La inflación al consumo de Japón alcanza nuevo máximo de 41 años

La inflación al consumo de Japón alcanza nuevo máximo de 41 años
La inflación al consumo de Japón alcanza nuevo máximo de 41 años   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2023
Por Reuters

Por Takahiko Wada y Leika Kihara

TOKIO, 20 ene – Los precios subyacentes al consumo en Japón subieron un 4% en diciembre con respecto al año anterior, el doble del objetivo del 2% fijado por el banco central, alcanzando un nuevo máximo de 41 años y manteniendo vivas las expectativas del mercado de que el banco central elimine gradualmente los tipos de interés ultrabajos.

Con todo, los analistas están divididos sobre si el Banco de Japón podría subir los tipos este año, debido a la incertidumbre sobre si los salarios aumentarán lo suficiente como para compensar el revés al consumo por el aumento del coste de la vida y mantener la inflación de forma sostenible en torno al 2%.

“Las empresas ya no son tan cautelosas a la hora de subir los precios. Podríamos ver cómo la inflación se mantiene por encima del objetivo del 2% del Banco de Japón hasta bien entrado el otoño de este año”, afirma Yoshiki Shinke, economista jefe del Instituto de Investigación Dai-ichi Life.

“Pero los salarios son clave. Si la inflación se mantiene en torno al 2% y Japón experimenta subidas salariales significativas, el Banco de Japón podría normalizar su política monetaria. Si el banco considera que el ritmo de subida salarial es insuficiente, existe la misma posibilidad de que se mantenga impasible”, afirmó.

El aumento de diciembre en un índice de precios al consumo (IPC) subyacente que excluye los volátiles alimentos frescos pero incluye los costes del petróleo coincidió con la previsión media del mercado y se produce tras la subida anual del 3,7% registrada en noviembre. Fue la mayor subida anual desde diciembre de 1981, cuando el índice también subió un 4,0%.

La subida anual del IPC subyacente superó el objetivo del 2% fijado por el Banco de Japón por noveno mes consecutivo, ya que subieron los precios de productos que van desde las hamburguesas y las patatas fritas hasta los aparatos de aire acondicionado.

El IPC subyacente que excluye los alimentos frescos y también los costes energéticos fue un 3,0% más alto en diciembre que un año antes, acelerando la subida del 2,8% registrada en noviembre.

Sin embargo, un análisis más detallado de los datos muestra que Japón aún no se enfrenta al riesgo de una espiral de inflación salarial que ha impulsado a los bancos centrales de Estados Unidos y Europa a subir los tipos de interés.

El principal motor fueron los precios de la energía, que subieron un 15,2% en diciembre respecto al año anterior, por encima del 13,3% de noviembre.

SEÑALES DE LENTOCRECIMIENTO DE LOSSALARIOS

Entre los componentes del IPC subyacente, los precios de los servicios subieron sólo un 0,8% en diciembre respecto al año anterior, mucho menos que el aumento del 7,1% de los precios de los bienes, señal de un crecimiento aún lento de los salarios.

Yasunari Ueno, economista jefe de mercado de Mizuho Securities, afirma que “el impacto de la oferta está detrás del reciente repunte de la inflación”.

“Por lo tanto, es difícil que el Banco de Japón aumente su tipo de interés oficial, incluso con un nuevo gobernador y un nuevo vicegobernador”, que asumirán sus cargos en abril y marzo, respectivamente.

Shinke, de Dai-ichi Life, espera que la inflación subyacente al consumo siga acelerándose en enero, antes de ralentizarse debido al efecto de los subsidios gubernamentales destinados a ayudar con las facturas de la energía.

El efecto base de la fuerte subida de los precios al consumo del año pasado también ralentizará el ritmo de aumento de la inflación a finales de este año, según los analistas.

El Banco de Japón mantuvo el miércoles la política monetaria ultralaxa, pero elevó sus previsiones de inflación en nuevas proyecciones trimestrales, ya que las empresas siguieron trasladando a los hogares el aumento de los costes de las materias primas.

El gobernador del BOJ, Haruhiko Kuroda, cuyo mandato finalizará en abril, ha subrayado la necesidad de mantener la política monetaria ultra laxa hasta que los salarios suban más, cambiando la reciente inflación impulsada por los costes ante una inflación impulsada por la robusta demanda interna.

Como reflejo de la intensificación de la escasez de mano de obra y la aceleración de la inflación, cada vez son más las empresas que anuncian planes de aumento salarial, entre ellas la matriz del gigante de la ropa informal Uniqlo.

Una encuesta realizada por Reuters el jueves mostró que más de la mitad de las grandes empresas japonesas planeaban subir los salarios este año, aunque las empresas más pequeñas, que emplean a la gran mayoría de los trabajadores japoneses, tienen menos capacidad para permitirse subidas salariales.

Muchos agentes del mercado esperan que el banco central elimine gradualmente el control de la curva de rendimiento, una política en virtud de la cual limita los tipos de interés a largo plazo en torno a cero, aunque no hay consenso sobre lo pronto que podría ocurrir.