EventsEventosPodcasts
Loader

Encuéntranos

PUBLICIDAD

Portugal conmemora el 50 aniversario de la Revolución de los Claveles que instauró la democracia

Recreación de los movimientos de tropas de hace cincuenta años, como parte de las celebraciones en Lisboa este jueves de la Revolución de los Claveles.
Recreación de los movimientos de tropas de hace cincuenta años, como parte de las celebraciones en Lisboa este jueves de la Revolución de los Claveles. Derechos de autor Ana Brigida/AP
Derechos de autor Ana Brigida/AP
Por Euronews con AP
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Los vehículos militares y los claveles rojos regresaron este jueves a las calles y plazas del centro de Lisboa mientras Portugal recreaba momentos dramáticos del golpe militar que llevó la democracia al país hace 50 años.

PUBLICIDAD

Decenas de miles de personas asistieron a las celebraciones de la llamada Revolución de los Claveles, que puso fin a una asfixiante dictadura de cuatro décadas establecida por Antonio Salazar

El hito también allanó el camino para la entrada de Portugal en 1986 a la Unión Europea, entonces llamada Comunidad Económica Europea.

En ese momento, la agitación y la incertidumbre política en Portugal, miembro de la OTAN, causaron alarma en las capitales occidentales cuando el Partido Comunista Portugués parecía dispuesto a tomar el poder. Los partidos moderados, sin embargo, ganaron en las urnas.

El presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, y el primer ministro, Luís Montenegro, presidieron el colorido desfile de tropas y vehículos blindados, con muchos espectadores sosteniendo claveles rojos, símbolo de la revolución. Entre las escenas que deparó la jornada, se pudo ver a un niño encima de un vehículo blindado sosteniendo un clavel.

Los claveles rojos abundaban en las tiendas portuguesas y en los puestos callejeros en la primavera de 1974 y la gente los clavaba en los cañones de las armas de los insurrectos.

La revolución se vio espoleada por la frustración ante las largas guerras coloniales

Durante el día, tropas y vehículos blindados entraron en una plaza del centro como parte de una recreación de una de las primeras etapas del levantamiento, cuando las unidades tomaron posiciones planificadas en lugares clave de la capital.

Los soldados también recrearon la convergencia de los insurrectos en una guarnición paramilitar en una plaza salpicada de jacarandas llamada Largo do Carmo. Allí se refugió Marcelo Caetano, el entonces líder portugués, y fue rodeado por tropas y civiles jubilosos antes de rendirse.

Decenas de miles de personas se reunieron para la marcha anual por la tarde a lo largo de la calle principal de la ciudad, la Avenida da Liberdade (Avenida de la Libertad, en español).

La frustración latente por las prolongadas guerras coloniales contra los movimientos independentistas en África estimuló la revuelta de los oficiales subalternos, que logró derrocar la dictadura en unas 24 horas, con solo cinco muertes.

Salazar, que murió en 1970, se aferró a las colonias africanas mucho después de que otras potencias europeas se retiraran del continente y se resistió a modernizar su país en medio de los cambios culturales de Europa en los años 1960.

El Gobierno de Salazar duró aproximadamente el mismo período que el del general Francisco Franco en la vecina España, aunque su período en el poder fue mucho menos sangriento.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Portugal: ¿Se mantienen los valores de la revolución 50 años después?

50 años del 25 de abril: ¿Qué queda por hacer con la 'revolución de los claveles'?

El Gobierno de Portugal inicia una legislatura que la extrema derecha aspira a condicionar