EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Creta sin multitudes: Caminatas entre flores silvestres y una cocina de la granja a la mesa

La parte oriental de Creta es un lugar privilegiado para practicar senderismo.
La parte oriental de Creta es un lugar privilegiado para practicar senderismo. Derechos de autor Joshua Kettle
Derechos de autor Joshua Kettle
Por Rebecca Ann Hughes
Publicado Ultima actualización
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

Aunque los turistas se decantan por el oeste de Creta, la parte oriental ofrece experiencias de la granja a la mesa, excursiones salvajes y paseos en barco por los tradicionales caïques de pesca.

PUBLICIDAD

"Sólo un poco de aceite de oliva", dice el chef cretense Giannis Kallivretakis antes de proceder a salpicar el dorado líquido en una sartén hasta casi un centímetro de profundidad.

El aceite de oliva cretense parece estar presente en todos los platos tradicionales de la isla, incluidos pasteles y postres, y la mayoría de los cretenses tienen sus propios olivares. En los meses más fríos, cuando los turistas huyen de la isla, se mantienen ocupados.

"Los olivos son nuestro bien más preciado", añade Kallivretakis.

Kallivretakis imparte clases de cocina en Blue Palace, un complejo turístico situado en la parte oriental de la isla más grande de Grecia.

Mientras que los turistas se decantan por el oeste de Creta, la parte oriental ofrece experiencias de la granja a la mesa, excursiones salvajes y paseos en barco por los tradicionales caïques de pesca.

He aquí cómo disfrutar de la isla sin aglomeraciones.

Aprenda a preparar coloridas ensaladas y hojas de parra rellenas en Creta

Un curso de cocina cretense es una muestra de la notable autosuficiencia de los isleños. Hace mucho tiempo que la cocina cretense es esencial, entre otras cosas porque la sucesión de conquistas -romanos, bizantinos, árabes, venecianos y turcos otomanos- ha hecho que los cretenses hayan aprendido a depender de la tierra.

Para un tentempié rápido, Kallivretakis empieza con un pan de harina de algarroba sólido como una roca. Los algarrobos y sus largas vainas marrones crecen por toda la isla, y el hotel se abastece de harina de un molino cercano.

Kallivretakis cubre los trozos de pan con tomates triturados cultivados en la meseta interior de Lassithi, una alcaparra y un buen chorro de aceite de oliva.

Yevheniia
Como tentempié antes de cenar, los cretenses comen pan de algarroba con tomate y aceite de oliva.Yevheniia

Es de un pueblecito cercano a la costa y posee 350 olivos. "El aceite de oliva es muy beneficioso para nuestro organismo", afirma, mientras muestra sus uñas sanas.

En la ensalada griega, Kallivretakis advierte que la lechuga no debe figurar. En su lugar, combina cebolla roja, pimiento verde, tomate, aceitunas y feta (todo de la isla) con el omnipresente aceite y zumo de uva verde.

"Estas verduras tienen un aroma que nunca se ha olido", dice mientras agita el cuenco, y tiene razón.

La pièce de résistance son las dolmades. Colocando una hoja de parra sobre la palma de la mano, Kallivretakis muestra cómo se coge una pizca de arroz, calabacín y cebolla crudos, se coloca en el centro y se enrolla formando un paquete.

Tras media hora en el horno empapados en caldo, resultan deliciosos, bocados herbáceos con un agradable toque alimonado.

Visite la isla fortaleza de Creta en un barco pesquero reformado

Desde la terraza del bar y la mayoría de las habitaciones del Blue Palace, donde Kallivretakis imparte clases de cocina, se tiene una vista de película de Spinalonga.

PUBLICIDAD

La isla atrae a los aficionados a la historia por sus murallas defensivas, espectacularmente conservadas, construidas por los venecianos en el siglo XVI en respuesta a la incipiente amenaza de invasión turca.

Tras un periodo bajo los otomanos, la isla se convirtió en leprosería de 1903 a 1957. La isla, ahora deshabitada, está siendo considerada Patrimonio de la Humanidad.

Joshua Kettle
En la isla de Spinalonga se conservan espectaculares murallas defensivas construidas por los venecianos en el siglo XVI.Joshua Kettle

Se puede combinar una visita a la isla con un paseo en barco en un caïque tradicional.

El marinero local Giorgos lleva a los huéspedes en su barco pesquero reformado de 25 años de antigüedad y conoce los mejores lugares para darse un chapuzón en el Egeo cobalto. Su empresa, Meraki, organiza excursiones en barco que salen regularmente de la ciudad portuaria de Elounda.

PUBLICIDAD

Caminar por senderos de flores silvestres y profundos desfiladeros en Creta

Hacia el interior, la parte oriental de Creta es un lugar privilegiado para practicar senderismo.

En primavera, los senderos serpentean entre fragantes flores silvestres y hierbas como el orégano y la salvia que animan la cocina de la isla o aromatizan el té.

En el punto más oriental de la isla, el pueblo de Zakros, del chef Kallivretakis, se encuentra al final de la ruta de senderismo de larga distancia E4, que comienza en Andalucía y recorre varios países europeos para terminar en Chipre.

Puede empezar en el pano (parte alta) de Zakros, con un puñado de casas blancas y algunas tabernas, y descender a través de tomillos silvestres llenos de abejas hasta el desfiladero de Zakros.

PUBLICIDAD

A medida que se atraviesan las crestas superiores, se pueden ver los antiguos restos de pilares de mármol y piscinas ceremoniales del antaño fastuoso palacio minoico de Zakros. El paseo termina en la bahía de kato (bajo) Zakros, con su tranquila playa de guijarros.

Como alternativa, desde el pueblo de Kavousi se puede subir hasta el antiguo asentamiento minoico de Azoria, donde se encuentra uno de los olivos más antiguos del mundo. Este ejemplar de 3000 años sirvió de rama a los ganadores de los Juegos Olímpicos celebrados en Atenas en 2004.

Desde aquí, se desciende por una serpenteante escalera de madera hasta la desembocadura de la profunda garganta de Richtis, situada dentro de un Geoparque Mundial de la UNESCO.

Caminando junto al agua bañada por el sol, los únicos sonidos son el gorgoteo del río, el canto de los pájaros y el lejano sonido de una cascada.

PUBLICIDAD

La ruta rocosa a través del desfiladero conduce a las cataratas de Richtis, que caen por un exuberante dosel de musgo hasta una piscina turquesa, perfecta para un chapuzón helado.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Así es la subasta de flores más grande del mundo cuyo tamaño equivale a 70 estadios de fútbol

¿Quiere unas vacaciones en la playa pero no soporta el calor? Estas son las escapadas veraniegas más frescas de Europa

Verano en Azerbaiyán: La costa de Bakú, platos deliciosos y fiestas llenas de cultura