EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Esto es un horno: El cambio climático aumenta 35 veces la probabilidad de una ola de calor mortal en México y EE.UU.

Espectadores aguantan el calor mientras esperan para ver a los jugadores calentar antes de un amistoso internacional de fútbol entre México y Brasil el 8 de junio de 2024, Texas.
Espectadores aguantan el calor mientras esperan para ver a los jugadores calentar antes de un amistoso internacional de fútbol entre México y Brasil el 8 de junio de 2024, Texas. Derechos de autor AP Photo/Julio Cortez, File
Derechos de autor AP Photo/Julio Cortez, File
Por Seth Borenstein, Félix Márquez and Teresa de Miguel con AP
Publicado
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

México registró la semana pasada la temperatura más alta de su historia en una ola de calor que se ha cobrado al menos 125 vidas este año.

PUBLICIDAD

Según un nuevo estudio, el cambio climático provocado por el hombre hizo que las olas de calor de este mes en México, Centroamérica y el suroeste de Estados Unidos fueran aún más cálidas y 35 veces más probables.

Las sofocantes temperaturas diurnas que desencadenaron casos de insolación en algunas zonas de Estados Unidos fueron 1,4 ºC más cálidas debido al calentamiento provocado por la combustión de carbón, petróleo y gas natural, según calculó el jueves World Weather Attribution, un grupo de científicos que realiza estudios de atribución climática rápidos y no revisados por pares.

"Esto es un horno; no se puede estar aquí", dice Margarita Salazar Pérez, de 82 años, de Veracruz (México), en su casa sin aire acondicionado. La semana pasada, el desierto de Sonora alcanzó los 51,9 ºC, el día más caluroso de la historia de México, según Shel Winkley, meteorólogo de Climate Central y coautor del estudio.

La ola de calor en México se ha cobrado 125 vidas este año

México registró el día más caluroso de su historia la semana pasada, cuando las temperaturas en el desierto de Sonora alcanzaron los 51,7C. La actual ola de calor se ha cobrado la vida de al menos 125 personas este año.

Y fue aún peor por la noche, que es lo que hizo que esta ola de calor fuera tan mortal, afirma la climatóloga del Imperial College de Londres Friederike Otto, que coordina el equipo del estudio de atribución. El cambio climático hizo que las temperaturas nocturnas fueran 1,6ºC más cálidas y que el inusual calor nocturno fuera 200 veces más probable, afirma.

No ha habido el aire fresco nocturno al que la gente está acostumbrada, afirma Salazar Pérez. Los médicos afirman que unas temperaturas nocturnas más frescas son fundamentales para sobrevivir a una ola de calor. Hasta ahora han muertoal menos 125 personas, según el equipo de Atribución del tiempo al Mundo.

Margarita Salazar, de 82 años, se seca el sudor con un pañuelo de papel dentro de su casa en medio del fuerte calor en Veracruz, Mexico, el 16 de Junio de 2024.
Margarita Salazar, de 82 años, se seca el sudor con un pañuelo de papel dentro de su casa en medio del fuerte calor en Veracruz, Mexico, el 16 de Junio de 2024.AP Photo/Felix Marquez

El cambio climático está aumentando la intensidad y los riesgos de las temperaturas extremas

"Esto está claramente relacionado con el cambio climático, con el nivel de intensidad que estamos viendo, con estos riesgos", afirma Karina Izquierdo, coautora del estudio y asesora urbana en Ciudad de México del Centro del Clima de la Cruz Roja y la Media Luna Roja.

Lo alarmante de esta ola de calor, que técnicamente sigue cocinando el continente norteamericano, es que ya no es tan fuera de lo común, afirma Otto. Estudios anteriores del grupo han analizado calores tan extremos que les parecían imposibles sin el cambio climático, pero esta ola de calor no tanto. "Desde una perspectiva meteorológica en ese sentido no fue raro, pero los impactos fueron realmente muy malos", dice Otto.

"Los cambios que hemos visto en los últimos 20 años, que parece que fue ayer, son muy fuertes", afirma Otto. Según su estudio, la probabilidad de que se produzca esta ola de calor es cuatro veces mayor ahora que en el año 2000, cuando la temperatura era casi 0,5 ºC más baja. "Parece algo lejano y un mundo diferente".

