This content is not available in your region

La reapertura impulsó la economía de la eurozona en marzo, pese a la subida de precios -PMI

La reapertura impulsó la economía de la eurozona en marzo, pese a la subida de precios -PMI
La reapertura impulsó la economía de la eurozona en marzo, pese a la subida de precios -PMI   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

LONDRES, 5 abr – El crecimiento empresarial de la zona del euro recibió un impulso el mes pasado gracias a la reapertura de las economías nacionales tras el golpe de la variante ómicron del coronavirus, según una encuesta que, sin embargo, mostró que el aumento de los costes de la energía y la invasión rusa de Ucrania amenazan la recuperación.

El índice de gestores de compras (PMI, por sus siglas en inglés) compuesto final de S&P Global, considerado una buena guía de la salud económica de la región, bajó a 54,9 puntos en marzo desde los 55,5 de febrero, pero superó la estimación preliminar de 54,5.

“Las nuevas reaperturas de la economía en la zona euro en medio de la decreciente ola de ómicron han brindado un bienvenido viento de cola a la actividad comercial en marzo, ayudando a impulsar una nueva expansión sólida tras la desaceleración observada a principios de año”, dijo Chris Williamson, economista jefe de negocios de S&P Global.

“No obstante, la resistencia de la economía se pondrá a prueba en los próximos meses debido a las dificultades que incluyen un nuevo aumento vertiginoso en los costes de la energía y otros precios de los productos básicos generado por la invasión de Ucrania por parte de Rusia”, añadió.

El PMI que cubre el sector servicios subió a 55,6 puntos desde 55,5, superando la estimación preliminar de 54,8.

Sin embargo, el ritmo de crecimiento de la demanda global disminuyó y los pedidos de exportación, que incluyen los realizados entre los países miembros, se redujeron, ya que las empresas aumentaron sus precios para compensar un aumento récord de los costes de los insumos.

La inflación en la eurozona alcanzó un récord del 7,5% en marzo, según datos oficiales de la semana pasada, y con el PMI de precios de producción de los servicios en 62,6 puntos el más alto desde que comenzó la encuesta a mediados de 1998 es probable que siga aumentando.

Esto aumenta la presión sobre el Banco Central Europeo para que frene unos precios desbocados, aunque es probable que el crecimiento se ralentice considerablemente.

La intensificación de la crisis del coste de la vida, junto con los nuevos cuellos de botella en la cadena de suministro tras la invasión rusa de Ucrania, han hecho mella en el optimismo. El índice compuesto de producción futura se desplomó a 59,1 puntos desde 68,9, su nivel más bajo desde octubre de 2020.