This content is not available in your region

¿Qué papel tiene Rusia en la crisis del gas natural en Europa?

Access to the comments Comentarios
Por Lauren Chadwick
Las tuberías del gasoducto Nord Stream 2 del Mar Báltico se almacenan en las instalaciones del puerto de Mukran, cerca de Sassnitz, Alemania, el viernes 4 de diciembre de 2020
Las tuberías del gasoducto Nord Stream 2 del Mar Báltico se almacenan en las instalaciones del puerto de Mukran, cerca de Sassnitz, Alemania, el viernes 4 de diciembre de 2020   -   Derechos de autor  Stefan Sauer/dpa via AP

Cuando Vladímir Putin dijo el martes que Rusia está "lista" para aliviar la crisis energética de Europa, los mercados respiraron aliviados.

"Si nos piden que aumentemos las entregas, estamos listos para hacerlo. Las estamos aumentando tanto como nos lo piden nuestros socios", aseveró el presidente de Rusia.

Los precios del gas natural se habían disparado, como parte de una pauta de los últimos meses en la que el aumento de la demanda -provocado por la apertura de las economías tras los confinamientos de la COVID-19- se combinó con la disminución de las existencias en Europa tras el largo invierno del año pasado.

Rusia es el mayor proveedor de gas de la Unión Europea, que depende cada vez más de las importaciones de gas natural, y tiene el poder de marcar la diferencia.

Pero no hay pruebas de que Rusia haya aumentado el suministro de gas desde el discurso de Putin, ni tampoco antes.

Rusia dice que ha cumplido sus contratos a largo plazo, pero los expertos se preguntan por qué el país no ha aprovechado los precios para comerciar más en el mercado europeo.

"Las entregas de Gazprom, que tiene el monopolio de las exportaciones de gas ruso por gasoducto a Europa, son las habituales. Por lo que sabemos, han cumplido todos los compromisos contractuales", declaró la semana pasada a Euronews Dennis Hesseling, jefe del departamento de infraestructuras, gas y venta al por menor de la Agencia de Cooperación de los Reguladores de la Energía de la UE.

Dijo que normalmente los exportadores ponen a disposición más gas para amortiguar la subida de precios.

"Es de esperar que las partes reaccionen a las señales de los precios. En el pasado, vimos a Gazprom reaccionar a las oportunidades del mercado europeo. Eso no está ocurriendo ahora, y no sabemos por qué no es así".

A algunos políticos y expertos europeos les preocupa que Rusia esté intentando presionar a los reguladores para que aprueben el recién terminado gasoducto Nord Stream 2; otros sostienen que Rusia no tiene gas de sobra y está intentando llenar su propio almacén de cara al invierno.

El gas natural es la principal fuente de energía para la calefacción de los hogares en la UE, por lo que su demanda es mucho mayor en invierno.

En estos momentos, el almacenamiento de gas natural en Europa es bajo, en torno al 76%, según Gas Infrastructure Europe. El año pasado, por estas fechas, estaba lleno en torno al 95%.

"Quieren demostrar que el gas ruso es importante para Europa"

Putin sostuvo la semana pasada que Rusia es un "proveedor fiable" de Europa que "cumple todas sus obligaciones en su totalidad", según una traducción del Kremlin de su discurso, pero sugirió que Rusia podría enviar algo de gas adicional a Europa.

Su portavoz, Dmitry Petrov, también dijo a los periodistas que había "potencial" para que los gasoductos existentes suministraran más gas natural a la UE, informó AP.

Jack Sharples, investigador del Instituto de Estudios Energéticos de Oxford, que también es experto en Rusia y Gazprom, dijo que la influencia de Putin en el mercado demostraba que "este es un mercado muy inestable".

"Además de los fundamentos de la oferta y la demanda, probablemente estemos viendo una buena cantidad de especulación. Esto es visible en el hecho de que los movimientos de precios [a finales de la semana pasada] han sido muy desproporcionados con respecto a las fluctuaciones de los flujos físicos de gas que llegan a Europa".

