¿Cómo se percibe el movimiento social de Francia en Europa?

Le mouvement social est largement couvert par la presse en Europe
Le mouvement social est largement couvert par la presse en Europe Derechos de autor Euronews
Por Julie Van Ossel
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

Entrevistamos a europeos y rastreamos la prensa para saber cómo se percibe el movimiento de protesta en Francia.

PUBLICIDAD

"¿No están locos estos galos?", titulaba el 29 de marzo el periódico belga Le Soir, mientras que unos días antes el diario británico The Guardian saludaba la "lucha sagrada" de los franceses y en Italia la gente se preguntaba "¿Por qué los italianos no salen a la calle como en Francia?

La fuerte movilización de los franceses contra la reforma de las pensiones ha sido muy mediatizada y está provocando fuertes reacciones en los vecinos europeos. Cinco años después de la crisis de los Chalecos Amarillos, que también fascinó a la prensa extranjera, los europeos siguen de cerca lo que ocurre en Francia y cada país se ha formado una opinión en función de su propia situación.

Para comprender cómo se percibe el movimiento social francés en el resto de Europa, hemos entrevistado a periodistas europeos y diseccionado la prensa.

"¿No están locos estos galos?"

"¿No están locos para paralizar su país, dejar que su capital quede sepultada bajo los residuos y manifestarse continuamente, mientras su gobierno sólo pretende elevar la edad legal de jubilación de 62 a... 64 años?". El periódico belga Le Soir calificó con ironía la lucha de los franceses contra la reforma de las pensiones, llamándoles "galos irreductibles", en referencia a las aventuras del famoso Astérix. 

A muchos de los vecinos del norte de Europa les sorprende el enfado de quienes tienen la suerte de jubilarse a los 64 años, cuando la edad legal en Bélgica es actualmente de 65 años y aumentará a 67 en 2030. En efecto, los franceses estarían entre los europeos que se jubilan antes, como explicaba Euronews en este artículo.

Al otro lado del Rin, los alemanes también tienen dificultades para entender a los franceses, que también están mejor que ellos. Porque en Alemania no sólo se jubilan más tarde, sino que reciben menos dinero: 1.100 euros de pensión frente a 1.400 euros netos en Francia, según el Ministerio de Solidaridad. 

"Desde hace varios años se debate incluso sobre la viabilidad financiera del sistema de pensiones, y las empresas presionan para que se aumente la edad de 67 a 68 años. Sin embargo, hasta la fecha, nadie ha salido a la calle", explica un periodista del servicio alemán de Euronews. 

Y aunque la revista Der Spiegel denunciara el 16 de marzo el paso forzado del Gobierno, gracias al artículo 49.3 de la Constitución, con el titular "Macron quiere aprobar su reforma sin votación", al otro lado del Rin se percibe a Francia como "casi irreformable" y a los franceses como "resistentes al cambio". Sin embargo, en otros lugares del continente, la protesta francesa bien podría ser una fuente de inspiración.

"Protestar como los franceses"

"Es hora de protestar contra el Gobierno británico como los franceses", decía hace unas semanas el diario escocés The National, mientras que el inglés The Telegraph afirmaba: "En materia de pensiones, deberíamos parecernos más a los franceses".

Desde hace varios meses, el Reino Unido también se ve sacudido por una oleada de protestas descrita como "la mayor que ha visto el Reino Unido en décadas". El 1 de febrero, medio millón de trabajadores de todos los sectores se declararon en huelga para protestar contra el coste de la vida y exigir salarios más altos, cerrando escuelas e interrumpiendo el transporte. Algo inaudito en Reino Unido, mientras que en Francia manifestarse es casi una tradición, según el diario escocés The National. Un hábito tan arraigado en la cultura política del país que "los gobiernos franceses esperan que los ciudadanos protesten y los ciudadanos franceses no dudan en expresar su decepción en las calles". 

Esta movilización masiva también impresiona a The Guardian, que saluda "la sagrada lucha de los franceses, que están enviando un mensaje contundente al resto de Europa", e incluso describe los recientes estallidos como "el arte de la protesta francesa".

