This content is not available in your region

Hallan los restos de más de 200 niños indígenas en una fosa común de un antiguo internado canadiense

Access to the comments Comentarios
Por Francisco Fuentes  con EFE
euronews_icons_loading
Placa conmemorativa ante la antigua residencia para niños indígenas de Kamloops
Placa conmemorativa ante la antigua residencia para niños indígenas de Kamloops   -   Derechos de autor  Andrew Snucins/The Canadian Press/AP

El pasado racista de Canadá no es ningún secreto.

Sin embargo, los canadienses han pasado todo este fin de semana conmocionados, tras confirmarse el descubrimiento de una fosa común con losrestos de 215 niños indígenas.

Una "historia oral" conocida, que durante generaciones se había transmitido de padres a hijos, sobre los abusos sufridos en la antigua residencia escolar de la localidad de Kamloops, al oeste del país.

Un relato confirmado ahora tras la utilización de un radar de penetración en el terreno del edificio.

A través de las redes sociales, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, ha dicho que las noticias del descubrimiento "le rompen el corazón" para señalar que "es un doloroso recordatorio de un capítulo oscuro y vergonzoso de la historia de nuestro país". Estoy pensando "en todos los afectados por estas horrorosas noticias. Estamos aquí para ayudarlos", ha añadido.

Desde que se conoció el terrible hallazgo los homenajes a los niños se suceden por todo el país.

"Les pedimos a todos sus oraciones para la sanación y el confort de estos niños que están en su viaje en canoa hacia el más allá, porque tendrán allí a sus familias y antepasados dándoles la bienvenida", pedía una mujer durante una concentración ante la Galería de Arte de Vancouver.

La situada en Kamloops era una más de las que se calcula entre 3 000 y 6 000 residencias, gestionadas en su mayoría por instituciones religiosas durante casi un siglo, para separar a los niños indígenas de sus familias y borrar para siempre de su memoria, su lengua y sus tradiciones.

Un auténtico "genocidio cultural", según las conclusiones de la Comisión para la Verdad y la Reconciliación de Canadá, creada en 2008 para investigar el sistema de antiguas residencias escolares para indígenas que funcionaron en el país.