EventsEventos
Loader

Find Us

InstagramFlipboardLinkedin
Apple storeGoogle Play store
PUBLICIDAD

Powell de la Fed dice que no habrá recortes de tasas este año, pero los mercados escuchan otra cosa

EEUU-FED-RECORTESDETASAS:Powell de la Fed dice que no habrá recortes de tasas este año, pero los mercados escuchan otra cosa
EEUU-FED-RECORTESDETASAS:Powell de la Fed dice que no habrá recortes de tasas este año, pero los mercados escuchan otra cosa Derechos de autor Thomson Reuters 2023
Derechos de autor Thomson Reuters 2023
Por Reuters
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

Por Ann Saphir y Lindsay Dunsmuir

2 feb - El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, ofreció un mensaje claro el miércoles: por "gratificante" que sea que la inflación haya empezado a desacelerarse, el banco central no está ni cerca de dar marcha atrás o declarar la victoria.

"Va a llevar algún tiempo" que la desinflación se extienda por la economía, dijo Powell en una rueda de prensa tras la última subida de las tasas de interés de la Reserva Federal en un cuarto de punto. Agregó que espera un par de subidas de tipos más todavía y que, "dadas nuestras perspectivas, no nos veo recortando tasas este año".

Los inversores le ignoraron, manteniendo las apuestas a una subida más de tasas y apostando aún más a que los tipos serán más bajos a finales de año de lo que son ahora.

No está claro qué opinión será la correcta: ni la Reserva Federal ni los mercados tienen un gran historial de predicción desde que el banco central inició la actual ronda de subidas de tasas el pasado mes de marzo.

Los mercados han tenido que descartar repetidamente las apuestas por un giro rápido, alejando esas expectativas a medida que el banco central seguía adelante con el endurecimiento más agresivo de su política en 40 años.

Por su parte, los responsables de la política monetaria de la Reserva Federal fueron aumentando cada trimestre del año pasado sus propias estimaciones sobre la subida de las tasas de interés a medida que la inflación se mostraba más fuerte y sólida de lo previsto. Ni una sola vez señalaron que los tipos se recortarían este año.

La forma en que se resuelva la actual desconexión dependerá en gran medida de si la inflación cae más rápido de lo que espera el banco central o de si los mercados laborales se suavizan más de lo esperado.

"El resultado real depende de los datos, y no dispondremos de ellos para confirmarlo o desmentirlo (...) hasta que nos adentremos en el primer semestre del año", afirmó Tim Duy, economista jefe para Estados Unidos de SGH Macro Advisors.

Y mientras exista esa incertidumbre, a Powell le interesa tratar de evitar que los mercados financieros apuesten demasiado fuerte por recortes de tasas que relajarían las condiciones financieras, lo que posiblemente socavaría los avances que tanto le ha costado a la Fed contra la inflación.

Incluso el simple reconocimiento de la posibilidad de un recorte de tasas más adelante en el año podría deshacer parte del trabajo de la Fed, forzando más endurecimiento del banco central y haciendo aún más difícil evitar una recesión.

De ahí las repetidas afirmaciones de Powell acerca de no recortar las tasas, y de hecho la necesidad de llevarlas al menos por encima del 5%, como los responsables políticos pronosticaron en diciembre.

"A nuestro juicio, todavía no estamos en una posición política suficientemente restrictiva, y por eso decimos que esperamos que las continuas subidas sean apropiadas", dijo Powell.

Pero hasta ahora, dijo Megan Greene, economista jefe global del Instituto Kroll, "los mercados no están comprando lo que la Fed está vendiendo".

La tasa de interés de referencia del banco central para los préstamos a un día se sitúa ahora entre 4,50% y 4,75%. Los operadores de futuros sobre tipos de interés prevén una nueva subida de 25 puntos básicos en marzo, antes de que la Reserva Federal haga una pausa para evaluar en qué medida el aumento de las tasas de interés desde casi cero hace un año está ralentizando la economía.

Esperan que los recortes de tasas comiencen en septiembre, una visión que Powell dijo el miércoles que está impulsada por la expectativa de una rápida disminución de la inflación.

Ya sea recortando en septiembre o esperando hasta el próximo año, estaría en el rango histórico. Desde la década de 1990, el intervalo entre subidas y bajadas de tasas ha variado desde los 18 meses de 1997-1998 hasta los cinco meses de 1995.

En los últimos tres meses, la tendencia de la inflación ha sido positiva. Según la medida preferida por la Reserva Federal, la inflación se sitúa ahora en el 5,0% anual, más del doble del objetivo del 2% fijado por el banco central, pero por debajo del máximo del 7% alcanzado el verano boreal pasado.

Las presiones salariales también están disminuyendo, lo que podría permitir a la Reserva Federal reducir las tasas a finales de este año en su intento de lograr un "aterrizaje suave", en el que la inflación descienda sin perjudicar gravemente el crecimiento económico y el empleo.

NO QUIEREN REVOLUCIONAR LA ECONOMÍA

La Reserva Federal también se muestra cautelosa a la hora de suavizar la inflación y reducir las tasas demasiado pronto. Powell y otros señalan la última gran guerra contra la inflación que libró la Fed, a finales de los setenta y principios de los ochenta, como un cuento con moraleja.

"Los inversores le están invitando a ser Arthur Burns, y él no quiere aceptar esa invitación", dijo Vincent Reinhart, economista jefe de Dreyfus y Mellon.

Fue durante la presidencia de Burns, en la década de 1970, cuando la Fed subió repetidamente las tasas y luego las redujo para luchar contra el creciente desempleo, sólo para que los precios volvieran a explotar y forzaran más subidas de tipos. Su sucesor, Paul Volcker, acabó subiendo las tasas hasta casi el 20% para acabar con la inflación que Burns había dejado que se le fuera de las manos.

La Fed, dijo Powell el miércoles, no puede arriesgarse a hacer demasiado poco. "No tenemos ningún incentivo ni ningún deseo de apretar demasiado, pero si sentimos que hemos ido demasiado lejos (...) si la inflación está bajando más rápido de lo que esperamos, entonces tenemos herramientas que funcionarían al respecto", dijo.

Luego está el espinoso tema de las condiciones financieras, un indicador de lo fácil que es acceder al crédito y que la Reserva Federal vigila de cerca para ver lo ajustados que están en realidad los costos de los préstamos.

Las condiciones financieras empezaron a relajarse tras la reunión de política monetaria del banco central del pasado mes de noviembre y, aunque Powell eludió en gran medida estas preocupaciones el miércoles, la Reserva Federal no puede permitirse que se relajen aún más.

"Esta relajación de las condiciones financieras no es, sin duda, lo que pretendía la Fed, y esperamos que una cacofonía de discursos de la Fed en las próximas semanas tenga como objetivo reorientar el mensaje de la Fed", dijo Gregory Daco, economista jefe de EY Parthenon.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Jóvenes universitarios utilizan TikTok para educar a los votantes de la UE antes de las elecciones

¿Cómo de preparados están las empresas y los países para la revolución de la IA?

La cara y la cruz de la IA en el medioambiente, según el ecologista Bertrand Piccard