¿Demasiado lejos o no lo suficiente? Estas son las políticas climáticas europeas más y menos populares

Un hombre asiste a una protesta climática en Berlín, Alemania.
Un hombre asiste a una protesta climática en Berlín, Alemania. Derechos de autor AP Photo/Markus Schreiber
Derechos de autor AP Photo/Markus Schreiber
Por Rosie Frost
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Los temores a una "reacción verde" en las elecciones europeas son infundados, según una nueva encuesta.

PUBLICIDAD

El cambio climático será uno de los temas que dominarán las campañas electorales europeas este verano. Pero cuando los votantes acudan a las urnas el próximo mes de junio, algunos creen que el cansancio les hará decantarse por políticos que hagan retroceder las políticas climáticas, reduzcan las ambiciones climáticas o ignoren por completo la acción medioambiental.

Un nuevo informe de investigadores de la Universidad de Oxford, la Universidad Humboldt de Berlín y la Escuela Hertie de Berlín se propuso averiguar si esto es realmente cierto.

Los investigadores encuestaron a 15.000 personas en Alemania, Francia y Polonia para conocer su opinión sobre las políticas climáticas actuales. Se preguntó a los votantes si creían que las medidas iban demasiado lejos o no lo suficiente. También se les preguntó por 40 políticas concretas para saber cuáles eran las más y las menos populares.

Los autores del informe afirman que sus resultados refutan las teorías de una "amplia reacción verde" ante las elecciones al Parlamento Europeo de este año.

Acciones concretas y preocupaciones climáticas

El debate sobre política medioambiental de los últimos meses ha llevado a especular con la idea de que los ciudadanos europeos están cansados de las políticas verdes. Pero, según los investigadores, esto no es así en los tres países encuestados, ya que no se observa una reacción generalizada contra la política climática.

La mayoría sigue queriendo una política climática más ambiciosa y apoyaría medidas concretas para reducir las emisiones. A la pregunta de si las políticas climáticas actuales han ido demasiado lejos o no lo suficiente, la mayoría -57% en Francia, 53% en Alemania y 51% en Polonia- se mostró a favor de nuevas medidas.

Agricultores polacos, cazadores y simpatizantes protestan en Varsovia, Polonia, el 6 de marzo de 2024.
Agricultores polacos, cazadores y simpatizantes protestan en Varsovia, Polonia, el 6 de marzo de 2024.AP Photo/Michal Dyjuk

El apoyo mayoritario a una política climática más ambiciosa se refleja en la preocupación de los ciudadanos por el impacto del cambio climático en sus vidas. Alrededor del 60% de los ciudadanos de Polonia y Alemania afirmaron que ya se han visto afectados negativamente por el cambio climático o que esperan verse afectados en los próximos cinco a diez años.

El impacto de la reciente sequía y la escasez de agua potable elevan esa cifra al 80% en Francia. En los tres países hay una minoría considerable que está en contra de medidas climáticas más ambiciosas. Alrededor del 30% en Alemania y Polonia y algo menos, el 23%, en Francia.

Sin embargo, los investigadores afirman que este grupo es "relativamente estable a lo largo del tiempo". El número de personas que se oponen no parece haber cambiado con respecto a encuestas similares realizadas en 2021 y 2022, a pesar de la creciente reacción en contra de las políticas climáticas antes de las elecciones. Y hay pocas pruebas de que esta oposición se base en preocupaciones materiales como el empleo, añaden.

¿Cuáles son las políticas climáticas más y menos populares?

Aunque la mayoría de la gente sigue apoyando en abstracto la adopción de medidas ambiciosas, sus opiniones varían cuando se trata de políticas climáticas concretas.

En los tres países, la prohibición de los coches con motor de combustión interna ocupa el último lugar de la lista de los votantes. Las restricciones reglamentarias a la calefacción de gas y gasóleo no gustaron especialmente en Alemania y Polonia.

Haciéndose eco de encuestas anteriores, los votantes también se mostraron escépticos con respecto a la tarificación del carbono, y la idea de poner un precio a las emisiones fue especialmente impopular en el caso de la vivienda y el transporte.

Un coche eléctrico se carga en una estación de carga.
Un coche eléctrico se carga en una estación de carga.AP Photo/Jens Meyer, file

Las políticas más populares fueron las inversiones en infraestructuras verdes, como la red eléctrica o el transporte público. Los votantes también apoyan en general estrategias como las subvenciones para ayudar a las industrias que consumen mucha energía a descarbonizarse o a producir tecnología energética limpia, como turbinas eólicas y paneles solares.

La encuesta también encontró apoyo a la prohibición de los aviones privados y, salvo en Polonia, a las restricciones de los vuelos de corta distancia.

En general, las políticas y normativas que no afectan directamente a la vida cotidiana de los ciudadanos tienden a ser populares. Estas medidas hacen que la presión para reducir las emisiones recaiga más en las autoridades públicas y las grandes empresas que en los consumidores.

¿Conseguirá el retroceso de las políticas ecológicas convencer a los votantes?

Aunque la narrativa actual pueda hacer pensar que dar marcha atrás en políticas climáticas impopulares es una victoria fácil, los autores del informe sostienen que la realidad es más complicada que eso. "Tomar al pie de la letra los diagnósticos comunes sobre un retroceso verde sería un error", escriben, ya que la mayoría de los votantes siguen apoyando una política climática más ambiciosa.

"Una campaña electoral europea en la que los partidos intenten superarse unos a otros para ver quién reduce más sus ambiciones climáticas no haría más que diagnosticar erróneamente la posición de los votantes al respecto".

En su lugar, los autores afirman que centrarse en políticas industriales y de inversión más ecológicas sería popular. En cuanto a las políticas impopulares que deben aplicarse para reducir las emisiones, "la compensación es clave". 

PUBLICIDAD

En todos los países y partidos, los votantes se oponen menos a la acción climática si los gobiernos también ayudan a los más afectados por las medidas.

"Los partidos no deberían malgastar los próximos meses pujando entre sí sobre cómo satisfacer la imaginaria fatiga climática, sino competir sobre recetas concretas para ecologizar la economía", concluyen.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Los conservadores europeos se reúnen en Italia para lanzar un manifiesto inspirado en San Benito

El cambio climático preocupa cada vez a más gente y podría ser decisivo en las elecciones de Estados Unidos

El cambio climático está matando a millones de personas: Un experto explica por qué muchas muertes pasan desapercibidas