afean, hacen perfiles y vigilan desproporcionadamente a ciertos grupos raciales".

Pero muchas de las reivindicaciones en las que organizaciones como la suya llevan años trabajando -como la de estudiar las "formas estructurales y sistémicas de racismo"- fueron rápidamente escuchadas y puestas en práctica tras el estallido de las protestas, "especialmente en la Unión Europea".

El dilema sobre las estatuas y el oscuro pasado colonial

Las protestas también han obligado a algunos países europeos a reconciliarse con su pasado colonial. Los manifestantes han puesto en el punto de mira estatuas en lugares públicos que conmemoran a figuras relacionadas con la violencia colonial y la trata de esclavos.

En Bristol (Reino Unido), una turba derribó una estatua de Edward Colston -un rico "filántropo" que hizo la mayor parte de su fortuna con el comercio de esclavos- y la arrojó al río. Se han producido actos similares en Bélgica, donde muchas estatuas del rey Leopoldo II -conocido por su Gobierno sobre el Estado Libre del Congo- adornan las calles.

Para Daphné Budasz, investigadora del Instituto Universitario Europeo, el debate sobre las estatuas existía mucho antes de las protestas de 2020, especialmente en países como el Reino Unido y Bélgica. Pero se ha ampliado, incitando conversaciones similares en países que no les habían prestado mucha atención hasta entonces.

"Vivo en Suiza y los suizos no suelen considerar que tienen una conexión con la historia colonial", dice Budasz a Euronews, "pero incluso aquí el año pasado tuvimos un debate sobre una estatua en Neuchâtel, de un tipo llamado David de Pury, que hizo su fortuna con el comercio de esclavos. Este era un debate inexistente, y de repente debido a Black Lives Matter se hizo visible aquí también".

Sin embargo, el impulso en torno a esta cuestión parece haberse estancado. La semana pasada, en el Reino Unido, la larga campaña para que se retire una estatua del colonialista Cecil Rhodes de un colegio de la Universidad de Oxford sufrió otro revés.

A pesar de afirmar que está de acuerdo en que la estatua -que ha estado en el centro de la campaña #RhodesMustFall- debe ser retirada, el Oriel College argumenta que los altos costes y las complejas normas de planificación del patrimonio no permiten su retirada. En su lugar, la universidad anunció que trabajará para "contextualizar" su relación con Rhodes.

"Tengo la impresión de que no hay una verdadera voluntad política de debatir adecuadamente esta cuestión", dice Budasz a propósito de la respuesta del presidente de Francia Emmanuel Macron a las peticiones de retirada de las estatuas. "Francia no borrará ningún rastro ni nombre de su historia", dijo el presidente francés durante un discurso televisado el año pasado. "No olvidará ninguna de sus obras, no eliminará ninguna de sus estatuas".

"Lo que sugieren es que los que piden la retirada son los reaccionarios, los que quieren cambiar la historia", dijo Budasz. "No queremos cambiar la historia. El debate está demasiado polarizado y hay una especie de rechazo a entender el elemento simbólico de los monumentos y el significado de la conmemoración".

Para Budasz, el debate sobre las estatuas llegó a un público más amplio durante un tiempo, pero ahora los que siguen luchando por la retirada de las reliquias coloniales vuelven a ser minoría.

"Seguimos utilizando la historia como una herramienta para construir o reforzar las identidades nacionales, cuando la historia debería ser una herramienta crítica para entender la sociedad actual", argumenta el investigador, señalando que los monumentos están pensados para conmemorar.

"Una estatua no es un artefacto histórico, no es un archivo, es una narración de la historia. Fue puesto ahí a propósito".