This content is not available in your region

Marchas en Chile ante la falta de apoyo en los sondeos a la nueva Constitución

Access to the comments Comentarios
Por Juan Carlos De Santos Pascual  con EFE
euronews_icons_loading
Movilización a favor de la nueva Constitución en Chile
Movilización a favor de la nueva Constitución en Chile   -   Derechos de autor  Esteban Felix/The Associated Press

Miles de personas salen a las calles a favor y en contra de la nueva Constitución en Chile. A dos semanas de que se vote en un referendum los últimos sondeos revelan que se mantiene la tendencia a rechazar la propuesta.

Consagraría derechos como la salud pública y universal, educación gratuita, mejores pensiones y acceso a la vivienda y al agua. Pero el derecho a la interrupción voluntaria del embarazo o el carácter plurinacional del Estado generan controversia. 

El sondeo Pulso Ciudadano, de Criteria, mostró que un 45,8 % rechazaría el nuevo texto, mientras que un 32,9 % se inclinaría por aprobarlo.

Además, el sondeo estima que un 64,1 % del padrón electoral asistiría a las urnas y que habría un 15,7 % de indecisos, un 2,5 % que votaría nulo o en blanco y un 3,1 % que no iría a las urnas.

Por su parte, la encuesta Plaza Pública, de Cadem, señaló que habría un 17 % de los encuestas y que el "Rechazo" se impondría con un 46 %, frente al "Apruebo" con un 37 %.

Más de 15 millones de chilenos están llamados a las urnas el 4 de septiembre para decidir si desean aprobar la nueva Constitución o mantener la actual, heredada de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) y reformada parcialmente en democracia.

Esta vez el voto es obligatorio, a diferencia del plebiscito de octubre de 2020, cuando el voto era voluntario y ganó por casi un 80 % la opción de redactar una nueva constitución con más de la mitad del padrón electoral.

Los analistas advierten que hay una bolsa de electores impredecible, que no acude a las urnas desde 2012, cuando el sufragio se hizo voluntario.

La derecha y parte de la centro izquierda votará en contra al encontrar el nuevo texto "radical", mientras que la izquierda está haciendo campaña a favor del "Apruebo", aunque se ha comprometido a alcanzar un gran pacto para reformar los aspectos más conflictivos.