Argelia | Ambiciosos planes de construcción de plantas y de presas para combatir las sequías

Por Cyril Fourneris  & Euronews
Argelia | Ambiciosos planes de construcción de plantas y de presas para combatir las sequías

Argelia atraviesa un gran reto con respecto a la gestión del agua; esto debido a la necesidad de agua potable y a las crecientes sequias. Ante esta situación, el país confía en sus plantas desalinizadoras y en las presas.

Kef Eddir, en la región de Tipaza, hace parte de las 81 grandes presas, en las que se aumentará la capacidad de almacenamiento a 9.000 millones de metros cúbicos.Están previstas, además, otras decenas de presas, en un país que acaba de vivir tres de los veranos más secos de su historia.

"El almacenamiento interanual de agua nos permitirá satisfacer, en primer lugar, las necesidades de abastecimiento de agua potable de la población y el desarrollo de la agricultura, y por tanto la seguridad alimentaria. También utilizamos el agua para fines industriales", explica Nadie Ouchar, directora central de la Agencia Nacional de Presas y Trasvases. 

La interconectividad entre municipios

Esta presa de Tipaza tiene un papel estratégico. Si se riegan las llanuras agrícolas aguas abajo, el objetivo sería abastecer de agua potable a tres localidades: Tipaza y sus vecinas Ain Defla y Chlef.

Se está llevando a cabo un ambicioso proyecto de traspaso de agua para conectar este embalse con los distintos municipios.

"La interconectividad es importante para el equilibrio regional, para la equidad en el suministro de agua potable y para la solidaridad entre las distintas regiones”, expresa Ouchar. 

Esta solidaridad podría permitir que algún día este lago pueda abastecer a la gran zona de Argel, a unos 150 kilómetros.

La primera etapa de las obras de abastecimiento consiste en las tuberías, las estaciones de bombeo y los depósitos que se extienden a decenas de kilómetros hacia la capital de la región, Tipaza.

Se espera que alrededor de medio millón de personas se beneficien con este proyecto regional, cuyo corazón es una vertiginosa torre y su centro de mando.

Euronews
Torre de captaciónEuronews

"La torre de captación tiene 94 metros de altura, que es más o menos la misma que la presa. Quienes intervienen son considerados como la herramienta nacional. Estoy muy orgulloso de participar en la construcción de esta presa”, expresa Mjadi Bencherkhi, jefe de proyecto de la Agencia Nacional de Presas y Transferencias. 

¿Y qué pasa en el desierto?

En el árido sur del país, sin embargo, no hay presas. Aunque el Sáhara tiene algunas de las mayores reservas subterráneas del mundo.

Los habitantes de Tamanrasset, la gran ciudad del Hoggar, dependen de las aguas perforadas bajo la arena de la localidad vecina, luego de una travesía de 700 km a través del desierto.

"Tamanrasset es abastecida por la ciudad de In Salah mediante 24 pozos de sondeo. Tenemos seis estaciones de bombeo que conducen al depósito terminal”, cuenta Mohamed Belouafi, jefe del departamento de recursos hídricos de Tamanrasset. 

El agua se transporta luego a instalaciones de almacenamiento repartidas por esta ciudad en rápida expansión.

"Por el momento, el suministro es sólo para la ciudad principal de la Wilaya, pero tenemos planes para abastecer a otras comunas”, agrega Belouafi. 

El proceso en las regiones costeras

En las pobladas regiones costeras para evitar la escasez de agua, se da prioridad a las plantas desalinizadoras de agua de mar.

Estas suministran el 17 % de las necesidades nacionales de agua potable, y se espera alcanzar el 60 % en 2030 con las nuevas estaciones.

La planta de Bateau Cassé se puso en servicio en un tiempo récord como parte de un plan de emergencia; su construcción se realizó en solo seis meses. 

Euronews
La planta de Bateau CasséEuronews

"Las obras comenzaron en octubre, entregamos la planta y empezamos con la producción el 20 de marzo, a plena capacidad: 10.000 m3 diarios. En vista del problema hídrico, lo dimos todo para ponerlo en servicio lo antes posible", cuenta Sami Ghezala, director de proyectos de la Empresa de Energía de Argelia. 

"Esta estación produce el equivalente a 10 millones de litros al día. Si consideramos que un ciudadano consume 100 litros al día, entonces se puede decir que podrá cubrir las necesidades de 100.000 habitantes”, agrega Ghezala. 

El agua se extrae a un kilómetro de la costa, y a continuación, se somete a varios procesos de purificación, incluido el proceso de ósmosis inversa, antes de ser mineralizado. Esta tecnología podría desplegarse en todo el litoral argelino.

"Con el lanzamiento del ambicioso programa del Estado, para la construcción de cinco nuevas plantas desalinizadoras de agua de mar y el programa que se pondrá en marcha a finales de 2030, podemos decir que los argelinos ya no dependerán de las condiciones meteorológicas y de los índices de llenado de las presas. Esto se podrá dirigir, posteriormente, hacia otros sectores”, explica Sofiane Zamiche, director de desarrollo e ingeniería de la Empresa de Energía de Argelia.

Con el fin de racionalizar este precioso recurso, una de las prioridades es hacer todo lo posible para reciclarlo.

Fuentes adicionales • Angélica Parra H. (Traducción y redacción en español)