EventsEventosPodcasts
Loader

Encuéntranos

PUBLICIDAD

Euroviews. ¿Cumplirá el Parlamento Europeo sus promesas y protegerá a los periodistas?

Una mujer graba en vídeo una sesión en el Parlamento Europeo en Estrasburgo, abril de 2014
Una mujer graba en vídeo una sesión en el Parlamento Europeo en Estrasburgo, abril de 2014 Derechos de autor AP Photo/Euronews
Derechos de autor AP Photo/Euronews
Por Sebastian Becker, Chloé Berthélémy and Shubham Kaushik, EDRi
Publicado
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no representan de ninguna manera la posición editorial de Euronews.
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Sebastian Becker, Chloé Berthélémy y Shubham Kaushik escriben: "En una sociedad democrática, en la que confiamos en que los periodistas actúen como guardianes públicos, no podemos dejar que se preocupen por convertirse en blanco del espionaje autorizado por el gobierno.

PUBLICIDAD

La Unión Europea se considera un bastión de la democracia y los derechos fundamentales. Los periodistas y la libertad de los medios de comunicación son la base de estos principios.

Pero un nuevo reglamento -que pretende proteger estos mismos valores- podría quedarse corto si el Parlamento Europeo se niega a cumplir sus promesas.

La Ley Europea de Libertad de los Medios de Comunicación (EMFA, por sus siglas en inglés) se propuso en 2022 para proteger a periodistas y proveedores de medios y servir de impulso al fortalecimiento de la democracia en la UE.

Se convertirá en la primera ley de la historia con normas vinculantes sobre el uso de tecnologías de vigilancia por parte de los gobiernos europeos contra los periodistas.

El Parlamento Europeo debatirá este martes la normativa para adoptar la nueva ley.

Los programas espía perjudican a los periodistas y a nuestra democracia

Los perjuicios de los programas espía son bien conocidos y están documentados. En 2021, supimos de los más de 180 periodistas de 20 países, entre ellos Hungría, España y Francia, cuyos teléfonos fueron infectados por el programa espía Pegasus, a menudo por los gobiernos de sus propios países.

Quedó inmensamente claro que el spyware permite a los gobiernos obtener acceso ilimitado y sin control a las comunicaciones de una persona, sus fotos íntimas, sus contactos personales y sus datos de comportamiento en línea, todo ello sin el conocimiento de la víctima.

En un mundo en el que estas peligrosas herramientas de piratería pueden adquirirse tan fácilmente en el mercado y desplegarse por los gobiernos sin apenas control, casi no quedan espacios en línea en los que los periodistas puedan sentirse seguros y garantizar la confidencialidad de sus fuentes.
Martin Meissner/AP
The icons of Facebook and WhatsApp are seen on an iPhone in Gelsenkirchen, 2018Martin Meissner/AP

Y lo que es peor, los programas espía pueden saltarse todas las medidas de seguridad digital en las que confían los periodistas -incluida la encriptación- y convertir un teléfono en un dispositivo de espionaje en tiempo real.

En un mundo en el que estas peligrosas herramientas de piratería pueden adquirirse tan fácilmente en el mercado y desplegarse por los gobiernos sin apenas control, casi no quedan espacios en Internet en los que los periodistas puedan sentirse seguros y garantizar la confidencialidad de sus fuentes.

La necesidad de prohibir totalmente los programas espía en cualquier ley que pretenda proteger a los periodistas es indiscutible.

Los gobiernos de la UE utilizan la "seguridad nacional" como carta blanca

Pero a algunos Estados miembros de la UE no les parece bien que se siga abusando de los programas espía.

Durante los debates legislativos, Francia exigió que se permitiera a los países de la UE obligar a revelar fuentes, arrestar, detener, poner bajo vigilancia e incluso desplegar programas espía contra periodistas por razones de "seguridad nacional".

AP Photo/Lewis Joly
El presidente egipcio Abdel Fattah el-Sissi llega a la sesión de clausura de la Cumbre del Nuevo Pacto Financiero Mundial en París, en junio de 2023AP Photo/Lewis Joly

Se ha demostrado una y otra vez cómo los países de la UE abusan de esta noción de seguridad nacional para imponer a sus ciudadanos una vigilancia masiva u otras medidas represivas excepcionales.

Basta con preguntar a Ariane Lavrilleux, periodista francesa detenida en Francia en septiembre de 2023.

La comunicadora reveló la responsabilidad de Francia en los crímenes cometidos por la dictadura de Abdel Fattah el-Sisi en Egipto a través de su investigación en 2021.

En nombre de la "seguridad nacional", Ariane fue detenida mientras se registraba su apartamento y se incautaban todos sus dispositivos electrónicos.

Su experiencia tendrá un grave efecto amedrentador sobre el periodismo de investigación.

