La UE revaluará su estrategia hacia China tras la polémica de su embajador y los países de la URSS

El alto representante de la Unión Europea (UE) para Asuntos Exteriores, Josep Borrell; y la portavoz del Ministerio de Exteriores de China, Mao Ning.
El alto representante de la Unión Europea (UE) para Asuntos Exteriores, Josep Borrell; y la portavoz del Ministerio de Exteriores de China, Mao Ning. Derechos de autor AP
Derechos de autor AP
Por Jorge LiboreiroBlanca Castro
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

China ha asegurado que respeta la soberanía de los todos los países exsoviéticos después de que su embajador en Francia cuestionara el "estatus efectivo" de estos ante el Derecho Internacional. El jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, dijo que la UE revaluará su trato con Pekín.

PUBLICIDAD

Pekín se vio obligada a dar explicaciones tras las declaraciones del embajador chino en Francia sobre la soberanía de los países de la antigua Unión Soviética (URSS). El escándalo estalló a raíz de una entrevista con el embajador, Lu Shaye, en donde cuestionó el estatus de los Estados que declararon su independencia durante el colapso de la URSS.

China aclaró que respeta la soberanía y la integridad de todos los Estados miembros de la ONU.

"China respeta la soberanía, la independencia y la integridad de todos los países, y salvaguarda los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas. Tras la disolución de la Unión Soviética, China fue el primer país que estableció relaciones diplomáticas con los países afectados. Desde el establecimiento de los lazos diplomáticos con estos países, China ha seguido los principios de respeto mutuo e igualdad para desarrollar relaciones bilaterales amistosas y de cooperación con ellos. China respeta el estatus de soberanía de los países de la antigua Unión Soviética tras la disolución de ésta", declaró la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino,  Mao Ning.

Los comentarios de Lu provocaron polémica en las redes sociales hasta el punto de que el alto representante de Exteriores de la UE, Josep Borrell, los calificó de "inaceptables" a través de Twitter. Un día más tarde, el presidente francés Emmanuel Macron se unió a la condena.

Empezaremos a evaluar cómo tratamos con China, cómo recalibramos nuestra estrategia con China.
Josep Borrell
El alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores.

La entrevista

Las palabras de Lu han llegado tras la pregunta del presentador de LCI, Darius Rochebin, sobre si Pekín consideraba Crimea, la península anexionada ilegalmente por Rusia en 2014, parte de Ucrania."Depende de cómo percibamos este problema", ha contestado Lu. "Aquí hay historia. Crimea era originalmente parte de Rusia. Fue (Nikita) Jrushchov quien ofreció Crimea a Ucrania durante el periodo de la Unión Soviética", ha explicado.

Las palabras de Lu han hecho que el presentador le interrumpiera y señalara que, según las fronteras reconocidas por el derecho internacional, Crimea formaba parte de Ucrania. "Incluso estos países de la antigua Unión Soviética no tienen un estatus efectivo, como decimos, bajo el derecho internacional porque no hay un acuerdo internacional que concrete su estatus como país soberano", ha contestado entonces Lu.

Cuando el presentador le ha pedido que aclarara qué quería decir con eso, Lu ha apuntado que era innecesario "discutir sobre este tipo de problemas" y ha añadido que lo más importante era "lograr un alto el fuego" en Ucrania.

El momento se ha hecho rápidamente viral en Twitter y ha llamado la atención de los tres países bálticos, que han expresado su indignación por la particular interpretación de la historia hecha por Lu.

La indignación de los países bálticos: "Narrativas que nos llegan desde Moscú"

La disputa diplomática ha continuado el lunes, en el habitual encuentro de los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea en Luxemburgo. "Primero de todo, es totalmente inaceptable", ha asegurado el ministro de Lituania Gabrielius Landsbergis. "No somos países postsoviéticos, somos países que fueron ocupados ilegalmente por la Unión Soviética", ha apuntado el ministro.

Landsbergis ha dicho que los tres Estados bálticos - Estonia, Letonia y Lituania- planean convocar a los representantes chinos con sede en sus países para "pedir aclaraciones". Según Landsbergis, "es un fenómeno nuevo, no habíamos visto que ocurriera antes" y ha establecido un paralelismo entre los comentarios de Lu y los propagandistas rusos que cuestionan la soberanía y la integridad territorial de Ucrania.

"Estas son las narrativas que nos llegan de Moscú. Y ahora lo hace otro país que, a nuestros ojos, es aliado de Moscú en muchos casos, si no militarmente, al menos políticamente", ha afirmado Landsbergis.

El nuevo ministro de Asuntos Exteriores de Estonia, Margus Tsahkna, se ha expresado de forma similar y ha instado a Pekín a dar explicaciones, mientras que el ministro de Letonia, Edgars Rinkēvičs, ha exigido una "retractación completa".

La respuesta de Francia llega... un día después

Emmanuel Macron, denunció este lunes "el tipo de lenguaje" utilizado por Lu: "Creo que no corresponde a un diplomático utilizar este tipo de lenguaje", dijo el mandatario francés al margen de una cumbre sobre energía eólica marina en Ostende, en Bélgica. 

"Por tanto, plena solidaridad con los países que han sido agredidos en la lectura de su historia y de sus fronteras", añadió.

Asimismo, el Ministerio de Asuntos Exteriores ha expresado su "consternación" por las declaraciones de Lu y ha manifestado su "plena solidaridad con todos nuestros aliados y socios afectados, que han conquistado una independencia largamente esperada tras décadas de opresión". 

En un comunicado publicado en su sitio web, la embajada china en Francia ha asegurado que las palabras del embajador no son una "declaración política, sino una expresión de opiniones personales durante un debate televisado" que "no deben ser sobreinterpretadas".

China se aleja de la figura de mediador ante los ojos de Bruselas

La última controversia diplomática se produce en un momento muy delicado de las relaciones entre la UE y China, con crecientes tensiones por la negativa de Pekín a condenar la invasión rusa de Ucrania, sus esfuerzos por promover un acuerdo de paz que los europeos consideran sesgado y selectivo y la tensa situación en el estrecho de Taiwán.

En declaraciones a la prensa el lunes por la mañana, Josep Borrell, el alto representante de Asuntos Exteriores de la UE, ha dicho que el bloque necesitaba "reevaluar y recalibrar" sus vínculos con China a la vista de los acontecimientos de los últimos años.

PUBLICIDAD

También prometió que los 27 ministros de Asuntos Exteriores emitirían una respuesta "contundente" en reacción a las declaraciones de Lu, que previamente había calificado de "inaceptables". "La UE sólo puede suponer que estas declaraciones no representan la política oficial de China", ha tuiteado Borrell durante el fin de semana.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Alemania pide a China persuadir a Rusia para detener la guerra en Ucrania

Brasil y China inician una nueva era de cooperación con el dólar como principal enemigo

Detienen a un asistente de un eurodiputado de la extrema derecha AfD sospechoso de espiar para China