EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Las medidas chinas para reducir el tiempo que los niños pasan frente a las pantallas arrojan resultados prometedores

La restricción china del tiempo que los niños pasan frente al televisor y de los deberes escolares arroja beneficios prometedores
La restricción china del tiempo que los niños pasan frente al televisor y de los deberes escolares arroja beneficios prometedores Derechos de autor Canva
Derechos de autor Canva
Por Oceane Duboust
Publicado
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Según un nuevo estudio británico, las medidas adoptadas por China, entre ellas la restricción del tiempo frente a las pantallas, han provocado un descenso del sedentarismo diario entre los niños. Ahora se estudia si ese modelo es exportable a otros países.

PUBLICIDAD

Una serie de medidas adoptadas por China para frenar el sedentarismo entre los niños del país han tenido éxito, según demuestra un nuevo estudio de científicos británicos.

Las medidas incluyen restricciones a las empresas de juegos en línea dirigidos a un grupo demográfico joven, limitaciones a la cantidad de deberes que pueden asignar los profesores y recortes en los horarios de las clases de las empresas de enseñanza privada. Como resultado, se ha producido un notable descenso tanto de la duración total del tiempo sedentario como de la duración de diversas actividades sedentarias.

Según las últimas investigaciones, estas intervenciones están relacionadas con una disminución del 13,8% del comportamiento sedentario diario. Esto representa más de 45 minutos diarios en los que los niños no eran físicamente inactivos, sobre todo entre los estudiantes de zonas urbanas.

Un equipo dirigido por la Universidad de Bristol (Reino Unido) publicó sus conclusiones en la revista International Journal of Behavioural Nutrition and Physical Activity."Los resultados son apasionantes, ya que nunca antes se había probado este tipo de intervención reguladora en múltiples entornos", declaró en un comunicado el Dr. Bai Li, autor principal del estudio.

"Tradicionalmente, se ha orientado a los niños y a sus padres o cuidadores mediante la educación y se les ha animado a realizar cambios de comportamiento por sí mismos, lo cual no ha funcionado realmente", añadió. Los investigadores analizaron los datos de más de 7.000 estudiantes de primaria y secundaria de entre 9 y 18 años de 14 ciudades de la región de Guangxi, en el sur de China.Los datos se recopilaron en 2020 y 2021, antes y después de la introducción de la normativa.

Menos tiempo frente a la pantalla

El tiempo medio diario de visualización de pantallas se redujo en un 10%, lo que equivale a unos 10 minutos menos en los dispositivos.

"Con estas medidas reguladoras, la responsabilidad de cumplirlas se ha trasladado a las empresas de juegos en línea, las escuelas y, las empresas de clases particulares. Este enfoque tan diferente parece ser más eficaz porque está dirigido a mejorar el entorno en el que viven los niños y adolescentes, apoyando un estilo de vida más saludable", afirmó Li, quien añadió que era necesario seguir investigando para saber si estos resultados eran reproducibles a escala internacional.

En los últimos años, China ha hecho varias propuestas para frenar el tiempo frente a la pantalla, desde instituir un estricto límite de tres horas semanales para que los niños jueguen a videojuegos hasta presionar a las empresas tecnológicas para que dispongan de un "modo menor" para los menores de 18 años.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) insiste en la importancia de la actividad física para los niños y adolescentes de 5 a 17 años y recomienda al menos 60 minutos diarios de actividad física aeróbica de intensidad moderada. También presiona para limitar comportamientos sedentarios como permanecer sentado durante mucho tiempo.

"Se trata de un estudio fascinante porque la mayoría de las intervenciones para reducir los comportamientos sedentarios se han basado en enfoques educativos y no en las medidas normativas utilizadas aquí", afirma el profesor Boyd Swinburn, codirector de la OMS, que no participó en el estudio. "Aunque conseguir una normativa similar en países fuera de China puede ser un reto, el impacto de la normativa muestra lo sensibles que son los comportamientos sedentarios a las condiciones y normas ambientales imperantes", añadió.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Ya existe una vacuna similar a la del COVID contra el cáncer cerebral agresivo

¿Por qué hay gente que no se infectó con COVID-19? Un estudio lo desvela

¿Deberían las redes sociales advertir sobre sus peligros para la salud mental? Un experto opina