EventsEventos
Loader

Find Us

InstagramFlipboardLinkedin
Apple storeGoogle Play store
PUBLICIDAD

Acuerdo sobre los combustibles sintéticos a pesar de la oposición de Italia y Polonia

Se verían afectados los coches y furgonetas matrículados a partir de 2035.
Se verían afectados los coches y furgonetas matrículados a partir de 2035. Derechos de autor Brennan Linsley/AP
Derechos de autor Brennan Linsley/AP
Por Jorge LiboreiroVincenzo Genovese
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Los dos países buscan exenciones al fin de la venta de coches de combustión para 2035.

PUBLICIDAD

Italia y Polonia se han opuesto a un acuerdo alcanzado este fin de semana entre Bruselas y Berlín que eximiría a los vehículos que funcionan exclusivamente con carburantes sintéticos de la legislación que prohibiría nuevas matriculaciones de vehículos con motor de combustión de 2035.

Bulgaria y Rumanía se han abstenido durante un debate entre los representantes de los países de la Unión Europea este lunes por la mañana, según cinco funcionarios de distintos países del bloque con los que ha contactado Euronews. Pero su resistencia común no alcanza los votos necesarios para frenar la aprobación legislativa, que se espera que concluya el martes.

El acuerdo entre Bruselas y Berlín afecta a un reglamento que ya se había acordado previamente que impondrá una reducción del 100% de las emisiones de CO2 a las nuevas ventas de coches y furgonetas que se vendan en toda la Unión Europea a partir de 2035. La norma no afectará a los coches que ya estén en circulación, sino solamente a los que se matrículen a partir de ese momento.

La ley fue diseñada por la Comisión Europea como "tecnológicamente neutra", pero dado que las emisiones de CO2 se medirán en el tubo de escape, prohibirá de facto las ventas de coches de gasolina y diésel después de la fecha límite.

A principios de este mes, Alemania, país que cuenta con una industria automovilística de primer orden, por sorpresa se opusó a dar la última luz verde a un texto que ya se había negociado meticulosamente entre los Estados miembros y el Parlamento Europeo. La votación que se consideraba una mera formalidad ya que el acuerdo político ya se había cerrado. El bloqueo alemán conmocionó a funcionarios y diplomáticos, que lo consideraron una traición a las habituales normas de procedimiento. Numerosos eurodiputados y varios Estados miembros, como Francia, España y los Países Bajos, afirmaron que el texto estaba cerrado y no se reabriría.

El bloqueo provocó una intervención poco habitual de la presidenta del Parlamento Europeo, Roberta Metsola, que pidió que se respetara la "previsibilidad legislativa".

"No podemos dar marcha atrás en los acuerdos porque, en última instancia, se trata de la confianza entre colegisladores y de la credibilidad del proceso legislativo", dijo Metsola la semana pasada en una carta. 

En un intento de salir del atolladero, el vicepresidente ejecutivo de la Comisión Europea, Frans Timmermans, responsable del Pacto Verde Europeo, habló directamente con Volker Wissing, ministro de Digital y Transportes de Alemania. Wissing, político liberal del partido proempresarial FDP, impulsó personalmente una exención a medida para los combustibles sintéticos, una tecnología emergente que combina hidrógeno y dióxido de carbono para producir combustibles sintéticos.

Los e-combustibles, como también se le conoce, se pueden verter en los coches existentes, garantizando así la supervivencia del motor de combustión después de la fecha límite de 2035. Aunque en teoría pueden ser neutros para el clima, sus detractores sostienen que son ineficientes desde el punto de vista energético y tienen una viabilidad comercial limitada. 

Las intensas negociaciones entre Bruselas y Berlín dieron sus frutos el fin de semana, cuando ambas partes llegaron a un compromiso. El acuerdo aún no se ha hecho público.

"Europa mantiene su neutralidad tecnológica. Los vehículos con motores de combustión también podrán matricularse de nuevo después de 2035 si sólo utilizan combustibles neutros en emisiones de CO2", tuiteó Wissing el sábado, celebrando la noticia.

La normativa, junto con la exención de los combustibles sintéticos, fue debatida por los embajadores el lunes por la mañana con el objetivo de incluirla en el orden del día de la reunión de ministros de Energía del martes. Ha sido durante este intercambio de puntos de vista cuando Italia y Polonia plantearon objeciones, centrándose la primera en cuestiones de procedimiento y la segunda en la transparencia, han dicho los diplomáticos. Bulgaria y Rumanía se han expresado de forma que sus intervenciones han sido interpretadas como una abstención, según fuentes conocedoras.

Con Alemania a bordo, los restantes países reticentes no pudieron formar una minoría de bloqueo, allanando el camino para que el reglamento se vote formalmente -y probablemente se adopte- el martes.

Una vez aprobada la ley, se espera que la Comisión Europea dé a conocer más detalles del acuerdo y esboce los próximos pasos legislativos para aplicar la exención del e-combustible.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Volodímir Zelenski visita Polonia, su aliado más cercano

Carestía de combustible y electricidad: las empresas energéticas mantendrán beneficios disparados

Polonia refuerza sus frontera con Rusia y Bielorrusia