Este mensaje fue bien recibido en Bucarest, donde en los últimos meses los rumanos han salido repetidamente a la calle para luchar contra la corrupción, pero también para defender la causa de los agricultores amenazados por la inyección de cereales ucranianos desde la guerra. En Europa del Este, se sigue de cerca la situación francesa, en particular la capacidad de movilización de la población. "La protesta en Francia sirve a menudo de ejemplo a los rumanos para organizar sus propias luchas y animar a otros huelguistas a unirse a las filas", explica Andra Diaconescu, redactora de Euronews Rumanía.

"El sentimiento predominante en Bulgaria es la simpatía"

En la vecina Bulgaria, la polémica suscitada en Francia sobre el aumento de la edad de jubilación de 62 a 64 años es lo que más está llamando la atención, porque se hace eco de la situación de la población. En efecto, la legislación del país prevé igualar la edad de jubilación, actualmente de 62 años para las mujeres y 64 para los hombres, a 65 años para todos en 2037. "El sentimiento que prevalece aquí es de simpatía. En general, los búlgaros apoyan a los manifestantes franceses y su voluntad de defender sus derechos, aunque, por supuesto, denuncian la violencia", afirma Marina Stoimenova, redactora jefe de Euronews Bulgaria.

Las imágenes de enfrentamientos entre policías y manifestantes han conmocionado a muchos europeos, especialmente a los portugueses, como explicaba el 3 de abril el periódico Diário de Notícias. "Estos actos de vandalismo nunca ayudan a la lucha e incluso perjudican la imagen del movimiento". Tales escenas de violencia son imposibles en Portugal, según el diario, que compara la cólera de los franceses con la de los portugueses, que también se manifiestan desde hace varios meses para denunciar el aumento del coste de la vida.

Pero si el conflicto social francés está muy mediatizado en Europa, la protesta portuguesa lo está mucho menos. Según el Diario de Noticias, una de las razones es la militancia francesa y la capacidad de los sindicatos para convencer, movilizar y hacer así que el movimiento perdure. Una tenacidad que también se nota en Italia, donde la población tiene los ojos clavados en el conflicto social francés.

"¿Por qué los italianos no toman las calles como en Francia?"

"¿Pero por qué no nos pasa a nosotros?", se pregunta un periodista de Il Fatto Quotidiano. "Aquí, cuando en 2011 se elevó la edad de jubilación a 67 años, la huelga duró cuatro horas", explica. La respuesta puede estar en el pasado de Italia, un país marcado por años de terrorismo que ya no se atreve a aventurarse en el terreno de la protesta. 

Y entonces, "¿qué sentido tiene, dada la inestabilidad política y la rapidez con que los gobiernos van y vienen?", se pregunta un periodista del diario Today Italy. Sobre todo porque los italianos, explica, rara vez han ganado la batalla, a diferencia de los franceses, que sí la han ganado en varias ocasiones. 

En 1995, por ejemplo, una primera reforma de las pensiones fue retirada por el gobierno de Alain Juppé bajo la presión de las manifestaciones. En 2006, la movilización empujó a Jacques Chirac a renunciar a aplicar el contrato de primer empleo (CPE).

PUBLICIDAD

Pero algunos italianos ya no se contentan con mirar a los franceses y también salieron a la calle el 23 de marzo para apoyar a sus vecinos. En Roma, frente a la embajada de Francia y ante los consulados de varias ciudades italianas, se celebraron manifestaciones convocadas por la Unión Sindical de Base italiana (Unione Sindacale di Base). Volverán a salir a la calle este 1 de mayo, como los franceses, pero esta vez para manifestarse contra el gobierno de Giorgia Meloni y defender a los trabajadores italianos.

Periodista • Julie Van Ossel

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Francia | Los líderes sindicales "se niegan a pasar página" en la reforma de las pensiones

Macron rinde homenaje a Jean Moulin, con un fondo de protestas contra la reforma de las pensiones

Unidad en la oposición a la reforma de las pensiones y violencia en el Primero de Mayo en Francia