Aterrizaje suave para la economía italiana: ¿Por qué la inflación es más baja en Italia que en el resto de Europa?

Una vista de Roma, Italia
Una vista de Roma, Italia Derechos de autor Canva
Por Piero Cingari
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

La tasa de inflación italiana subió al 1,3% en marzo con respecto a hace un año, aunque a un ritmo más lento de lo previsto.

PUBLICIDAD

Quizá no haya mejor ejemplo de "aterrizaje suave" que la situación actual de la economía italiana. Si bien la actividad económica de Italia se ha desacelerado significativamente desde las elevadas tasas de crecimiento pospandémicas observadas en 2021 y 2022, lo ha hecho lo suficiente como para aliviar eficazmente la inflación sin desencadenar una recesión.

Esencialmente, ha logrado un delicado equilibrio, algo a lo que los banqueros centrales aspiran desde hace mucho tiempo cuando tratan con presiones de precios elevados.

Evolución de la inflación en Italia

La tasa anual de inflación al consumo en Italia se situó en el 1,3% en marzo de 2024, según los datos preliminares publicados el viernes por el Istat, la oficina estadística del país. Esta cifra representa un aumento con respecto a la tasa anterior del 0,8%, aunque a un ritmo inferior al 1,4% previsto. La inflación mensual también registró un modesto aumento del 0,1%, por debajo del 0,2% previsto.

Este ligero repunte de la inflación puede atribuirse a la disminución de los precios de la energía (-10,8% en marzo frente a -17,3% en febrero) y a la aceleración de los precios de los servicios de transporte (4,4% frente a 3,8%).

Por el contrario, los precios de los productos alimenticios no elaborados se desaceleraron en marzo (+2,6% frente a +4,4%). La dinámica anual de los precios de los**'carritos de la compra'** también mostró un descenso (+3,0%), mientras que la inflación subyacente se sitúa en el +2,4% (un modesto aumento desde el +2,3%).

La tasa de inflación anual de Italia ha descendido más de 10 puntos porcentuales desde que alcanzara un máximo de cuatro décadas en octubre de 2022, cuando alcanzó el 11,8%, y se mantiene muy por debajo de la media de la zona del euro, que se situó en el 2,6% en febrero de 2024 y se espera que disminuya ligeramente hasta el 2,5% en marzo.

¿Por qué ha bajado tanto la inflación italiana?

Aparte de la mejora de los factores de la oferta que influyen en la inflación, como el importante descenso de los precios de la energía, las presiones inflacionistas italianas también han disminuido por influencias de la demanda.

Fundamentalmente, la política monetaria ha influido eficazmente en la economía italiana en los últimos años. Los elevados tipos de interés fijados por el Banco Central Europeo han disuadido tanto a las empresas como a los hogares de contraer préstamos, enfriando así la economía y moderando eficazmente la inflación.

Según los últimos datos de la Asociación Bancaria Italiana (ABI), el conjunto de los préstamos a hogares y empresas italianos sigue en contracción, con una nueva disminución del -2,6% en enero y del -2,7% en febrero.

Previsiones de inflación en Italia

Según las últimas previsiones de la Comisión Europea, la inflación de Italia se situará en el 2,0% en 2024 y en el 2,3% en 2025, impulsada por el aumento previsto de los salarios, especialmente en el sector público. "Se prevé que la inflación se mantenga considerablemente por debajo de la media de la zona euro", afirmó Paolo Mameli, economista de Banca IMI.

El analista explicó que la inflación subyacente en Italia se ha mantenido constantemente por detrás de la media de la zona euro durante los dos últimos años, una pauta que se espera que continúe debido a una trayectoria de crecimiento salarial contenido.

En general, prevé que la inflación general en Italia aumente ligeramente a lo largo del año, manteniéndose muy cerca del umbral del 2% de media tanto en 2024 como en 2025. Lo más importante es que la reducción de la inflación italiana no ha ido acompañada de una recesión económica ni de un deterioro de las condiciones de empleo.

¿Ha logrado Italia un aterrizaje suave?

En febrero de 2024, las encuestas realizadas por el Índice de Gestores de Compras (PMI) sobre la actividad del sector servicios italiano mostraron indicios de expansión, marcando el mayor nivel de crecimiento observado en ocho meses.

Tariq Kamal Chaudhry, economista del Banco Comercial de Hamburgo, ha señalado la resistencia del sector servicios italiano, destacando el "crecimiento constante" de los nuevos pedidos y el "suave empuje" del exterior, que conducen a una "sólida situación del empleo". Los últimos datos del mercado laboral muestran que la tasa de paro italiana alcanzó su nivel más bajo en 16 años, situándose en el 7,2% en enero de 2024.

Eleanor Dennison, economista de S&P Global Market Intelligence, destacó la mejora del sentimiento entre las empresas italianas del sector privado, con previsiones más positivas para "la inversión, el empleo y los beneficios" en diversos sectores.

Bert Colijn, economista jefe para la zona euro de ING, señaló el menor crecimiento de las exportaciones en Alemania y los Países Bajos en comparación con España, Portugal, Grecia e Italia, al tiempo que expresó su optimismo respecto a las empresas industriales de los países del sur de Europa.

En conjunto, Italia ha superado con éxito un aterrizaje suave, gestionando con eficacia un crecimiento moderado y controlando la inflación. De cara al futuro, será crucial vigilar los efectos de los posibles recortes de los tipos de interés a finales de este año y la evolución de la economía mundial en los patrones de inflación de Italia.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

El cambio climático podría disparar la inflación, según un estudio

¿Qué países tienen las tasas de inflación más altas y bajas de Europa?

La caída de la inflación da un respiro a Europa en febrero, pero menos de lo esperado