Simone Tagliapietra, investigador principal de Bruegel, sostiene que "ahora es bastante evidente" que Rusia está implicada en la crisis: "Quieren demostrar que el gas es importante, que el gas ruso es importante para Europa".

"Ahora, también podrían contribuir a acabar con esta crisis y demostrar que son un proveedor fiable. De lo contrario, sólo dañarían aún más la imagen del gas y el papel del gas en la combinación energética europea al ser percibido como un combustible poco fiable", añadió.

La crisis del gas podría seguir presionando al regulador alemán y a la Comisión Europea para que aprueben el polémico gasoducto Nord Stream 2, que bombearía 55.000 millones de metros cúbicos de gas natural al año al bloque.

El Kremlin ha insistido en que la puesta en marcha del gasoducto contribuirá a aliviar la crisis del gas en Europa.

¿Está Rusia reteniendo gas?

Los parlamentarios europeos plantearon por primera vez a mediados de septiembre la preocupación de que Rusia estuviera reteniendo gas para favorecer la apertura del polémico gasoducto, y exigieron una investigación sobre la posible manipulación del mercado.

"Sé que algunos de ustedes están preocupados por la posible manipulación del mercado energético de la UE, y son preocupaciones serias", dijo el Comisario de Energía de la UE, Kadri Simson, en una sesión plenaria del Parlamento el miércoles.

"Estamos estudiando esta reclamación, a través de nuestros ángulos de competencia. Nuestra evaluación inicial indica que Rusia ha estado cumpliendo sus contratos a largo plazo, sin proporcionar ningún suministro adicional."

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, añadió el miércoles que "Noruega, uno de nuestros proveedores, está ahora dando un paso adelante y aumentando el suministro, y creo que es un muy buen ejemplo que otros podrían seguir".

La Agencia Internacional de la Energía (IEA, por sus siglas en inglés) dijo en un comunicado hace dos semanas que creía que "Rusia podría hacer más para aumentar la disponibilidad de gas para Europa y asegurar que el almacenamiento se llena a niveles adecuados en preparación para la próxima temporada de calefacción de invierno".

El director ejecutivo de la IEA, Fatih Birol, reiteró ese punto el jueves al Financial Times, afirmando que Rusia podría aumentar sus exportaciones en un 15% de lo que envía durante la temporada de invierno.

Pero Rusia no está obligada a dar más gas al mercado europeo, que es, efectivamente, según Sharples, un "mercado de último recurso" donde probablemente encontrarán un comprador.

Aunque el suministro ruso a través de los gasoductos existentes ha sido menor este año, especialmente a través de Ucrania y Bielorrusia, esto también podría deberse a los problemas para satisfacer toda la demanda.

"Según las cifras que Gazprom ha venido publicando en los últimos trimestres, parece que no están muy lejos de su plena capacidad productiva", dijo Sharples.

"Lo que podría ser una verdad un poco incómoda para Gazprom es que les ha resultado muy difícil satisfacer simultáneamente su demanda interna, reponer sus propias instalaciones de almacenamiento y cumplir sus compromisos de exportación a Europa", añadió.

Angela Merkel, por su parte, dijo que Rusia solo podía cumplir sus "compromisos contractuales", preguntándose si había habido suficientes pedidos de gas al país.

Las mayores empresas energéticas europeas confirmaron a Reuters que Gazprom también había cumplido sus contratos.

Sharples dijo que quizá no sepamos con certeza por qué Rusia no ha aprovechado todavía los altos precios europeos.

"La única forma de saberlo con certeza es si vemos que de repente sacan de su bolsillo trasero algún gas de reserva que no sabíamos que tenían en cuanto se apruebe la operación comercial del Nord Stream 2", dijo.

"Por el contrario, si cuando se apruebe y se ponga en marcha el Nord Stream 2, vemos que de repente el tránsito de gas a través de Ucrania cae a niveles muy bajos, eso podría ser un indicador de que Gazprom realmente no tiene nada de sobra y que en realidad el propósito del Nord Stream 2 es simplemente desplazar a Ucrania".