La inflación y la energía llevan la confianza del consumidor alemán a nuevos mínimos -GfK

La inflación y la energía llevan la confianza del consumidor alemán a nuevos mínimos -GfK
La inflación y la energía llevan la confianza del consumidor alemán a nuevos mínimos -GfK   -  Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

BERLÍN, 28 sep – Se espera que la confianza de los consumidores alemanes siga cayendo en picado en octubre, alcanzando un nuevo mínimo histórico por cuarto mes consecutivo, ya que las elevadas tasas de inflación y el aumento de las facturas eléctricas no dan señales de ceder, según mostró una encuesta el miércoles.

El instituto económico alemán GfK dijo que su índice de confianza del consumidor cayó a -42,5 puntos en octubre, desde una lectura revisada a la baja de -36,8 en septiembre.

Los analistas encuestados por Reuters habían previsto una lectura de -39,0 puntos.

Las expectativas de ingresos en particular contribuyeron a la caída de la confianza: su subíndice se situó en su nivel más bajo desde que la encuesta comenzó a recoger datos para la Alemania unificada en 1991.

Cualquier recuperación del ánimo de los consumidores estaría ligada a la consecución de un control de la inflación, lo que no es previsible por el momento, dijo GfK, añadiendo que se avecinan meses difíciles.

La inflación al consumo de Alemania aumentó un 8,8% en agosto y los analistas encuestados por Reuters esperan que la tasa de septiembre alcance el 10%. La oficina de estadística alemana publicará las cifras preliminares el jueves.

“Muchos hogares se ven obligados actualmente a gastar mucho más dinero en energía o a reservarlo para facturas de calefacción significativamente más altas”, lo que deja menos dinero disponible para hacer nuevas compras, dijo Rolf Bürkl, experto en consumo de GfK.

Ese gasto real negativo de los consumidores, a su vez, exacerba aún más las tendencias recesivas de la economía, dijo GfK.

Un número cada vez mayor de consumidores teme que la economía alemana pueda entrar en recesión, con unas expectativas económicas en torno a los mismos niveles bajos observados durante la crisis financiera.

Noticias relacionadas