This content is not available in your region

El Banco de España revisará a la baja las previsiones del PIB de 2021

El Banco de España actualizará las previsiones del PIB por la rebaja en las cifras del INE
El Banco de España actualizará las previsiones del PIB por la rebaja en las cifras del INE   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters

MADRID, 28 sep -El Banco de España revisará a la baja sus últimas previsiones económicas para 2021, después de que el instituto de estadística español (INE) rebajara la semana pasada su lectura de crecimiento para el segundo trimestre, dijo el martes el gobernador del banco central, Pablo Hernández de Cos.

Sin embargo, De Cos reiteró que prevé una normalización gradual de la actividad en los próximos meses, suponiendo que la economía mejore a medida que la pandemia vaya remitiendo.

El crecimiento interior bruto (PIB) de España en el segundo trimestre fue revisado a la baja, situándose en el 1,1%, frente al 2,8% calculado inicialmente, según mostraron datos oficiales la semana pasada, lo que pone en peligro las previsiones más optimistas para todo el año de volver a los niveles anteriores a la pandemia.

Sólo dos días antes, el Banco de España había revisado su previsión de crecimiento para todo el año 2021 hasta el 6,3% desde el 6,2%.

Se trata de “unas previsiones que deberán actualizarse una vez se analicen las implicaciones de la profunda revisión que realizó el INE al crecimiento observado en el segundo trimestre del año”, dijo De Cos.

Los ajustes a la baja del INE se deben a los datos definitivos de las ventas, tanto de las grandes como de las pequeñas empresas, en los sectores de servicios y manufacturas, así como del consumo privado.

Los segmentos más expuestos al consumo, como el comercio minorista, la restauración y el transporte, se han contraído un 0,4%, mientras que anteriormente se había estimado un crecimiento del 5,5%.

Hasta esta revisión, se consideraba que la economía española estaba experimentando uno de los repuntes más rápidos entre los países desarrollados, tras una caída del 10,8% en 2020.