Última hora

Última hora

Argentina podría perder 40.000 empleos en la construcción por la crisis

Leyendo ahora:

Argentina podría perder 40.000 empleos en la construcción por la crisis

Argentina podría perder 40.000 empleos en la construcción por la crisis
@ Copyright :
REUTERS/Marcos Brindicci
Tamaño de texto Aa Aa

Miles de argentinos han marchado por las calles de Buenos Aires contra la austeridad, mientras empresarios y sindicatos alertan de que están en peligro 40.000 empleos en el sector de la construcción vinculados a las obras públicas.

La marcha en la capital fue convocada por varias organizaciones izquierdistas, para protestar contra las medidas de austeridad anunciadas por el presidente Mauricio Macri; medidas para tratar de restaurar la confianza de los mercados y cumplir las exigencias del FMI, a cambio de los 50.000 millones de dólares del rescate.

"En vez de cumplir con la deuda interna que tienen con el pueblo, terminan haciendo acuerdos con el FMI y sumergiéndonos más en la miseria. Porque este acuerdo es solo para pagar deuda, no para hacer fábricas", se indigna Mónica Sulle, activista de la MST.

REUTERS/Marcos Brindicci

El plan contempla reducir el gasto y aumentar los impuestos. Entre las medidas, eliminar la mitad de los ministerios. Tijeretazos para reducir el déficit, mientras la población, que sufre los efectos de una economía en recesión, un peso devaluado y un clima inflacionista, pierde la esperanza en el gobierno Macri.

"No podemos esperar otra cosa más que mayor ajuste, como el que están haciendo -opina Juan Carlos Alderete, militante de la CCC-. Por fin el presidente, en el discurso de hace unos días, se sinceró y dijo que lo peor está por llegar".

REUTERS/Marcos Brindicci

El sector de la construcción podría perder 40.000 empleos en los próximos meses

Empresarios y sindicatos alertan de que el sector de la construcción podría perder 40.000 empleos en los próximos meses. La tasa de interés del 60 %, impuesta para contener la inflación y frenar la devaluación del peso, representa, al mismo tiempo, un gran obstáculo para la financiación de las obras públicas, empantanadas por la tormenta económica.