Necesitamos que la UE garantice un entorno mediático libre de vigilancia

En una sociedad democrática, en la que confiamos en los periodistas para que actúen como vigilantes públicos, no podemos permitir que se preocupen por convertirse en blanco del espionaje autorizado por el gobierno.

PUBLICIDAD

Los periodistas también necesitan poder garantizar la plena confidencialidad de sus fuentes para asegurar la difusión de información fidedigna y de interés público.

Cuentan con herramientas como la encriptación para garantizar unas comunicaciones seguras y privadas. Beatriz Ramalho Da Silva, periodista de investigación de Lighthouse Reports, explicó a European Digital Rights que la encriptación de extremo a extremo garantiza la seguridad de las fuentes, colaboradores y socios de los periodistas cuyo trabajo les pone en peligro por parte de sus gobiernos. Si sus comunicaciones fueran interceptadas, la vida de las personas correría peligro.

El periodismo responsable y de interés público no puede existir en un entorno en el que se cierne la amenaza de que el gobierno te espíe a través de tu teléfono.
AP Photo/Olivier Matthys
El primer ministro de Luxemburgo, Xavier Bettel, y el presidente de Francia, Emmanuel Macron, hablan con los medios a su llegada a una cumbre de la UE, en octubre de 2022.AP Photo/Olivier Matthys

Todo esto se ve obstaculizado cuando los gobiernos u otros actores malintencionados invaden los teléfonos y dispositivos de los periodistas para acceder a sus fuentes y a su estrategia editorial.

El periodismo responsable y de interés público no puede existir en un entorno en el que se cierne la amenaza de que el gobierno te espíe a través de tu teléfono.

La próxima semana, el Parlamento Europeo tiene la oportunidad de garantizar que los periodistas no tengan que volver a pasar por esta situación. Pero, ¿aprovecharán los eurodiputados esta oportunidad?

PUBLICIDAD

¿Se interpondrá el "pragmatismo" de la UE en el camino de la protección de nuestros periodistas?

Ante la claridad de las graves consecuencias de la utilización de programas espía contra los periodistas, cabe preguntarse por qué el Parlamento Europeo se abstiene de adoptar una postura firme.

Existe la posibilidad de que los eurodiputados suavicen preventivamente su postura porque están preocupados por la dura batalla que le espera a la EMFA en las negociaciones interinstitucionales.

Nosotros, los ciudadanos, merecemos un periodismo digno de confianza, y los periodistas -que se verán perjudicados cuando los programas espía invadan sus teléfonos y pongan en peligro sus vidas y su sustento- merecen poder hacer su trabajo.
AP Photo/Francisco Seco
Una persona limpia una sala del Parlamento Europeo en Bruselas, en septiembre de 2020.AP Photo/Francisco Seco

El Consejo de la Unión Europea, integrado por todos los Estados miembros de la UE, luchará con uñas y dientes contra cualquier limitación -por razonable que sea- de sus competencias en materia de "seguridad nacional".

El Consejo de la UE ya ha acordado dar "vía libre" a la policía nacional y a las fuerzas del orden para el uso de programas espía en lo que se refiere a esta cuestión.

El Parlamento Europeo es la única institución de la UE elegida directamente por los ciudadanos. En lugar de preocuparse por cómo será percibida su posición por los Estados miembros, deberían reflexionar sobre su responsabilidad ante nosotros.

PUBLICIDAD

¿Pragmatismo como excusa?

Nosotros, los ciudadanos, merecemos un periodismo digno de confianza, y los periodistas -que se verán perjudicados cuando los programas espía invadan sus teléfonos y pongan en peligro sus vidas y su sustento- merecen poder hacer su trabajo.

Los periodistas, la sociedad civil y las asociaciones de medios de comunicación se han unido en varias ocasiones para dar la voz de alarma sobre este asunto. Pero nos han dicho que una prohibición total de esta nefasta tecnología no es pragmática.

Esperamos que ser "pragmático" no se convierta en una excusa para que el Parlamento Europeo no haga todo lo posible para evitar un daño real y grave a los periodistas.

La semana que viene tienen la oportunidad de defender sus propias convicciones, a los periodistas y la salud de la democracia de la UE.

Si no lo hacen, estarán poniendo en peligro los derechos de los periodistas que arriesgan su vida para decir la verdad al poder.

PUBLICIDAD

Sebastian Becker es asesor político, Chloé Berthélémy es asesora política y Shubham Kaushik es responsable de comunicación y medios en European Digital Rights (EDRi).

En Euronews, creemos que todas las opiniones importan. Póngase en contacto con nosotros en view@euronews.com para enviarnos propuestas o propuestas y formar parte de la conversación.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Giorgia Meloni podría hacerse con una cartera clave en la Comisión Europea

El abstencionismo podría ser el verdadero protagonista de las elecciones europeas

Semana Europea: Bajada de tipos de interés y retos alimentarios