El papa Francisco inicia una visita de tres días a Hungría marcada por la guerra de Ucrania

El papa Francisco, a su llegada a Budapest
El papa Francisco, a su llegada a Budapest Derechos de autor ATTILA KISBENEDEK/AFP or licensors
Derechos de autor ATTILA KISBENEDEK/AFP or licensors
Por Euronews en español con EFE
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Con una población de casi 10 millones de habitantes, Hungría es un país mayoritariamente católico, con el 61 % de la población profesando esta religión

PUBLICIDAD

Con el gesto aún algo cansado, y apoyado en un bastón, el papa Francisco inició este viernes suvisita de tres días a Budapest para explicar al Gobierno y al pueblo húngaros su visión del futuro de Europa.

Se trata de un viaje espiritual que, en verdad, difícilmente puede separarse de su contenido político. Se espera que el conflicto en Ucrania sea uno de los temas principales a abordar durante su visita.

Francisco se reunió con el primer ministro húngaro, Viktor Orbán, que, de manera algo similar a la del pontífice, aboga por la paz en Ucrania sin tener que cortar lazos con Moscú. Ambos mantienen sin embargo posturas radicalmente distintas en cuestiones como la inmigración. 

Y es que si bien es cierto que a lo largo de los últimos meses el Gobierno húngaro ha acogido a cientos de miles de refugiados ucranianos, Orbán mantiene igualmente una política de puño duro contra la migración procedente de otros países que llegan a sus fronteras por la ruta balcánica.

Acoge con benevolencia a los forasteros y hónralos de manera que prefieran estar contigo y no en otro lugar
Francisco, citando a Esteban I, rey de Hungría

El papa abordó en su primer discurso este tema tras reunirse en el palacio Sandor, sede de la presidencia, tanto con la presidenta húngara, Katalin Novák, como con el propio Orbán: "Te recomiendo que acojas con benevolencia a los forasteros y los honres de manera que prefieran estar contigo y no en otro lugar", recordó Francisco mencionando las palabras de San Esteban, rey de Hungría y encargado de introducir el cristianismo en el país.

Con una población de casi 10 millones de habitantes, Hungría es un país mayoritariamente católico (el 61% de la población), con estrechos vínculos con Rusia.

Durante la visita de tres días, Francisco permanecerá siempre en Budapest, debido a su delicado estado de salud. Este sábado tiene previsto en la Iglesia de Santa Isabel con un grupo de migrantes ucranianos, pero también procedentes de África y Asia.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

El Papa insta a Hungría a abrir sus puertas

Los recuerdos desconocidos del Holocausto: Hungría inaugura una nueva exposición de 30 artistas

La oposición a Orbán reclama elecciones anticipadas en Hungría