Última hora
This content is not available in your region

Los candidatos a las presidenciales iraníes evidencian sus discrepancias en el último debate

Por Anelise Borges
euronews_icons_loading
Los principales candidatos a las presidenciales iraníes tras el debate del sábado
Los principales candidatos a las presidenciales iraníes tras el debate del sábado   -   Derechos de autor  Morteza Fakhri Nezhad/ Young Journalists Club/AP
Tamaño de texto Aa Aa

Siete hombres aspiran a la sucesión de Hasán Rohaní al frente de la presidencia de Irán, en los comicios que tendrán lugar el viernes.

Todos coinciden en el necesario impulso a las negociaciones para salvar el Acuerdo Nuclear, aunque el tercer y último debate entre los candidatos, celebrado este pasado fin de semana, ha evidenciado sus discrepancias.

El reformista, Abdolnaser Hemmati, alerta de una eventual victoria de sus rivales conservadores.

"Señor Raisi: ¿Quién es el líder de estas cinco personas que están en contra mía?¿Qué pasará si el poder cae en manos de extremistas o de la línea dura?¿Qué sucederá si cae en sus manos? Déjeme decir esto muy claramente: "Habrá nuevas sanciones con un consenso global más fuerte", decía Hemmati.

El ultraconservador Ebrahim Raisi, respondió que su prioridad es dar una solución a las sanciones que ahogan la economía del país, defendidiendo los términos del Acuerdo Nuclear firmado con las potencias en 2015.

"Estamos comprometidos con el Acuerdo Nuclear (JCPoA) como un contrato y una obligación confirmada por el Líder Supremo, ya que las administraciones deben mantener sus compromisos, pero usted no puede implementar el Acuerdo. El Acuerdo debe ser implementado por una administración fuerte", señalaba Raisi.

Estos días de campaña electoral coinciden con una nueva ronda de las negociaciones sobre el Acuerdo Nuclear que tienen lugar en Viena, aunque es improbable que los resultados lleguen antes de las elecciones del viernes.

En cualquier caso, el voto de los iraníes estará condicionado por la mayor crisis económica que vive esta generación, con sanciones asfixiantes, cuyas consecuencias han empeorado con la pandemia.

"En los años que llevo trabajando, he visto emporar las condiciones económicas en los últimos seis o siete años. Nunca he visto nada peor, es horrible", explicaba Fakhreddine, comerciante en Teherán.

"Obviamente, me siento mal, frustrado. Te levantas todos los días, te despiertas por la mañana, trabajas hasta la noche, y no ganas nada", comentaba Amirhosein, vendedor la tienda de un mercado.

Se prevé que estas sean las elecciones presidenciales con menos participación desde la Revolución Islámica de 1979.

Un reciente sondeos indica que sólo un 36% de los iraníes con derecho a voto tienen previsto acudir a las urnas. Están mucho más preocupados por la escalada de los precios y el desempleo que por el presidente que estará al frente del país.