This content is not available in your region

Un indulto para las brujas escocesas

Access to the comments Comentarios
Por Naira Davlashyan
Escocia busca reparar un agravio histórico
Escocia busca reparar un agravio histórico   -   Derechos de autor  Masson via Canva

El Parlamento escocés podría considerar pronto el perdón de miles de personas -en su mayoría mujeres- que fueron juzgadas y ejecutadas hace siglos por brujería  La diputada Natalie Don afirmó en las redes sociales que iniciaría el proceso de un proyecto de ley en  "para solicitar el indulto de las condenadas y ejecutadas".

"La incorrecta criminalización de estas mujeres no hace más que reforzar los estereotipos de género en la actualidad y creo que corregir este error tendrá un impacto real a la hora de desafiar las actitudes de género y patriarcales que todavía existen en la sociedad", dijo Don, miembro del mayoritario Partido Nacional Escocés.

Agradeció además al grupo "Witches of Scotland" (Brujas de Escocia), dirigido por la abogada Claire Mitchell, la campaña para que las acusadas de brujería entre 1563 y 1736 reciban un perdón legal, obtengan una disculpa oficial y un monumento nacional.

"(Don) ve la resonancia entre lo que pasó entonces y lo que pasa ahora, todavía no somos iguales como sociedad y como todavía no somos iguales, es importante reconocer cuando nos equivocamos individualmente. Y creo que el reconocimiento significa que crecemos como sociedad y podemos hacer un esfuerzo para hacerlo mejor", dijo Mitchell a Euronews.

Sostiene que el indulto es para reconocer oficial y legalmente que esas personas no eran brujas, mientras que la disculpa se debe a que muchas personas fueron acusadas de brujería pero murieron o huyeron: "Algunos de ellos fueron absueltos de la acusación de brujería, pero luego sus vidas se arruinaron". 

Según la abogada, "sólo se puede indultar a las personas que han sido condenadas tras un juicio, que han sido declaradas culpables. Pero hubo muchas personas afectadas por los juicios de brujería que nunca fueron condenadas".

Estrangulamientos y torturas

Los historiadores afirman que unas 3.837 personas fueron acusadas de brujería en virtud de la Ley de Brujería de Escocia, que estuvo en vigor durante casi 200 años.

Durante este tiempo, la brujería se consideraba un crimen mortal, y los condenados eran estrangulados hasta la muerte y luego quemados en la hoguera para que no hubiera un cuerpo que enterrar. Dos tercios de los sospechosos sufrían este destino, una cifra enorme para el pequeño país.

"La incorrecta criminalización de estas mujeres no hace más que reforzar los estereotipos de género en la actualidad."

También se encarcelaba y torturaba a los sospechosos para obtener confesiones mientras esperaban el juicio y no se permitía a las mujeres hablar en su propia defensa. Se utilizaba la privación del sueño como forma de tortura, así como apuñalar a los sospechosos con alfileres para encontrar pruebas de la marca del diablo.

"Una de las primeras formas de demostrarlo (que una mujer era bruja) era que se presentaban pruebas en el juicio si eras lo que se describe como una 'dama pendenciera'. Es decir, una mujer que discutía con la gente. Eso significa que si eres una persona conocida por discutir sobre la cantidad de carne que te ha dado el carnicero o que discutes con tus vecinos o en general eres una persona franca, eso se utilizaría en tu contra como acusación de brujería", explica Mitchell.

El rey Jacobo VI de Escocia, que gobernó de 1566 a 1625, se consideraba un experto en brujería y en 1597 escribió el texto filosófico "Daemonologie". Durante su reinado, la caza de brujas fue especialmente brutal.

Finalmente, en 1736 se reconoció que la brujería no existía y se modificó la ley.

El imperativo reparar un agravio histórico

"Creo que hay repercusiones de estos juicios de brujas. Durante un periodo de más de 200 años, las mujeres tuvieron miedo. Tenían miedo de destacar. Tenían miedo de expresar sus opiniones, y eso mantenía a las mujeres en un lugar donde tenían miedo. Y eso tiene que haber afectado, por así decirlo, a la psique de las mujeres, que transmiten eso a sus hijos", detalla Mitchell.

Hoy en día en Escocia hay pequeños monumentos en memoria de los condenados por esta ley, pero el grupo "Witches of Scotland" dice que "recuerdan a las brujas, en lugar de representar una disculpa para quienes perdieron la vida".

Mitchell subraya que es necesario reconocer que estas mujeres sufrieron una injusticia. El grupo quiere un monumento que sea "un espacio público que refleje la historia de las mujeres, que cuente la historia del terrible error judicial que les ocurrió a estas mujeres y que la gente lo sepa".

Es probable que la propuesta de ley de los diputados sea un proceso largo, que incluya su redacción, presentación y votación en el parlamento escocés.

El grupo espera que el 8 de marzo de 2022, Día Internacional de la Mujer, el gobierno escocés presente una disculpa oficial a las víctimas.

"No es una victoria. Yo lo describiría como un paso positivo en la dirección correcta. Esperamos que tengamos éxito en la campaña, pero aún no lo hemos conseguido", concluye Mitchell.