Mientras que otros grupos de científicos internacionales -y el objetivo global de reducción de emisiones de carbono adoptado por los países en el acuerdo climático de París de 2015- se refieren al calentamiento desde la época preindustrial a mediados de 1800, Otto dice que comparar lo que está sucediendo ahora con el año 2000 es más sorprendente.

"Estamos ante una línea de base cambiante: lo que antes era extremo pero raro se está volviendo cada vez más común", afirma Carly Kenkel, catedrática de Estudios Marinos de la Universidad del Sur de California, que no formó parte del estudio del equipo de atribución. Dice que el análisis es "la conclusión lógica basada en los datos".

Jorge Moreno, un trabajador, bebe agua con sabor para hacer frente a la ola de calor durante su jornada laboral en una obra en Veracruz, México, el 17 de junio de 2024.
Jorge Moreno, un trabajador, bebe agua con sabor para hacer frente a la ola de calor durante su jornada laboral en una obra en Veracruz, México, el 17 de junio de 2024. AP Photo/Felix Marquez

Un mes de temperaturas récord

El estudio analizó una amplia franja del continente, incluyendo el sur de California, Arizona, Nuevo México, Texas, Oklahoma, México, Guatemala, El Salvador, Belice y Honduras, y los cinco días consecutivos más calurosos y las cinco noches consecutivas más calurosas. En la mayor parte de la zona, esos cinco días fueron del 3 al 7 de junio y esas cinco noches del 5 al 9 de junio, pero en unos pocos lugares el pico de calor empezó el 26 de mayo, dice Otto.

Por ejemplo, San Angelo (Texas) alcanzó el récord de 43,8ºC el 4 de junio. Entre el 2 y el 6 de junio, la temperatura nocturna nunca bajó de 26,7C en el aeropuerto de Corpus Christi, un récord cada noche, con dos días en los que el termómetro nunca bajó de 29,4C, según el Servicio Meteorológico Nacional.

Entre el 1 y el 15 de junio se igualaron o batieron más de 1.200 récords de temperaturas máximas diurnas en Estados Unidos y se alcanzaron casi 1.800 récords de temperaturas máximas nocturnas, según el Centro Nacional de Información Medioambiental.

El equipo de atribución utilizó mediciones de temperatura actuales y pasadas, contrastando lo que está ocurriendo con lo que ocurrió en olas de calor pasadas. A continuación, utilizaron la técnica científicamente aceptada de comparar simulaciones de un mundo ficticio sin cambio climático de origen humano con la realidad actual para determinar en qué medida el calentamiento global influyó en la ola de calor de 2024.

PUBLICIDAD
El trabajador humanitario Roger Duvan Lagunes lleva un ventilador a la Cogra, un albergue para ancianos, en Veracruz, México, el 16 de junio de 2024.
El trabajador humanitario Roger Duvan Lagunes lleva un ventilador a la Cogra, un albergue para ancianos, en Veracruz, México, el 16 de junio de 2024.AP Photo/Felix Marquez

La persistencia de fenómenos meteorológicos extremos agrava las desigualdades existentes

La causa meteorológica inmediata fue un sistema de altas presiones estacionado sobre el centro de México que bloqueó las tormentas y las nubes refrescantes, luego se desplazó hacia el suroeste de EE.UU. y ahora está llevando el calor al este de EE.UU., afirma Winkley. La tormenta tropical Alberto se formó el miércoles y se dirige hacia el norte de México y el sur de Texas con algunas lluvias, que pueden provocar inundaciones.

México y otros lugares llevan meses lidiando con la sequía, la escasez de agua y un calor brutal. Los monos han estado cayendo de los árboles en México a causa del calor.

Esta ola de calor "exacerba las desigualdades existentes" entre ricos y pobres en las Américas, afirma Izquierdo, y Kenkel está de acuerdo. El calor nocturno es el momento en que las desigualdades se hacen realmente patentes, porque la capacidad de refrescarse con aire acondicionado central depende de la comodidad económica que se tenga, afirma Kenkel.

Y eso significa que durante esta ola de calor Salazar Pérez ha estado bastante incómodo.

PUBLICIDAD
Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Semana Europea: El cambio climático amenaza la cerveza y los líderes europeos reparten los cargos

Stonehenge está intacto tras la acción con polvo naranja de un grupo contra el cambio climático

Las negociaciones sobre la financiación de la lucha contra el cambio climático se estancan en Bonn: ¿Qué significa esto para la COP29?