EventsEventosPodcasts
Loader

Encuéntranos

PUBLICIDAD

Noruega evita indeminzar a Rusia por el cruce de renos, reconstruyendo una valla fronteriza

Noruega está reconstruyendo una valla para renos en la frontera para impedir los costosos paseos de los animales hacia Rusia.
Noruega está reconstruyendo una valla para renos en la frontera para impedir los costosos paseos de los animales hacia Rusia. Derechos de autor Canva
Derechos de autor Canva
Por Euronews Green con APTN
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Con cada cruce de renos a Rusia, Noruega tiene que indemnizar a su país vecino por pérdida de pastos. Con este arreglo de la valla de 500 000 euros, Oslo pretende impedir que los rebaños de renos sami crucen la frontera y así ahorrar dinero.

PUBLICIDAD

Noruega está reconstruyendo una valla en ruinas a lo largo de su frontera con Rusia, en el Ártico, para impedir que los renos se adentren en el país vecino. Los pasos de estos animales son costosos para el país escandinavo, que tiene que indemnizar a Moscú por la pérdida de pastos.

En lo que va de año, 42 renos han cruzado a Rusia en busca de tierras con mejores pastos, según las autoridades noruegas.

La barrera de renos a lo largo de la frontera entre Noruega y Rusia se extiende a lo largo de 150 kilómetros y existe desde 1954. Según la Agencia Noruega de Agricultura, se sustituirá un tramo de unos 7 kilómetros entre las localidades noruegas de Hamborgvatnet y Storskog.

El precio de la construcción asciende a 3,7 millones de coronas (unos 320 000 euros) y deberá estar terminada para el 1 de octubre, según la agencia.

¿Cuánto cuestan a Noruega las travesías de los renos?

HT Gjerde Finnmark/AP
People work to build a new fence along the border with Russia, next to Storskog, Norway, 23 August 2023.HT Gjerde Finnmark/AP

Sin embargo, la obra supone un reto, ya que los trabajadores tienen que permanecer en el lado noruego de la frontera "en todo momento" durante la construcción, "lo que hace que el trabajo sea más exigente", dijo Magnar Evertsen, de la agencia. Que un trabajador cruzara a territorio ruso sin visado ruso, supondría una entrada ilegal.

Los cruces de renos conllevan mucha burocracia adicional. Rusia ha enviado dos reclamaciones de indemnización, según la agencia.

Una de las reclamaciones es de casi 50 000 coronas (6.700 euros) por reno que haya cruzado a Rusia para pastar en la extensa reserva natural de Pasvik Zapovednik, en la región rusa de Murmansk. En la otra reclamación se pide una suma global de casi 47 millones de coronas (unos 6,3 millones de euros) en total por los días que los animales pastaron en el parque, formado en su mayor parte por lagos, ríos, bosques y pantanos.

Según la agencia, de los 42 animales que entraron en Rusia este año, 40 han sido devueltos a Noruega y se espera que los dos restantes regresen pronto.

¿Por qué mataron a los renos por cruzar?

HT Gjerde Finnmark/AP
A man works to build a new fence along the border with Russia, next to Storskog, Norway.HT Gjerde Finnmark/AP

Los animales devueltos han sido sacrificados por temor a que pudieran volver a Rusia, dijo Evertsen. La Autoridad Noruega de Seguridad Alimentaria puede exigir que se destruyan los cadáveres por razones de seguridad, dijo el organismo gubernamental en un comunicado.

Los renos son criados por el pueblo indígena Sami en la Noruega central y ártica. Antiguamente conocidos como lapones, se cree que son originarios de Asia Central y se asentaron con sus rebaños de renos en la Europa ártica hace unos 9 000 años.

Tradicionalmente viven en Laponia, que se extiende desde el norte de Noruega hasta Rusia, pasando por Suecia y Finlandia. En la región ártica, la mayoría vive en el lado noruego de la frontera.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

¿Cómo los renos pueden ayudar a combatir el cambio climático?

IKEA en el punto de mira: Los muebles planos, vinculados a la "destrucción sistemática" de los bosques rumanos

El deshielo del Ártico aumenta a un ritmo alarmante, pero los virus gigantes podrían impedirlo