This content is not available in your region

Los conservadores alemanes llevan la política monetaria del BCE a la campaña electoral

Los conservadores alemanes llevan la política monetaria del BCE a la campaña electoral
Los conservadores alemanes llevan la política monetaria del BCE a la campaña electoral   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters
Tamaño de texto Aa Aa

STUTTGART, 15 sep – Los conservadores alemanes, que van a la zaga en las encuestas a menos de dos semanas de las elecciones nacionales, lanzaron el miércoles un mordaz ataque a la política monetaria flexible del Banco Central Europeo.

Friedrich Merz, experto en política fiscal y económica del equipo del principal candidato conservador, Armin Laschet, dijo que, a diferencia de los bancos centrales de Japón y Estados Unidos, el BCE todavía no está normalizando su política monetaria.

“Esto está teniendo un impacto significativo en los ahorros y las pensiones”, dijo Merz en una conferencia de prensa en la ciudad sureña de Stuttgart, junto a Laschet.

“En cualquier caso, la política monetaria de tipos de interés cero no puede continuar si vemos tasas de inflación más altas este año y el próximo, y posiblemente después”, añadió Merz.

Un portavoz del BCE declinó hacer comentarios.

El BCE dijo el pasado jueves que recortará sus compras de bonos de emergencia durante el próximo trimestre, dando un primer pequeño paso hacia la retirada de la ayuda de emergencia que ha apuntalado la economía de la zona euro durante la pandemia de coronavirus. 

El BCE hizo todo lo posible el año pasado mientras la COVID-19 hacía estragos en la economía, pero las altas tasas de vacunación en toda Europa están reforzando ahora las perspectivas de recuperación y los responsables de la política monetaria han sido presionados para reconocer que lo peor de la pandemia está superado.

El BCE dio un primer pequeño paso al ralentizar el ritmo de su programa de compras de emergencia para la pandemia (PEPP), que ha mantenido bajos los costes de los préstamos mientras los Estados asumían cantidades de deuda sin precedentes para financiar la respuesta a la pandemia.

El BCE también ha mejorado su previsión de crecimiento para este año hasta el 5%, desde el anterior objetivo del 4,6%, y ha aumentado sus expectativas de inflación. Ahora considera que la tasa de inflación anual será del 2,2% este año, para caer al 1,7% el próximo y al 1,5% en 2023, muy por debajo de su objetivo del 2%.

Merz, antiguo gestor de BlackRock que perdió contra Laschet en la carrera por el liderazgo del partido el año pasado, dijo que la alianza conservadora CDU/CSU, también conocida como la Unión, debería defender a los pensionistas y ahorradores cuyo dinero debe ser protegido.

En un documento económico de ocho puntos que Laschet y Merz presentaron durante la conferencia de prensa, se decía: “Las políticas monetarias y fiscales deben seguir siendo independientes”.

Hasta ahora, Laschet no ha conseguido transformar los altos índices de aprobación de la canciller Angela Merkel en un apoyo continuado a su partido, ya que todos los sondeos sitúan al ministro de Economía, Olaf Scholz, y a sus socialdemócratas en una cómoda posición de ventaja. 

Tras las elecciones del 26 de septiembre, Merkel tiene previsto dimitir después de 16 años al frente de la mayor economía de Europa.

Tanto Merkel como Scholz han evitado en los últimos años cualquier comentario directo sobre la política monetaria del BCE, señalando la necesidad de respetar la independencia del banco central.