Última hora
This content is not available in your region

Estados Unidos evita el cierre del Gobierno en el último momento

Access to the comments Comentarios
Por Juan Carlos De Santos Pascual con EFE
euronews_icons_loading
Estados Unidos evita el cierre del Gobierno en el último momento
Derechos de autor  Andrew Harnik/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

Estados Unidos evita el cierre del Gobierno poco antes de que se cumpliese el plazo. El Congreso ha aprobado un plan de gasto temporal. El cierre habría tenido un impacto negativo para la economía estadounidense, pero también para la mundial por su efecto en los mercados. Los trabajadores se habrían visto forzados a pedir un permiso no retribuido.

La presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, ha destacado tras la aprobación:

_"Y con esta resolución de continuidad, no sólo mantenemos el Gobierno abierto, mantenemos el flujo de pagos para nuestros veteranos y beneficiarios de la Seguridad Social y el resto, sino que se trata, de nuevo, de cuestiones como la ciencia en los Institutos Nacionales de Salud, la educación de nuestros niños, la protección de nuestro medio ambiente. _

Es admirable pensar en todas las cosas que podemos hacer al trabajar de forma conjunta por la gente."

Este proyecto de ley de financiación, sin embargo, es un parche hasta el 3 de diciembre. Mientras tanto, demócratas y republicanos tendrán que llegar a un acuerdo para aumentar el límite de endeudamiento de Estados Unidos antes de que el país se arriesgue a una posible suspensión de pagos.

El techo de deuda queda sin resolverse

Esta vez, la aprobación de una ley para financiar el Gobierno se retrasó por la batalla entre demócratas y republicanos para aprobar una suspensión del techo de endeudamiento y evitar que EE.UU. incurra en una suspensión de pagos de la deuda nacional el 18 de octubre.

En un principio, los demócratas vincularon la aprobación de una ley para evitar el cierre de la Administración con el techo de deuda; pero en los últimos días tuvieron que separar las dos iniciativas debido a que el Partido Republicano, tradicionalmente favorable a la disciplina fiscal, se opone a aumentar la deuda.

La secretaria del Tesoro, Janet Yellen, y el presidente de la Reserva Federal (Fed), Jerome Powell insistieron este jueves en que no actuar tendría consecuencias "catastróficas" para EE.UU., por lo que consideraron "esencial" e "imperativo" que demócratas y republicanos lleguen a un acuerdo.

"Es imperativo que el Congreso encare el límite de deuda (...) Es necesario para evitar un evento catastrófico para nuestra economía", advirtió Yellen durante una audiencia en la Cámara Baja.

Ese asunto, sin embargo, está lejos de resolverse y ni demócratas ni republicanos parecen dispuestos a ceder.

La agenda de Biden queda en el limbo

El otro asunto donde parece difícil el acuerdo es la agenda económica de Biden, que pende de un hilo por las tensiones entre los flancos centrista y progresista del Partido Demócrata.

Este mismo jueves está previsto que la Cámara de Representantes vote sobre una ley de 1,2 billones de dólares destinada a reconstruir las infraestructuras del país; pero los 95 legisladores que integran el ala progresista han amenazado con votar en contra si no se llega antes a un acuerdo para aprobar un gran paquete de gasto social.

Ese plan social, impulsado por Biden, busca subir los impuestos para los más ricos y las empresas con el objetivo de expandir la cobertura sanitaria, luchar contra la pobreza, mejorar la educación e implementar medidas contra la crisis climática.

Al principio, los progresistas querían que ese plan social estuviera valorado en hasta 10 billones de dólares, pero se llegó a un acuerdo para reducirlo a 3,5 billones.

Sin embargo, este jueves, el senador centrista Joe Manchin de Virginia Occidental convocó por sorpresa una rueda de prensa y dejó claro que él apoya un paquete de solo 1,5 billones de dólares, algo que automáticamente provocó el rechazo de los progresistas.

Mientras los dos bandos hacían declaraciones a la prensa en los pasillos y fuera del Capitolio, la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, lleva horas intentando lograr un acuerdo y todavía cree que puede conseguirlo, dijo a Efe un asesor demócrata de alto rango.

Especialmente, los progresistas quieren que concrete cuánto dinero será destinado al plan social.

Biden, que ha sido criticado por algunos legisladores por haber jugado un papel discreto en las negociaciones, ha intentado desempeñar en los últimos días el papel de mediador y hoy mantuvo su agenda despejada para poder conversar por teléfono con los legisladores.

En juego están no solo las ideas que sirvieron a Biden para llegar a la Casa Blanca, sino la imagen de los demócratas y sus credenciales de cara a las elecciones legislativas del próximo año