This content is not available in your region

La reina Isabel II supende sus actos oficiales durante dos semanas por consejo médico

Access to the comments Comentarios
Por Juan Carlos De Santos Pascual  con EFE
euronews_icons_loading
La reina Isabel II supende sus actos oficiales durante dos semanas por consejo médico
Derechos de autor  Frank Augstein/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved

La Reina de Inglaterra, Isabel II tendrá que descansar durante al menos dos semanas. Así se lo han aconsejado sus médicos. Tras acatar la recomendación la reina ha reducido su agenda.

Seguirá realizando tareas ligeras y de oficina durante este tiempo, incluyendo algunas audiencias virtuales. Según el Palacio de Buckingham no viajará al Festival de la Memoria el sábado 13 de noviembre.

"Su Majestad lamenta que esto significa que no podrá asistir al Festival de la Memoria el sábado 13 de noviembre", un homenaje anual a las Fuerzas Armadas en Londres, precisa la nota.

Sin embargo, el comunicado de palacio subraya que sigue siendo "la firme intención" de la soberana, de 95 años, acudir al servicio de al Memoria el domingo 14 de noviembre, cuando se depositan coronas en el Cenotafio en la avenida Whitehall.

Fuentes palaciegas han indicado que la monarca, que el pasado 12 de octubre fue vista por primera vez con un bastón en un acto público, mantiene un "buen ánimo" y el consejo médico se percibe como "una precaución sensata".

El martes, Buckingham ya anunció que Isabel II suspendía su asistencia a la cumbre del clima COP26, que comienza el domingo en Glasgow (Escocia), después de que los médicos le aconsejaran guardar descanso tras su paso por el hospital para ser examinada de una dolencia que no se ha especificado.

La soberana, que tenía previsto presidir el lunes una ceremonia de recepción de los líderes mundiales convocados a la reunión climática, trasladará un mensaje en un discurso grabado previamente en vídeo.

La recomendación facultativa de mantener el descanso le obligó ya a cancelar una visita programada a Irlanda del Norte, y se ha limitado desde entonces a llevar a cabo "tareas ligeras" en el castillo de Windsor, su residencia oficial a las afueras de Londres.

La pasada semana fue examinada en el hospital privado King Edward VII, en el centro londinense, el mismo en el que estuvo ingresado su marido, Felipe de Edimburgo, antes de fallecer el pasado mes de abril a los 99 años.