This content is not available in your region

El eterno amor de Josephine Baker y París

Access to the comments Comentarios
Por Euronews
euronews_icons_loading
El eterno amor de Josephine Baker y París
Derechos de autor  AP/1961 AP

Josephine Baker, símbolo de la liberación femenina, de la lucha contra el racismo y miembro de la Resistencia durante la ocupación nazi, ha dejado su huella en la historia de su país de adopción, Francia, que este martes le abre las puertas del Panteón.

De Broadway a los Campos Elíseos

Nacida en 1906 en Estados Unidos en el seno de una familia pobre de Missouri, Josephine Baker tuvo que enfrentarse a la segregación racial desde muy joven. La obligaron a casarse a los 13 años y dejó a su marido para probar suerte como bailarina en los cabarets de Broadway antes de cruzar el Atlántico, hasta París, donde se convirtió en una estrella.

Plátanos de goma como burla del símbolo colonialista

Josephine se incorporó a "La Revue nègre", un musical del Théâtre de Champs-Élysées. Su vitalidad y excentricidad, al ritmo del jazz, la hicieron famosa e imprescindible en el París de los locos años veinte, donde no dudó en utilizar tópicos coloniales.

En 1927, en el Teatro Folies Bergères, apareció en el escenario con un cinturón de plátanos goma, un collar de perlas y una pantera viva. Picasso dijo que tenía una sonrisa para terminar con todas las sonrisas.

Un compromiso con la resistencia y contra el nazismo

Conocida cantante y bailarina, Josephine Baker fue además una mujer comprometida contra el nazismo durante la guerra, se unió a la Resistencia y en 1963, marchó en Washington junto a Martin Luther King. Para demostrar que "sólo hay una raza humana", adoptó a 12 niños de diferentes orígenes y se instaló en un castillo de la Dordoña francesa.

Josephine Baker falleció el 12 de abril de 1975 a los 68 años en París, la ciudad que tanto amó.

El Panteón de hombres y mujeres ilustres

46 años después, Francia le rinde homenaje llevando su féretro al Panteón, donde están enterrados los grandes hombres ilustres como Victor Hugo, Jean Moulin, Émile Zola o Jean Jaurès. Después de Simone Veil y Marie Curie, Josephine Baker se convierte en la sexta mujer que entra en este lugar honorífico.

"La entrada en el Panteón es algo muy simbólico. La elección de quien entra se hace en torno al valor del compromiso. Quienes están aquí se comprometieron con los demás. No es sólo la excelencia de en un determinado ámbito, sino su compromiso, explica David Madec, administrador del Panteón.

La voz de Josephine Baker y la Marsellesa resonarán el martes a las 17 horas durante una ceremonia en presencia del presidente, Emmanuel Macron antes de la instalación del féretro en el sótano del Panteón.

Fuentes adicionales • Escarlata Sánchez (Texto y locución en español)