EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

El primer ministro de Reino Unido planea numerosos cambios la política británica

Keir Starmer, nuevo primer ministro de Reino Unido
Keir Starmer, nuevo primer ministro de Reino Unido Derechos de autor Claudia Greco/AP
Derechos de autor Claudia Greco/AP
Por Euronews
Publicado Ultima actualización
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

El laborista Keir Starmer tendrá que enfrentarse a problemas como impulsar una economía aletargada, arreglar un sistema sanitario poco funcional y restablecer la confianza en el Gobierno del país.

PUBLICIDAD

En su primer día completo como primer pinistro británico, Keir Starmer ha declarado que ya ha hablado de la guerra en Ucrania con líderes mundiales. También ha anunciado sus planes de asistir a una cumbre de la OTAN en Washington la próxima semana.

"Ya he tenido una serie de llamadas internacionales, como ustedes sabrán, y como habrían esperado, para establecer las relaciones a con otros países para tener discusiones realmente importantes sobre Ucrania y otras cuestiones apremiantes. Y Washington me brindará la oportunidad de mantener nuevas conversaciones con algunos de los líderes con los que ya he hablado y con algunos con los que tengo previsto hablar", declaró el recién elegido primer ministro.

Starmer también dijo el sábado que está desechando una controvertida política conservadora para deportar a los solicitantes de asilo a Ruanda y prometió poner en marcha el cambio, aunque advirtió que llevará tiempo.

"El plan de Ruanda estaba muerto y enterrado antes de empezar", dijo Starmer en su primera conferencia de prensa. "Nunca ha actuado como elemento disuasorio. Casi lo contrario".

El anuncio era ampliamente esperado porque Starmer dijo que se desharía del plan que ha costado cientos de millones de dólares pero nunca ha levantado el vuelo.

La rueda de prensa siguió a su primera reunión del Gabinete, en la que el nuevo Gobierno afronta el enorme reto de solucionar un montón de problemas internos y ganarse a un público cansado de años de austeridad, caos político y una economía maltrecha.

Starmer dio la bienvenida a los nuevos ministros en torno a la mesa del número 10 de Downing St. y dijo que había sido el honor de su vida que el rey Carlos III le pidiera formar gobierno en una ceremonia que le elevó oficialmente a primer ministro.

"Tenemos mucho trabajo por hacer, así que ahora nos ponemos manos a la obra", dijo.

El Partido Laborista de Starmer asestó el viernes el mayor golpe a los conservadores en sus dos siglos de historia con una victoria aplastante sobre una plataforma de cambio.

Una serie de problemas heredados que solucionar

Entre los numerosos problemas a los que se enfrentan se encuentran el impulso de una economía en recesión, la reparación de un sistema sanitario que no funciona y el restablecimiento de la confianza en el Gobierno.

"El hecho de que los laboristas hayan obtenido una gran victoria aplastante no significa que hayan desaparecido todos los problemas a los que se ha enfrentado el Gobierno conservador", afirmó Tim Bale, profesor de política de la Universidad Queen Mary de Londres.

En sus primeras declaraciones como primer ministro el viernes, tras la ceremonia de 'besamanos' con Carlos de Inglaterra en el Palacio de Buckingham, Starmer dijo que se pondría a trabajar inmediatamente, aunque advirtió que tardaría algún tiempo en mostrar resultados.

"Cambiar un país no es como darle a un interruptor", dijo mientras sus entusiastas partidarios le aclamaban a las puertas de su nueva residencia oficial en el número 10 de Downing. "Esto llevará un tiempo. Pero no tengan ninguna duda de que el trabajo del cambio empieza... inmediatamente".

Tendrá una apretada agenda tras las seis semanas de campaña recorriendo las cuatro naciones del Reino Unido.

El Primer Ministro británico Keir Starmer, en el centro, con la Viceprimera Ministra Angela Rayner, en el centro a la derecha, celebra su primera reunión de Gabinete
El Primer Ministro británico Keir Starmer, en el centro, con la Viceprimera Ministra Angela Rayner, en el centro a la derecha, celebra su primera reunión de GabineteAP Photo

Viajará a Washington la semana próxima para asistir a una reunión de la OTAN y será anfitrión de la cumbre de la Comunidad Política Europea el 18 de julio, un día después de la apertura del Parlamento y del discurso del Rey, que establece la agenda del nuevo Gobierno.

Starmer destacó varios de los grandes temas del viernes, como asegurar sus fronteras, una referencia a un problema global más amplio en toda Europa y EE.UU. de absorber una afluencia de migrantes que huyen de la guerra, la pobreza, así como de la sequía, las olas de calor y las inundaciones atribuidas al cambio climático.

Los conservadores se esforzaron por frenar el flujo de inmigrantes que llegan a través del Canal de la Mancha, sin cumplir la promesa del exprimer ministro Rishi Sunak de "detener los barcos", que condujo al polémico plan de deportar a Ruanda a los solicitantes de asilo.

El Secretario de Estado de Sanidad, Wes Streeting, declaró que la próxima semana iniciará nuevas negociaciones con los médicos del NHS que se encuentran al principio de su carrera y que han protagonizado una serie de huelgas de varios días. El conflicto salarial ha exacerbado las largas esperas para las citas que se han convertido en una seña de identidad de los problemas del NHS.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Así es el gabinete de Gobierno de Keir Starmer, nuevo primer ministro de Reino Unido

Análisis: La contundente victoria laborista en Reino Unido podría asentarse en cimientos frágiles

¿Quién es Keir Starmer, el próximo primer ministro del Reino Unido?