Los ucranianos huyen de las zonas ocupadas a través de la peligrosa línea del frente

Mujeres cargan su equipaje después de tomar un viaje en autobús después de cruzar la frontera con Rusia en la región de Sumy en Ucrania, el miércoles 22 de noviembre de 2023.
Mujeres cargan su equipaje después de tomar un viaje en autobús después de cruzar la frontera con Rusia en la región de Sumy en Ucrania, el miércoles 22 de noviembre de 2023. Derechos de autor Hanna Arhirova/Copyright 2023 The AP. All rights reserved.
Por Euronews con AP
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

En medio de una guerra brutal con Rusia, algunos ucranianos desplazados por el conflicto intentan volver a sus hogares a través de la peligrosa línea del frente, mientras otros simplemente buscan salir cuanto antes de las zonas ocupadas a través de un punto de cruce no oficial.

PUBLICIDAD

Miles de personas han regresado a Ucrania desde territorios controlados por Rusia a través de un punto de cruce no oficial entre los dos países en medio de una guerra brutal. 

Aquellos ucranianos que optan por esta ruta caminan a lo largo de un corredor de unos dos kilómetros a lo largo de la línea del frente de combate, una tierra abandonada que los ucranianos llaman la “zona gris” y que está situadaentre la región rusa de Bélgorod y la región ucraniana de Sumy.

La gente ha huido de numerosas regiones ocupadas por Rusia, desde Zaporiyia y Jersón en el sureste hasta Donetsk y Lugansk en el noreste hasta Crimea, la península del sur que Rusia anexó en 2014.

Algunos viajan con niños o padres ancianos y cuando llegan a Sumy, están exhaustos y apenas encuentran fuerzas para cargar las pocas pertenencias que pudieron agarrar antes de huir. 

Es allí donde los voluntarios ucranianos les dan la bienvenida, proporcionándoles comida y transporte gratuito (normalmente en tren o autobús) a la capital, Kiev, y a muchos otros lugares en el país.

Un refugio de voluntarios

Kateryna Arisoi es la directora de la organización no gubernamental Pluriton, que administra un refugio con personal voluntario en el lado del corredor controlado por Ucrania.

Más de 15.500 personas han pasado por el refugio desde que abrió en marzo, dijo Arisoi, que también huyó de su casa en la ciudad oriental de Bajmut después de que fuera reducida a escombros y tomada por las fuerzas militares rusas en mayo. "También lo perdí todo... Sé cómo se siente cuando pierdes tu hogar, tu vida, tu estatus, cuando te vuelves a empezar de cero", dijo.

Con la caída de las temperaturas por la llegada del invierno, un promedio de 80 a 120 personas han regresado a sus hogares cada día. Arisoi dice que para algunos, el corredor es parte de una ruta larga y tortuosa que deben seguir para viajar a las zonas no ocupadas de su provincia que en realidad no están tan lejos.

Sin embargo, como no pueden cruzar las líneas del frente que dividen esas áreas, el viaje, que antes sólo duraba unas pocas horas, ahora dura más de un día. 

Familias desplazadas

Halyna Sidorova, de 73 años, abandonó hace años la ciudad de Zaporiyia, donde siguen viviendo sus hijos y su nieto, para cuidar de su madre que vivía en otra zona de la provincia. Con el comienzo de la guerra, las dos zonas se han dividido por la línea del frente.

Poco antes de la muerte de su madre, de 93 años, le dijo que se quedaría para despedirse y luego regresaría a su casa en la capital provincial. Cuando llegó el momento de irse, Sidorova empacó sus cosas en silencio, cogió su bastón y se embarcó en el desafiante viaje de regreso a la ciudad de Zaporiyia. No se lo contó a nadie en el pueblo.

A lo largo de la difícil caminata, Sidorova encontró consuelo en su fé, lo que la ayudó a mantener el ánimo. 

Cuando la gente llega al refugio, intercambian sombrías historias de la vida bajo la ocupación rusa. Muchos tienen miedo a las represalías y sólo aceptaron hablar con los medios de comunicación bajo condición de anonimato.

Los civiles en los territorios ocupados se enfrentan a detencionespor hablar ucraniano o por factores que están fuera de su control, como ser un hombre joven, según docenas de personas que la agencia 'The Associated Press' (AP) entrevistó durante varios meses.

10.000 personas detenidas

Miles de personas están recluidas sin cargos en prisiones rusas y zonas de los territorios ocupados, según las conclusiones de la investigación de AP. El Gobierno de Ucrania estima que el número de civiles detenidos es de unos 10.000.

Lo que incita a muchos a huir son las nuevas leyes que exigen que los residentes de las zonas ocupadas adquieran la ciudadanía rusa antes de julio de 2024, según un informe publicado por el Laboratorio de Investigación Humanitaria de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Yale.

Si no lo hacen, podrán detenerles o enviarles a zonas remotas de Rusia, dijo el director ejecutivo del laboratorio, Nathaniel Raymond. En el refugio, quienes lograron evitar que se les expidiera el pasaporte ruso hablan con evidente orgullo. 

Nadie habla en voz alta sobre recibir uno.

Fuentes adicionales • Christina Thykjaer (Voz en off)

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Rusia ataca Kiev con misiles balísticos dejando medio centenar de heridos

EURONEWS HOY | Las noticias del lunes 11 de diciembre de 2023

Mapas de la guerra: Rusia podría estar preparando una gran ofensiva en Ucrania de cara al verano