This content is not available in your region

El proyecto de la Universidad de Jena con polímeros para facilitar la transición energética

Por Claudio Rosmino  & Euronews
euronews_icons_loading
El proyecto de la Universidad de Jena con polímeros para facilitar la transición energética
Derechos de autor  euronews

Las energías renovables son factores clave para descarbonizar nuestro entorno. Pero el auge de las fuentes alternativas, como el viento y el sol, tiene que hacer frente a la falta de soluciones de almacenamiento de energía a gran escala.

Un proyecto impulsado por la Universidad de Jena, en Alemania, está superando este problema. Gracias a una batería basada en polímeros orgánicos, que son moléculas con propiedades de transporte de carga eléctrica, será posible afrontar los cambios en la generación de energía debidos a unas condiciones meteorológicas variables.

"Esto significa que tenemos que almacenar la energía temporalmente para que, incluso si hay falta de viento, podamos seguir utilizando la energía. Este tipo de batería, la llamada ‘batería de flujo redox’, es perfecta para almacenar grandes cantidades de energía. Las nuevas baterías de polímero, con base de plástico, pueden almacenar casi tanta energía por kilogramo, como una batería de litio. Sin embargo, dado que los materiales son ligeros, necesitamos un mayor volumen para poder almacenarla", declara Ulrich S. Schubert, director del Centro de Energía y Química Medioambiental de Jena.

Otra ventaja es el menor impacto ambiental, a diferencia del de las baterías actuales, que dependen de compuestos de metales raros y tóxicos, como el plomo y el litio.

Para producir una ‘batería de flujo redox’ tradicional, las sales de vanadio se disuelven en un ácido. En cambio, en la solución utilizada en el proyecto de la Universidad de Jena, los polímeros se disuelven en una solución salina líquida.

"En nuestra 'batería de flujo redox’, hemos disuelto nuestros materiales activos en forma de pequeñas moléculas o polímeros. Podemos compararlo, de alguna manera, a cómo disolvemos la sal cuando cocinamos pasta o... a cómo añadimos un poco de azúcar en el té. Ahora, cuando tenemos suficiente viento, y la electricidad está disponible, podemos sacar un electrón de un lado de nuestros materiales activos y poner ese electrón en un espacio del otro tipo de materiales activos. Y, de este modo, podemos almacenar la electricidad", afirma Martin Hager, jefe del Grupo ‘Polímeros y Energía’, del Centro de Energía y Química Medioambiental de Jena.

La inversión para el proyecto fue de alrededor de un millón de euros, de los cuales más de 800 000 euros proceden de la política de cohesión de la Unión Europea.

El Centro de Energía y Química Medioambiental de Jena también ha desarrollado una batería muy fina (puede tener un grosor inferior a un milímetro), con la que es posible alimentar pequeños dispositivos, como instrumentos para el llamado internet de las cosas o pequeños sensores médicos. Está compuesta de láminas, con un circuito eléctrico comprimido entre las dos superficies.

"Lo más destacado de este tipo de baterías es que son flexibles y pueden producirse mediante técnicas de impresión. Además, aquí, también utilizamos materiales completamente libres de metales. Y, en comparación con otras baterías flexibles, estas también son recargables, lo que significa que se pueden utilizar varias veces", señala Alexandra Lex-Balducci, investigadora principal del Centro de Energía y Química Medioambiental de Jena.

Estos sistemas de almacenamiento de energía estarán pronto listos para salir al mercado. Y, al estar fabricados con materiales fácilmente disponibles en Europa, ayudarán a hacer posible un suministro energético ecológico y estable, para los países europeos.