Última hora

Última hora

El incierto futuro nuclear en la UE

Leyendo ahora:

El incierto futuro nuclear en la UE

El incierto futuro nuclear en la UE
Tamaño de texto Aa Aa

Cuando el icónico Atomium de Bruselas se inauguró hace 60 años, ya presagiaba una declaración audaz.

Las nueve esferas, que representan cristales de hierro ampliados, simbolizan una fe ciega en la ciencia, incluido el desarrollo de la energía nuclear.

Seis décadas después, la UE depende de la energía nuclear para cubrir una cuarta parte de la electricidad que necesita

Actualmente en la Unión Europea hay 127 reactores activos. Francia encabeza la lista del país con mayor número de plantas, mientras que en Bélgica dispone de siete, dos de ellas en edad muy avanzada.

"En 1955, seis ministros Asuntos Exteriores se reunieron para reflexionar qué podían hacer con Europa. Entonces nació el Tratado de EUROTOM ( Comunidad Europea de la Enegía Atómica )que permitiría coordinar los programas de investigación nuclear para el desarrollo económico de Europa. Entonces se hablaba de que no podía haber desarrollo de la comunidad europea sin energía abundante y barata. Hoy se piensa lo mismo ", explica Samuel Furfari, profesor de geopolítica de la energía en la Universidad Libre de Bruselas.

Pero, el mes pasado, el Gobierno belga belga firmó el abandono de la energía nuclear, un acuerdo que marca el camino para salir de la energía atómica durante los próximos 7 años.

En su lugar, invertirá en la generación de energía con turbinas de gas. Pero, ¿ Será posible abandonar la energía nuclear en tan poco tiempo?

La minitra de Energía de Bélgica Marie-Christine Marghem cree que sí:

"Si la pregunta es si Bélgica está lista ahora ...la respuesta es no. Pero nos estamos preparando de forma muy activa. Desde que he asumido el cargo, se han llevado a cabo varios cambios en la legistación y fijado un calendario muy estricto para la instalación de plantas de gas, de manera que para cuando abandonemos la energía nuclear en 2022-2023, se produzca una transición suave, de las dos centrales que habrán llegado a los 40 años. Pero, será en 2025 cuando se cierren el resto .

Los problemas de seguridad y la avanzada edad de los reactores, ha despertado en algunos el temor a un desastre nuclear en la Unión Europea.

En 2012, tras una serie de inspecciones, la autoridad belga de seguridad nuclear (FANC, Agencia Federal de Control Nuclear) identificó problemas técnicos en dos de sus plantas que ya tienen 40 años, fueron cerradas, inspeccionadas y reactivadas rápidamente en 2015, pero su actividad se amplió hasta 2025. Lo que ha suscitado muchas críticas. Un país vecino, Luxemburgo estudia una nueva ley que permita a los ciudadanos el derecho de demandar a los operadores nucleares próximos, si se produce un accidente.

Recientemente las farmacias belgas comenzaron a distribuir tabletas de yodo gratuitas con el objetivo de limitar el riesgo de desarrollar cáncer de tiroides en caso de accidente nuclear.

"De los 400 reactores en activo que hay en todo el mundo, tres cuartas partes son demasiado viejos y se encaminan a la jubilación. Por tanto, sean cuales sean sus ideas al respecto, ya sea , en contra, o si hay una alternativa o no, en cualquier caso, la mayoría de estos reactores se cerrarán o están en proceso de cierre. Es el caso de EE. UU., en Japón, obviamente, con el desastre de Fukushima, pero es un proceso irreversible", afirma Stephane Lhomme, activista antinuclear de la ciudad francesa de Lyon.

Más renovables, menos nuclear:, esa parece ser la opinión generalizada, y también la dirección en la que se encamina la Unión Europea.

Se pretende que el 20 por ciento de la energía, en general, provenga de fuentes renovables para 2020

En 2016, se situó en el 17 por ciento

En el caso particular de Bélgica, por ejemplo, el objetivo se sitúa en el 13 por ciento. Actualmente se encuentra a la cola ya que sólo el 8,7% de sus necesidades energéticas proceden de las renovables

Otro países, en cambio, han superado las expectativas. Es el caso de Suecia, Hungría y Lituania.

Sin embargo, la industria de la energía nuclear no va a desaparecer.

De hecho, se están construyendo nuevas plantas, en Francia, y en Hungría, Eslovaquia y el Reino Unido. Es la opinión de Berta Picamal, consejera ejecutiva de Relaciones Institucionales de FORATOM:

"La energía nuclear proporciona electricidad limpia y proporciona seguridad en el suministro a la UE, por lo que es menos dependiente de los combustibles fósiles importados que emiten las tecnologías. Así que esto es lo que tenemos que observar, combinar todas las tecnologías disponibles de hoy día en el mercado, para hacerlo realidad ".

En Bélgica, sesenta años después, la imagen de la ciencia del Atomium encara un duro debate mientras Europa se centra en sus futuras necesidades energéticas.