Última hora
This content is not available in your region

Las réplicas del escándalo de espionaje Pegasus sacan los colores a México, Marruecos

Access to the comments Comentarios
Por Rafael Cereceda con AFP
(Archivo) Macron ha cambiado de número y uno de sus cuatro teléfonos "por prudencia" después de aparecer en la lista.
(Archivo) Macron ha cambiado de número y uno de sus cuatro teléfonos "por prudencia" después de aparecer en la lista.   -   Derechos de autor  John Thys/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

No deja de ser un secreto a voces, pero el escándalo de espionaje telefónico Pegasus, revelado por Forbidden Stories, un consorcio de periodistas y Amnistía Internacional, ha sacado los colores a más de un Estado y ha provocado una onda de choque en las Relaciones Internacionales de todo el globo.

Las organizaciones tuvieron acceso a un listado de 50.000 objetivos potenciales de los clientes de la firma israelí de seguridad NSO, vendedora del software espía Pegasus, entre los que estaban muchos políticos y periodistas. Las infecciones de teléfonos habrían sido ordenadas desde agencias de seguridad de países como México, Marruecos o Arabia Saudí según la investigación internacional.

El programa se vende como herramienta de seguridad a Gobiernos. NSO asegura que tiene un control estricto de sus clientes. Alegan que caso de confirmarse las escuchas sería un caso de uso fraudulento del programa.

La Comisión Europea considera inaceptable este ataque a la libertad de prensa. La canciller alemana Angela Merkel por su parte ha dicho que este programa no debería venderse a países en los que no se garantiza la vigilancia judicial de este tipo de ataques".

Tras las primeras declaraciones de condena, prudentes al no estar confirmadas algunas de las informaciones, han comenzado a moverse algunas fichas.

Estas son algunas de las primeras consecuencias desde que se reveló el escándalo el pasado lunes.

Emmanuel Macron cambia de teléfono

El presidente francés Emmanuel Macron ha cambiado de teléfono, según revela France Télévisions. Uno de sus números, sin las medidas de seguridad habituales de la Presidencia, figuraba en la lista revelada por Forbidden Stories y Amnistía Internacional. Según la radiotelevisión pública francesa, al presidente le gusta estar conectado y no se siente cómodo con las restricciones que incluyen los teléfonos oficiales. Suele utilizar la aplicación Telegram, que a pesar de estar encriptada, no es segura en los teléfonos infectados con el spyware Pegasus.

Según fuentes del Elíseo Macron ha exigido que se refuercen todos los protocolos de seguridad, además de que se pongan en marcha operaciones técnicas de detección del programa y se aclare lo sucedido.

NSO asegura que Macron nunca ha sido objetivo del espionaje de sus clientes.

Una veintena de altos cargos gubernamentales y varios periodistas franceses aparecen en las listas del Proyecto Pegasus.

Marruecos anuncia que demandará a Forbidden Stories y Amnistía Internacional por difamación

El Reino Alauí ha anunciado que demandará a las dos organizaciones detrás del Proyecto Pegasus por difamación ante el Tribunal Correccional de París. "El Estado marroquí tiene la intención de remitir inmediatamente el asunto a la justicia francesa porque quiere que se arroje toda la luz sobre las falsas acusaciones de estas dos organizaciones que aportan elementos sin la menor prueba concreta y probada", subrayó el abogado Olivier Baratelli. En el mejor de los casos el juicio no se celebraría antes de dos años. Además la jurisprudencia francesa excluye que un Estado pueda interponer una denuncia por difamación.

Argelia abre investigación por el supuesto espionaje marroquí

Un tribunal de Argel ha ordenado la apertura de una investigación a raíz de "informaciones (...) que dan cuenta de la existencia de un sistema informático de escucha y espionaje que ha tenido como objetivo los intereses de Argelia, pero también de ciudadanos y personalidades argelinas".

Miles de números de teléfono argelinos -algunos de ellos pertenecientes a altos cargos políticos y militares- han sido identificados como posibles objetivos de Pegasus, según el sitio web de noticias en francés Tout sur l'Algérie (TSA), basándose en la información facilitada por el consorcio internacional.

"Argelia expresa su profunda preocupación tras las revelaciones (...) que informan de la utilización a gran escala por parte de las autoridades de ciertos países, y en particular del Reino de Marruecos, de un programa informático de espionaje llamado +Pegasus+ contra funcionarios y ciudadanos argelinos", reaccionó el jueves por la noche el Ministerio de Asuntos Exteriores, condenando "este inadmisible ataque sistemático contra los derechos humanos y las libertades fundamentales".

Se sospecha que las escuchas marroquíes de su vecino tendrían como telón de fondo la situación en el Sáhara Occidental.

El Parlamento Israelí abre una comisión de investigación

Un diputado israelí, antiguo dirigente del servicio de esionaje Mossad, asegura que la Comisión de Defensa del Parlamento Israelí abrirá una investigación sobre lo ocurrido para ver si hay fallas. Según Forbidden Stories, la diplomacia israelí habría intervenido en decidir a qué instituciones se vendía el poderoso sistema de espionaje.

NSO asegura por su parte que la lista a la que han tenido acceso los periodistas no es una lista de objetivos de espionaje de sus clientes y que todo se debe a una mala interpretación de los datos.

Sin embargo Amnistía pudo comprobar que varios de los que figuraban en la lista tenían los teléfonos infectados con el programa.

La Fiscalía húngara ordena la apertura de una investigación

En Hungría, "a raíz de varias denuncias", la Fiscalía ordenó una investigación "sobre la posible recopilación no autorizada de información confidencial", dijo el jueves el organismo en un comunicado.

El consorcio mediático internacional que ha realizado la investigación acusa a las autoridades del país de utilizar la tecnología de espionaje contra la sociedad civil húngara. 300 teléfonos inteligentes de periodistas, abogados, cargos electos y empresarios fueron el objetivo, según la red Forbidden Stories, un caso único en la Unión Europea.

México, el espionaje como forma de vida de un Gobierno

Según los reportes el Gobierno de Enrique Peña nieto ordenó el espionaje de no menos de 15.000 números de teléfono. El país con más objetivos en la lista Proyecto Pegasus. Los analistas aseguran que el Ejecutivo "normalizó" el espionaje de periodistas, activistas y rivales políticos, entre los que figuraba el actual presidente Andrés Manuel López Obrador.

La Fiscalía ha ordenado "a todas las agencias de seguridad federales y estatales que puedan tener equipos de software para realizar comunicaciones, que protejan todos sus datos en relación con la licencia de los equipos Pegasus y otros (equipos) similares" y se ha abierto una investigación sobre el caso.

Arabia Saudi y Emiratos Árabes Unidos lo niegan todo

Un funcionario saudí habría negado las acusaciones, sin embargo no se ha revelado el nombre del mandatario. La cita es de la agencia oficial de noticias saudí SPA. Las revelaciones suponen un tema embarazoso para los saudíes que oficialmente no tienen relaciones diplomáticas con Israel.

Emiratos Árabes Unidos, que a diferencia de Arabia Saudí ha normalizado oficialmente sus relaciones con Israel, con la mediación de la Administración Trump, rechazó oficialmente las acusaciones de espionaje.

"Las alegaciones hechas recientemente por los medios de comunicación de que los EAU se encuentran entre una serie de países acusados de vigilar a periodistas y personas no están probadas y son categóricamente falsas", dijo el Ministerio de Asuntos Exteriores.