This content is not available in your region

La OMC tiene esperanzas en un gran acuerdo sobre la pesca, pese a las presiones

La OMC tiene esperanzas en un gran acuerdo sobre la pesca, pese a las presiones
La OMC tiene esperanzas en un gran acuerdo sobre la pesca, pese a las presiones   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

Por Emma Farge y Philip Blenkinsop

GINEBRA, 14 jun – Esta semana podría alcanzarse un acuerdo mundial para reducir las subvenciones a la pesca en una importante reunión ministerial de la Organización Mundial del Comercio, aunque algunos países sigan presionando para obtener exenciones, según varias fuentes oficiales.

El organismo comercial, con 27 años de existencia, lleva nueve años sin alcanzar un acuerdo importante entre sus 164 miembros, y algunos observadores consideran que las conversaciones sobre la pesca son la mejor, y posiblemente la última, oportunidad para lograrlo.

La organización, con sede en Ginebra, se ha visto debilitada por la discordia comercial mundial, el COVID-19 y la paralización de su mecanismo de solución de diferencias.

Los negociadores han estado trabajando en reuniones confidenciales en los últimos días para llegar a un borrador final del que sólo quedan 11 áreas sin decidir, frente a las más de 80 de hace un año.

Los países gastan unos 35.400 millones de dólares al año en mantener sus flotas pesqueras en todo el mundo y China es el mayor, según un estudio de 2019. Esto ha hecho que algunas poblaciones de peces se hundan y que otras corran el riesgo de colapsar.

Los avances logrados en las últimas semanas incluyen un acuerdo sobre cómo se aplican las normas a los buques que enarbolan pabellones que no son propios, según el borrador del acuerdo. Sin embargo, el delegado de la India dijo el martes que los países en desarrollo necesitan un periodo de transición de 25 años, según una fuente comercial. India no respondió a una solicitud de comentarios.

China se ha resistido hasta hace poco a los esfuerzos por frenar las subvenciones a la pesca en alta mar. China no respondió a una solicitud de comentarios el martes.

Un responsable de la Unión Europea, uno de los principales subvencionadores, dijo que el actual proyecto de texto la octava versión distribuida representaba una “zona de aterrizaje”.