Lenta pero sin pausa, una amenaza creciente destruye los arrozales. Las pérdidas causadas por los estragos del caracol manzana se evalúan en miles de millones de euros al año. Los científicos intentan hacer frente al problema de una manera sencilla y respetuosa con el medio ambiente.
Leer artículo completo

Más sobre Knowledge