Última hora
This content is not available in your region

El verano después de la pandemia: pedir cita para un trozo de playa en Italia

Access to the comments Comentarios
Por Giorgia Orlandi
euronews_icons_loading
Una vista de la playa de Mondello, Sicilia
Una vista de la playa de Mondello, Sicilia   -   Derechos de autor  Alberto Lo Bianco/LaPresse
Tamaño de texto Aa Aa

Los 12.000 negocios de playa de Italia han reabierto en todo el país por segundo verano consecutivo desde que comenzó la pandemia. Repartidos a lo largo de los 8.000 km de costa, representan alrededor del 30% de los ingresos turísticos. Algunas de las medidas de Covid-19 del año pasado se han prorrogado con algunas excepciones, como la introducción de nuevas aplicaciones que permiten a los amantes del sol reservar sus tumbonas y sombrillas con antelación. Es una forma de que los bañistas se aseguren de conseguir un sitio, dada la limitada disponibilidad debida a las restricciones, que está empujando a los italianos a volverse más digitales.

Es una de las consecuencias que ha traído la pandemia que va a cambiar definitivamente los hábitos de los italianos. Con las restricciones aún vigentes, se recomienda reservar con antelación en casi todas partes, incluso para ir a la playa.

Las aplicaciones móviles, como la que utiliza Roberta Rozzi, se están convirtiendo en la nueva tendencia del verano. Una experiencia fácil de usar para acelerar las reservas. "Una vez elegido el lugar, veo que la app ofrece varios servicios, entre ellos actividades deportivas, como reservar una clase de windsurf. En mi caso solo me interesa reservar una tumbona", cuenta Roberta Rozzi, una de las visitantes de la playa.

Como las plazas son limitadas, la ventaja es poder saltarse la cola. Otro aspecto positivo es que el rastreo de los contactos es mucho más fácil gracias a la aplicación. "Si no utilizara la aplicación tendría que venir antes sin garantía de tener una plaza, ya que en ese caso no estaría prepagada. Además, cuando llego aquí, todos mis datos personales ya han sido registrados, por lo que no me enfrento a ningún riesgo para la salud, como tener que tocar superficies o un bolígrafo, ya que se me exigiría rellenar un formulario", aclara Rozzi.

Empresas para la gestión de reservas

Aunque las empresas han introducido las aplicaciones para smartphones solo en una pequeña parte de las playas italianas, la tendencia va en aumento. Riva booking es una de ellas. La idea se concibió en plena pandemia, pero poco después sus creadores se dieron cuenta de su potencial.

"La crisis sanitaria simplemente ha acelerado una tendencia que hará que tanto Italia como Europa estén más digitalizadas. EE.UU. ya ha ido por ese camino y es un proceso natural. En lugar de luchar contra él hay que fomentarlo", cuenta Ottavio di Paolo cofundador de Riva Booking.

La mayoría de las normas del año pasado se han mantenido. Las sombrillas deben permanecer en un área de 10 metros cuadrados y se impone el distanciamiento social entre las tumbonas. Pero, con la campaña de vacunación en pleno apogeo, la temporada de verano parece tranquilizadora.

"Creo que después de lo que hemos pasado este año en particular, la gente estaba deseando que llegara el verano. En mi caso, he tenido un año escolar muy estresante, así que lo necesitaba. Reservar puede ser estresante, pero merece absolutamente la pena", explica una italiana.

Pero para otros no es lo mismo… "Cuando haya más gente no saldré de mi casa, no vendré aquí. No me gusta estar rodeado de demasiada gente. La idea de tener que reservar me parece que limita mi libertad", explica otra italiana.

La principal diferencia entre este año y el anterior es que Italia está a punto de recibir cada vez más turistas internacionales con la introducción de los certificados digitales Covid de la UE. Todavía está por ver si podrán disfrutar del verano en Italia a pesar de las medidas anti-Covid, que incluyen esta nueva aplicación.