El mercado inmobiliario británico registra la primera caída anual de precios en más de una década

El mercado inmobiliario británico experimenta su primera caída anual de precios desde 2012
El mercado inmobiliario británico experimenta su primera caída anual de precios desde 2012 Derechos de autor ENNIO LEANZA/KEYSTONE/AP
Por Daniel Harper
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

El mercado inmobiliario británico experimenta su primer descenso anual de precios desde 2012, al repuntar la demanda de compradores, pero una posible subida de impuestos podría alejarlos.

PUBLICIDAD

Después de muchos años, este podría ser el momento de replantearse cualquier posibilidad de inversión en el sector inmobiliario, ya que los precios de la vivienda en el Reino Unido han experimentado su primer descenso anual desde hace más de una década, según la inmobiliaria británica Zoopla.

Esta caída de los precios es sólo un síntoma de un panorama inmobiliario complejo, en el que influyen diversos factores económicos y la confianza de los consumidores.

Los tipos altos pasan factura

Un factor importante que atrae a los compradores es el mayor nivel de descuentos en el precio de la vivienda registrado en cuatro años. Las viviendas se están vendiendo con un descuento medio del 4,2%, equivalente a 12.125 libras (14.020 euros) por debajo del precio de venta. Este fenómeno de descuento se ha intensificado aún más por los recientes aumentos de los tipos hipotecarios, que han empujado a los compradores potenciales a buscar ofertas favorables.

En este entorno, se ha producido un notable aumento del endeudamiento hipotecario neto de los residentes en el Reino Unido, que alcanzó los 1.200 millones de libras (1.380 millones de euros) en agosto. Este repunte representa el cuarto aumento mensual consecutivo y el nivel más alto desde enero de 2023. A pesar de los retos, los compradores siguen entrando en el mercado.

La aprobación neta para la compra de viviendas en el Reino Unido, a menudo considerada como un vaticinio de las tendencias futuras de los préstamos, cayó a 45,4 mil en agosto de 2023, marcando el nivel más bajo desde febrero. Este descenso puede atribuirse al agresivo endurecimiento de la política monetaria del Banco de Inglaterra, que ha afectado a la actividad inmobiliaria.

La rehipotecación, incluyendo sólo aquellas con diferentes prestamistas, también se desplomó a 25.000 libras (28.800 euros), alcanzando su punto más bajo desde julio de 2012. Estas tendencias apuntan a una actitud prudente tanto por parte de los compradores como de los propietarios ante la subida de los tipos de interés.

Se avecinan cambios fiscales

El Instituto de Estudios Fiscales (IFS) ha pronosticado una importante subida de impuestos equivalente a aproximadamente 3.500 libras (4.046 euros) por hogar en los próximos años. Esta subida de impuestos prevista representaría alrededor del 37% de la renta nacional, frente al 33% aproximadamente en 2019. Se prevé que el Gobierno británico recaude anualmente más de 100.000 millones de libras (115.500 millones de euros) en ingresos fiscales debido a estos cambios.

Ben Zaranko, economista investigador senior de IFS, señaló que este cambio hacia una mayor fiscalidad no es consecuencia únicamente de la pandemia, sino que también refleja el aumento del gasto público, los cambios demográficos, las presiones sanitarias y la relajación de las medidas de austeridad. Se trata de una evolución que podría tener implicaciones para el mercado de la vivienda, así como para la economía en general.

Un rayo de esperanza en medio de la caída de precios

A pesar de estos retos, hay un rayo de esperanza en el mercado inmobiliario británico. La demanda de los compradores ha resurgido, con un aumento del 12% en las consultas a las agencias inmobiliarias desde agosto; sin embargo, este impulso de la demanda es parcialmente estacional.

La confianza de los consumidores también está en alza, reforzada por la perspectiva de unos tipos hipotecarios más bajos en los próximos meses.

De cara al futuro

Si bien los precios de la vivienda han caído un 0,5% durante el pasado año, siendo el sureste y el este de Inglaterra las regiones que han experimentado los descensos más significativos, con un 1,5%, se espera que los precios sigan bajando a lo largo del otoño. Se prevé que el mercado inmobiliario británico concluya el año con unos precios de la vivienda entre un 2% y un 3% más bajos que a principios de año, aunque todavía un 17% por encima de los niveles anteriores a la pandemia.

La clave para revitalizar el mercado de la vivienda puede residir en la bajada de los tipos hipotecarios, que podría mejorar la accesibilidad y atraer a más compradores. A medida que los prestamistas empiecen a ofrecer tipos hipotecarios fijos competitivos por debajo del 5%, existe la esperanza de que los compradores vuelvan en mayor número, apoyando las ventas y los precios.

El mercado inmobiliario británico atraviesa un periodo de transición marcado por la caída de los precios, los cambios fiscales y la evolución de las preferencias de los compradores. A medida que evolucionan los factores económicos, el camino a seguir por el mercado sigue siendo incierto, con la posibilidad de que unos tipos hipotecarios más bajos desempeñen un papel fundamental en su recuperación.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Los británicos lamentan el Brexit pero reincorporarse a la UE es difícil

China y Europa buscan nuevas rutas comerciales, así será el Corredor Medio

Alemania registra un menor crecimiento económico en el último trimestre de 2023